Cabeceras especiales

Cabecera

EUROVISION

El efecto Salvador Sobral en Eurovisión 2018: 13 países no cantarán en inglés

Del Big Five, sólo Alemania no cantará en su lengua materna

La cantante griega Yianna Terzi.
La cantante griega Yianna Terzi.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
08.05.2018 | 13:04

Después de una semana de ensayos, el Festival de Eurovisión 2018 arranca oficialmente esta noche con la celebración de la primera semifinal en el Altice Arena de Lisboa. Una semifinal mucho más reñida que la del jueves y en la que Chipre e Israel parten como favoritas.

Dos países que, curiosamente, no se han dejado llevar por el efecto Salvador Sobral del año pasado y han optado por cantar en inglés. Eso sí, el título de la canción chipriota es en español: Fuego.

15 de los 19 países de la primera semifinal cantarán en inglés

Junto a estos dos países mediterráneos, también cantarán en inglés Azerbaiyán, Islandia, Bélgica, República Checa, Bielorrusia, Bulgaria, Macedonia, Croacia, Austria, Finlandia, Lituania, Suiza e Irlanda. En total, 15 de los 19 países que hoy participan en la primera semifinal han elegido la lengua de Shakespeare. Los países que han optado por cantar en su lengua son Albania, Grecia y Armenia. Todas ellas son, además, baladas. Estonia se ha decantado por el italiano, mientras que Lituania cantará la parte final en lituano.

En lo que respecta a la segunda semifinal del jueves, sólo Serbia, Montenegro, Hungría, Georgia y Eslovenia cantarán en su lengua. Noruega, Rumanía, San Marino, Dinamarca, Rusia, Moldavia, Países Bajos, Australia, Georgia, Polonia, Malta, Hungría, Letonia, Suecia y Ucrania cantarán en inglés. En cuanto al Big Five, además de Reino Unido, sólo Alemania no cantará en su lengua materna. Tanto España como Francia, Italia y Portugal se han decantado por su idioma.

De esta forma, hasta 13 países han decidido no utilizar el inglés en esta edición. Algo que contrasta con lo ocurrido el pasado año cuando sólo cuatro países se decantaron por su idioma: Portugal, España, Hungría e Italia.

La norma del inglés

En los comienzos de Eurovisión, los países que participan en el certamen musical debían cantar en su lengua original. Sin embargo, después de que Suecia decidiera cantar en inglés en 1965, la UER estableció unas reglas muy estrictas sobre el idioma.

Los compositores empezaron a defender que un país sólo tendría éxito si todos los países entendían sus canciones, como así sucedió con el La la la de Massiel en 1968.

En 1973 las reglas se modificaron y al año siguiente ABBA ganaría cantando en inglés. Esta regla sería revertida en 1977, para después volver a retomarla en 1999. Desde entonces, sólo la serbia Marija Šerifović con Molitva en 2007 y Salvador Sobral con Amar pelos dois en 2017 han conseguido ganar en una lengua distinta al inglés.