Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Frank Cuesta: "No me vendo ni por un jefe ni por una cadena"

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
09.10.2016 | 13:01

Frank Cuesta consigue crear el mismo número de filias que de fobias. Si bien tiene una legión de seguidores a sus espaldas, el aventurero es uno de los nombres más polémicos de la televisión actual debido a los arrebatos que le dan cada dos por tres en las redes sociales. Cada cierto tiempo se relaja para presentar un nuevo programa de televisión y ofrecer su versión, más relajada, de la historia.

Este domingo estrena una nueva temporada, y ya van siete, de Wild Frank. El programa de DMAX regresa a las 21:30 horas con un nuevo objetivo que conquistar: Australia. El continente que alberga la mayor población de marsupiales y serpientes venenosas del mundo, además de la mayoría de "eslabones perdidos" del mundo animal. 

Para poder mostrar la fauna del continente austral y contar la verdadera historia del famoso galápago de Darwin, el equipo de Wild Frank ha recorrido 55.000 kilómetros en 38 días. Más de un mes de rodaje en el que Frank y el equipo del programa han vivido todo tipo de experiencias, alguna emotivas y otras casi mortales.

Y es que, la curiosidad insaciable de Frank por la naturaleza salvaje le llevó a ser atacado por una serpiente mulga y una pitón de cabeza negra, reptiles que podrían haber causado la muerte al herpetólogo con su mordedura. Un arriesgado viaje en helicóptero a pocos metros del suelo para grabar a un rebaño de camellos trotar a más de 60 kilómetros por hora fue otro de los momentos de los que Frank logró salir ileso, aunque al pisar tierra firme le temblaran las piernas. En BLUPER hablamos con el showman para que explique en primera persona lo que veremos esta temporada en el programa.

¿Por qué Australia?

Era un continente que había que visitar. Ya habíamos visitado todos los continentes y era el que nos quedaba. Es Australia y si hablamos de animales es el país con los animales más raros del mundo.

En cada temporada siempre has tenido un objetivo muy concreto. ¿Cuál te marcas en esta temporada?

El objetivo era encontrar el máximo número de animales raros. Era una oportunidad muy buena para enseñarle a la gente lo que hay allí. Intentamos encontrar el ornitorrinco, que es uno de los animales que vemos como de los más raros del mundo. Pero también quería grabar a muchos tipos de serpientes. 

¿Cómo ha sido esta vez el rodaje? ¿Cuánto tiempo habéis estado allí?

Han sido dos meses de grabación. Ha sido muy duro porque las distancias son muy grandes. Alguna vez hemos cogido un avión, pero normalmente íbamos en coche porque por las carreteras te vas encontrando cosas. 

¿Qué dificultades tiene Australia como territorio que no te han dado otros países?

Lo peor son las distancias. Si quieres encontrar todos los animales te tienes que ir moviendo de norte a sur, de este a oeste, y son las distancias de un continente. Las distancias se triplican o cuadriplican respecto a otras temporadas. Eso ha sido lo más duro. Te tenías que meter 3.000 kilómetros de un tirón si quieres tener material de grabación. 

Llevas haciendo este programa y derivados desde hace seis años. ¿Te has cansado en algún momento?

Todo el rato. A mí me encantan los animales e ir a los sitios. Es un privilegio el poder ir a todos los sitios que vamos. Pero ir con los cámaras detrás es un coñazo para mí. Siempre me estoy quejando de que tengo gente detrás, de tener cuidado con el bicho… Pero no estoy cansado de hacer el programa. Si pudiera quedarme en casa y tener todo esto financiado dejaría de hacer el programa. Yo trabajo por dinero, tú trabajas por dinero y todos trabajamos por dinero. 

¿Quieres decir que la televisión sólo es un mecanismo para para poder hacer lo que te gusta?

