Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

'Eurovisión 2021': Los problemas a los que se enfrentará el festival

La UER ha decidido cancelar la 65 edición por la crisis sanitaria que afecta ya a toda Europa

Las representantes de Suecia en Eurovisión 2020, The Mamas.
Las representantes de Suecia en Eurovisión 2020, The Mamas.
Jorge Rabazo
@jorge__rb
22.03.2020 | 12:12

Después de varios días deliberando, la Unión Europea de Radiodifusión decidía esta semana cancelar el próximo Festival de Eurovisión, que tendría que celebrarse los días 12, 14 y 16 de mayo en Róterdam (Países Bajos), debido a la crisis del coronavirus.

Tal y como ha anunciado el organismo, la intención en seguir en conversaciones con la televisión pública holandesa y el ayuntamiento de la ciudad para mantener la misma sede el próximo año. Antes, no obstante, la UER quiere honrar a las canciones y artistas que había sido elegidos para el Festival de Eurovisión 2020 explorando "una programación alternativa".

Bulgaria, Georgia, Países Bajos, Suiza, Azerbaiyán, Grecia, Ucrania y España volverán a contar con sus representantes de 2020

Este festival "simbólico", como así pedíamos desde BLUPER hace unos días, no será una competición, sino una forma de ser fiel al ADN del certamen: unir a los pueblos de Europa en tiempos difíciles a través de un lenguaje común y universal: la música. 

Esta decisión llevará por tanto a que, una vez 'quemadas' en esa programación alternativa, las canciones de este año no podrán ser elegidas para competir en la edición de 2021, como así habían solicitado países como Bulgaria, favorita en las apuestas. 

Eso sí, "las televisiones participantes podrán decidir qué artista envían en 2021, ya sea el representate de este año o uno nuevo". Varios países, entre ellos, España ya han invitado a sus representantes a regresar el próximo año. También la propia Bulgaria, Georgia, Países Bajos, Suiza, Azerbaiyán, Grecia o Ucrania, que se ahorrarán parte de los costes de montar una nueva candidatura.

Por su parte, artistas como Hooverphonic, representates de Bélgica, han mostrado sus deseos de intentarlo de nuevo en 2021, pero reconociendo que les gustaría cambiar de canción puesto que "sonará antigua el próximo año".

Las preselecciones, los principales escollos 

Sin embargo, otros países como Suecia lo tienen más complicado. En el caso del país nórdico, su preselección, el Melodifestivalen, es uno de los mayores eventos anuales. Renunciar a él, sería renunciar también a una fuerte fuente de ingresos. A este respecto, Christer Bjorkman, jefe de producción del festival sueco, ha declarado que The Mamas serán las primeras ganadoras del Melodifestivalen en no participar en Eurovisión.

Podríamos haber competido ya sea desde nuestro estudio o a través de un vídeo

"Todos queríamos que la situación en Europa y el mundo fuese diferente pero, dadas las circunstancias, es una decisión comprensible y sabia. Eso sí, es muy triste para todos los artistas que pierden la oportunidad de competir en el certamen. Me siento muy triste por The Mamas. Además, me parece muy desafortunado que una tradición de 64 años se haya roto. Podríamos haber competido ya sea desde nuestro estudio o a través de un vídeo", afirmaba el productor. 

Otros países como Portugal o Italia, cuyos Festival da Cançao y San Remo tienen entidad propia como certámentes musicales, también podrían optar por no contar con los ganadores de las últimas ediciones para Eurovisión 2021, contando por tanto con los próximos vencedores. 

En el momento de esta cancelación ya estaban elegidas todas las canciones y representantes de los 41 países participantes y la mayoría habián comenzando a preparar sus puestas en escena de cara a la competención. Ahora, el dinero y trabajo de muchos meses no se verá reflejado ni amortizado en el escenario de Róterdam.

De ahí que, el hecho de no poder sacar rentabilidad en esta edición, pueda hacer peligrar el regreso de países más pequeños que no puedan afrontar otro año eurovisivo, teniendo en cuenta además la crisis que presumiblemente se producirá tras el paso del coronavirus.

Este año, por ejemplo, Bulgaria ha necesitado el patrocinio de varias empresas para poder armar su candidatura, mientras que otros como Montenegro o Bosnia-Herzegovina se habían retirado por razones económicas. 

Asimismo, esta crisis también puede hacer peligrar la celebración del Festival de Eurovision Junior, que será albergado por segunda vez consecutiva por Polonia en noviembre, ya que puede haber televisiones que, como medida de ahorro, opten por no acudir a este certamen. No obstante, aún es pronto para hacer cavilaciones.

Sea como fuera, ahora nos queda esperar un poco más de lo normal para la nueva edición del certamen adulto y para conocer cómo se solucionarán estos problemas. Lo que sí ha prometido la UER es que Eurovisión volverá con más fuerza que nunca y con el mismo mensaje de unión entre países con el que se creó.