Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

El adiós de ‘The Big Bang Theory’, el principio del fin de las series longevas

La serie se despedirá en su temporada número doce

Mike Medianoche
@mikemedianoche
26.08.2018 | 13:49

Era un final anunciado por uno de sus actores hace meses, pero no se confirmó hasta esta semana: The Big Bang Theory dirá adiós para siempre tras su temporada número doce. “Estamos eternamente agradecidos con nuestros fanáticos por su apoyo a The Big Bang Theory durante las doce temporadas. Nosotros, junto con el elenco, escritores y el equipo, estamos extremadamente agradecidos por el éxito del programa y nuestro objetivo es ofrecer una temporada final, y el final de la serie, que llevará a The Big Bang Theory a un épico cierre creativo” decía en un comunicado conjunto Chuck Lorre Productions, Warner Bros. y CBS.

Dejando de lado que fue el actor Jim Parsons el que decidió abandonar la serie, y que sin él la ficción no tendría sentido, con el final de The Big Bang Theory comienza el principio del fin de las series longevas, de esas de las que quedan ahora mismo en danza Modern Family y poco más.

Comediasque nos llevan de la mano en un viaje con multitud de personajes en los que todos tienen el mismo peso, en las que todos y cada uno tienen sus particularidades que los hacen encantadores, aunque también logren ponerte de los nervios.

El punto de partida de ‘Big Bang’ no es diferente al de ‘Todos los hombres sois iguales’

The Big Bang al fin y al cabo no tuvo un inicio tan distinto a otras ficciones, con compañeros de piso que ven cómo su amistad se vuelve del revés cuando una chica se cruza en su camino; el mismo punto de partida, por ejemplo, que Todos los hombres sois iguales, emitida en Telecinco a mediados de los 90 basado en una película homónima. 

Pero mientras que lo que en la española era fútbol y cervezas, en Big Bang era Star Trek y Stan Lee. Porque esta ficción logró hacer de lo friki lo mainstream, mostrar un universo que no se solía retratar en la televisión. Allí el personaje raro no es quien lee cómics, juega al rol y adora la ciencia ficción, sino aquel que saca unas notas normales, siente pasión por la moda o quiere ir al cine a ver un taquillazo de Hollywood.

En cierto modo, tomó Big Bang tomó el testigo de Cómo conocí a vuestra madre, que ya llevaba un par de años en antena, y esta a su vez bebía de Friends. El grupo de amigos en el que hay cierta homogeneidad pero luego cada uno es de su padre y de su madre, con sus propias particularidades, egos y manías. Y además, le añadió el espíritu freak de Los Informáticos (The It Crowd), estrenada en 2006.

Lo que supone su fin

Que ya haya fecha para echar el cierre de The Big Bang Theory significa que las probabilidades de ver en el futuro series largas con personajes y situaciones que nos acompañen más de una década serán escasas. El consumo televisivo no va por esos derroteros, y las ficciones parecen tener un final marcado desde el principio. Ya no se apostará tanto por crear varios personajes que interactúen entre sí y que la trama vaya naciendo de forma natural según avancen sus relaciones.

Por supuesto, nos quedan otras producciones que ya llevan años a sus espaldas y sin vistas de cancelación, como Hawaii 5.0, Navy Investigación Criminal, Anatomía de Grey o Mentes criminales. Pero la esencia no es la misma, porque son series en las que las tramas médicas o policíacas en lss que el protagonista es el entorno en sí, por encima de los personajes.

Al menos, nos queda el consuelo de que Sheldon seguirá en nuestras televisiones, aunque sea en forma de su spin off.