Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Enrique Arce: "'La casa de papel' me ha dado más dinero que un Gordo de Navidad"

El actor valenciano se meterá en la piel del conquistador Pedro Sánchez de la Hoz en 'Inés del Alma Mía'.

Enrique Arce (Atresmedia)
Enrique Arce (Atresmedia)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
28.10.2019 | 09:08

En apenas cuatro años, Enrique Arce ha pasado de tocar fondo a conocer el éxito profesional gracias al boom internacional de La casa de papel. Y todo ello gracias a que tuvo un presentimiento el día que su agente le llamó para aceptar un papel que en un principio no quería hacer y le provocaba rechazo.

"Cuando me llama para decirme que me habían cogido y yo le iba a decir que no, de repente estoy haciendo la maleta el 22 de diciembre y en ese momento cantaron el Gordo", cuenta el actor a BLUPER. "Y fíjate si ha sido el Gordo: probablemente me ha dado más dinero que lo que me hubiera dado el Gordo".

Y es que Arturito le ha abierto las puertas para trabajar con Woody Allen, con Arnold Schwarzenegger en Terminator 6 y Inés del Alma Mía, la ambiciosa coproducción de RTVE, Boomerang y Chilevisión donde dará vida al conquistador Pedro Sánchez de la Hoz. 

Parece que en Inés del Alma Mía te vamos a ver de ‘villano’... 

No lo quiero hacer un villano al uso. Es una cuestión de justicia poética, de contar bien las cosas y no irse a los tópicos. Me produce mucho pavor cada vez que veo un guión o una serie en el que el actor se va a los extremos desde el minuto cero. Eso me horripila. Es como una sopa sin sal. Los malos también funcionan desde el amor. Este se enamora y su rechazo le provoca la competencia con Pedro y saca esa cosa guerrera y varonil. 

¿Y te han hecho caso los guionistas?

Han cambiado muchas cosas. No es el guión que leí yo. El que se está escribiendo se ha cambiado mucho. Se le está dando otra vuelta de tuerca y se le está humanizando y deshumanizando más. Creo que está mejor currado. 

Los guionistas han cambiado muchas cosas. No es el guión que leí yo.

¿Cómo crees que se va a recibir esta serie en Chile?

Me lo he preguntado también. Me gustaría tener esa conversación con los actores chilenos. Nos han enseñado una cosa en el colegio. Cuando salió el presidente de México diciendo que teníamos que pedir perdón me salió la visceralidad española. ‘¡No tendrá mayor problema!’, dije. Pero igual para ellos es importante.

Siempre han dicho que la conquista española fue una de las colonizaciones más suaves: se instalaron las leyes de India, cosa que no hicieron los ingleses, tampoco se mezclaron. Siempre te sale esa cosa de que al final no éramos tan malos. Pero, ¿cómo lo recibe el pueblo chileno? Para bien o para mal, aunque la novela la ha escrito una chilena, el guión es de uno de Madrid. Creo que no va a haber mucha caña. Paco Mateo ha hecho un trabajo fantástico y ella le ha validado mucho.

¿Es difícil hacer un personaje despues de Arturo, de La casa de papel?

Llevo muchos personajes después de Arturo. He hecho Terminator 6, una película en Thailandia y otra con Woody Allen. Yo siento mucha gratitud a La casa de papel. Al principio recibía muy mal las críticas hacia el personaje, pero ahora ya no me afectan porque son tantas y tan graciosas. Yo creo que se ha ganado un hueco en el corazón de la gente con esta tercera temporada porque, sin ser necesario en la historia, resulta necesario para el espectador como alivio cómico y me lo he pasado muy bien. Es verdad que en la tercera temporada he trabajado menos, pero ahora en la cuarta he vuelto a rodar mucho más y tendré más protagonismo.

¡Me ha dado tanto este tipo! Y eso que estuve a punto de no hacer la serie. No quería hacer el casting. Acaba de rodar Knightfall y quería abrir mercado en EEUU. Me convenció mi representante, que las directoras de casting eran Yolanda Leira  y Eva Serrano. Y luego vi que el personaje era un tipo asqueroso, horrible. Pero, yo creo mucho en las señales y me funciona muy bien; y cuando él me llama para decirme que me habían cogido y yo le iba a decir que no, me dice que son solo seis capítulos porque voy a morir en el seis y de repente estoy haciendo la maleta el 22 de diciembre y en ese momento cantaron el Gordo.

Estuve a punto de no hacer La casa de papel. No quería hacer el casting.

Eso fue el click. Fíjate si ha sido el Gordo: probablemente me ha dado más dinero que lo que me hubiera dado el Gordo. Así que de repente cargué las alforjas y me podía ir con un poco más de dinero, que evidentemente no era lo mismo en Antena 3 que en Netflix. ¿Qué hueco tendría yo ahora en la frente de darme cabezazos contra la pared?

¿Eres supersticioso?