Sí, el tema es que gracias a un programa de televisión yo puedo financiar la asociación que tengo aquí desde hace 17 años. Todo el dinero que he ganado desde que empecé se ha invertido en los animales. Ahora está la fundación montada del todo y es gracias a todo el dinero que he ganado con la televisión. Lo que los animales me han dado se lo tengo que devolver.

¿Cómo resumirías estos años en la televisión?

Los resumiría diciendo la suerte que tengo. He conocido a gente increíble, también he conocido a muchos hijos de puta, y he podido ir a sitios increíbles con todos los gastos pagados y he podido seguir haciendo el trabajo que hacemos mi familia y yo en Tailandia. El resumen es ver lo privilegiado que soy.

¿Darías marcha atrás en alguna de tus decisiones pasadas?

Recuerdo que, cuando nos sentamos a hablar Yuyee, Carolina Cubillo (Molinos de papel) y yo hace casi siete años, para hacer un programa sobre la asociación que estamos montando había que pasar muchos niveles. Lo hemos hecho. Hemos pasado de crear atención en la gente joven con un programa de televisión de animales, que no se veían desde Félix Rodríguez de la Fuente, hemos creado a muchos amantes de los animales que ahora quieren ser biólogos y hemos luchado mucho por los derechos de los animales. Todo esto lo podemos expresar en un programa de televisión. La evolución ha sido perfecta. Si la he cagado muchas veces o no, seguramente. Pero todos la cagamos alguna vez. 

Si hablas tan bien de la televisión, ¿qué te lleva a escribir mensajes en Facebook tan críticos contra el medio?

La televisión tiene sus cosas buenas y tiene sus cosas muy malas. Estás expuesto constantemente a un montón de críticas que tienes que aceptar. Tienes que estar dispuesto a que te comparen con gente con la que no quieres que te comparen porque no tienes nada que ver con ellos. Te encuentras con situaciones por las que no tienes que pasar. Yo he hecho televisión, pero nadie me ha visto haciendo un anuncio o presentando un producto. Lo dije desde el principio y eso lo llevo hasta el final. Y eso que hubiese ganado más dinero que haciendo el programa de televisión. Hago televisión pero no soy un tío de televisión. No me vendo ni por un jefe ni por una cadena. 

¿Qué te llevó a abandonar las redes hace poco?

Es un cúmulo de cosas. Cualquier persona en una oficina puede pensar que su trabajo no le compensa. A mí me pasa lo mismo. Hay veces que no compensa la televisión porque te expones a muchas cosas que no quieres. Los famosos estamos expuestos a críticas y a abusos, tanto de redes como de otros famosos. 

¿Ves la televisión?

Aquí no tenemos. Bueno, sí la hay pero en la asociación no tenemos. Lo que vemos, lo vemos por internet. La televisión está bien, pero estamos muy ocupados todo el día. 

Siempre has sido muy crítico con el poder político. ¿Qué te parece la situación que estamos viviendo en España?

Es como una obra de teatro. Ya no sabes ni a quién votar porque a veces unos te parecen los buenos y otras veces te parecen los peores. Cuando me lleguen los papeles de las votaciones no sabré a quién votar. Me parece muy ridículo todo. Que no haya manera de montar un Gobierno en tanto tiempo te dice lo que hay. 

Siempre eres muy precavido a la hora de hablar de Yuyee. ¿Cómo está la situación ahora?

Igual que hace seis meses. Estamos esperando a que el Tribunal Supremo de un veredicto. Lo dará, como máximo, en junio de 2017. Seguramente que hagan lo posible para dar el veredicto en junio de 2017.

¿Y qué esperais?

Ya no sabes ni qué esperar porque estamos solos ante el peligro. Si tuviésemos ayuda de algún tipo… Hemos presentado todas las pruebas que teníamos que presentar, pero la sentencia es como es. No es ni ridícula. Es una brutalidad lo que nos han hecho. Te das cuenta de que estás mejor con los animales.