No. Empecé un camino muy espiritual en un momento de mi vida. Escribí un libro que se titula La grandeza de las cosas sin nombre. Me está dando muchas alegrías y se va a convertir en película porque me lo han pedido. Empecé un road movie emocional en un momento de mi vida en el que estaba hecho polvo, que no me encontraba, que me fui a Londres para buscar trabajo, que no trabajaba, que no tenía un duro. Te estoy hablando de 2014. Y de repente me empezaron a llegar libros, lecturas, gente, referentes y empecé una búsqueda interior, un viaje de transformación. Toqué fondo, me pegaron una paliza allí, me desfiguraron la cara. 

La historia para hacerla corta es que un día entro en una iglesia hecho polvo, abatido y digo: 'Si es verdad lo que me han contado en los maristas, échame una mano'. No fue volverme religioso y a partir de ahí me vino la idea de mi novela, empiezo a escribirla y ella me empieza a enseñar cosas. Y encuentro una cosa que tiene que ver con la serendipia, que es el ver las señales e incluso hay cursos sobre ello. Y de repente me he especializado en que veo algo e intuitivamente sé lo que tengo que hacer y no fallo nunca. 

Toqué fondo en Londres, me pegaron una paliza allí, me desfiguraron la cara. 

¿Has encontrado serenidad?

He encontrado mucha serenidad, el amor, y todo se ha ido colocando en su sitio: la economía, las finanzas, el disfrute de la vida, el éxito profesional a este nivel tan estelar... Si hace cuatro años cuando no tenía para comer me dicen que iba a estar rodando con Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton o Woody Allen no me lo hubiera creído. 

¿Con Inés del Alma Mía también has tenido esa señal?

Yo soy muy amigo de Jorge Redondo y cuando me llama para cualquier cosa le digo que sí, no sólo porque es productor ejecutivo de Boomerang sino porque es un tipo con el que me voy de vacaciones. Entonces me dijo que tenía que estar en esta serie. Y justo las fechas me cuadraban. 

Y además que ahora eres muy conocido en Latinoamérica...

Sí, ahora en Brasil he estado haciendo un evento y no puedes andar por la calle. Y te  pagan por ir a hablar. Ahora me regreso a Medellín y te pagan muy bien, viajas en primera por ir a hablar al público y hacerte cuatro fotos... Es increíble. Pero a mí y todos mis compañeros.

¿Y has pensado en cambiarte a Los Ángeles?

Es que justo ahora a través de La casa de papel una de las mejores agencias del mundo se puso en contacto conmigo. Había mandado tantos e-mails y mira ahora. Las cosas son cuando tienen que ser, no cuando las buscas tú. 

¿Y cómo llegaste a Terminator 6?

Este trabajo salió de mi agente en Londres. Hice tres pruebas y cuando vi al director conectaron nuestras energías. Lo único que me pedía es que mi acento fuera más español porque prácticamente soy bilingüe y me cuesta hacer el acento español. Hablo completamente americano.

Me cuesta hacer el acento español. Hablo completamente americano.

Estudié la carrera en EEUU, he vivido nueve años de mi vida allí, entonces hablo con un acento que prácticamente es americano. Me cuesta hacer el acento español porque lo he borrado. No me cuesta poner el italiano o el francés, o incluso el ruso, pero el español me cuesta porque para mí es como actuar mal. Me recuerda a mis principios. 

O sea que haces de español...

No, de mexicano. Ya lo veréis. Ha salido un tráiler en el que se me ve. Me ha hecho mucha ilusión. Ahora me tocará doblarla al español. No daba para padre de ella y me tuvieron que maquillar, ponerme canas... 

¿Cómo ha sido la despedida de la grabación de La casa de papel?

No me pude despedir porque justo me hicieron el favor en Vancouver que me adelantaron mis secuencias para poder hacer la película con Woody Allen. No me pude despedir, no pude estar en la fiesta de despedida. Pero tenemos una relación muy buena. Tenemos un chat en el que estamos todo el día hablando. No me ha pasado con ninguna otra serie. A día de hoy seguimos mandando cosas, hay tantas anécdotas mundiales... 

Nuestro grupo de Whatsapp se llama 'La casa de la papelina'

¿Cómo se llama el grupo de Whatsapp?

La casa de la papelina. Nos hemos cogido mucho cariño todos. Fíjate que yo con Álvaro no he rodado nada, pero para mí es mi compañero. Con Itziar, igual. Y somos súper amigos, le he propuesto para una película de un amigo... Hemos hecho mucha piña. A Úrsu la conocía de Física o Química, de Mario Conde... Y es muy amiga.

Somos muy amigos todos. No hay resquemores. El otro día me escribe un mensaje Neymar que le hubiera gustado conocerme el día que rodó. Yo no pude porque estaba en las Fallas de Valencia. Pasan cosa curiosas. También me escribió Paulo Coelho. Mario Kempes que era mi ídolo de la infancia y me llama para que le presente su biografía…