Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

'El Pueblo', ante el reto de superar la alargada sombra de 'La que se avecina'

Charlamos con Alberto Caballero, uno de los creadores de ambas ficciones y dueño de Contubernio.

Imagen de 'El Pueblo'.
Imagen de 'El Pueblo'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
14.05.2019 | 07:33

Hace ya algunos años, el consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile, aconsejó a Alberto Caballero, uno de los creadores de La que se avecina, que tenía que poner en marcha una nueva ficción ya que una productora no puede tener solo un producto de éxito.

Y de ahí nació El Pueblo, su nueva comedia creada  junto a Julián Sastre y Nando Abad, que llega este martes a Amazon Prime Video ante el difícil reto de superar la alargada sombra de La que se avecina.

¿Cómo nació El Pueblo?

En todos estos años de Aquí no hay quién viva y La que se avecina se nos han ocurrido muchos argumentos, posibles series. Entonces cuando renovamos el acuerdo con Mediaset, pensamos qué otra serie podíamos hacer que se diferenciara de lo que hacíamos. Como La que se avecina es un contenedor de series, no era fácil. Una de las cosas que se nos había ocurrido era que somos una generación escapista, que queremos mandar todo a tomar por culo e irte a la playa.

Hubo un momento que estuvimos a punto de producir El Pueblo con otra cadena

Estoy hablando del año 2010. Y de hecho hubo un momento en el que estuvimos a punto de producirlo con otra cadena. Nuestro acuerdo con Mediaset era diferente entonces. Pero se arreglaron las cosas, La que se avecina se convirtió en una serie de éxito y decidimos aguantarlo para hacerla aquí. La excusa era salir de un plató. Y eso nos llevó a El Pueblo. Hacer algo diferente. Y no es fácil. Para que quedara realista lo grabamos todo allí y las casas son pequeñas, los techos bajos...

¿Qué dimensión le da que se emita en Amazon?

Nos hace mucha ilusión porque hasta ahora no habíamos trabajado con plataformas y esto ha sido un poco de rebote. Era una serie pensada y diseñada para emitir en abierto con 70 minutos. Por esto también es coral. Nosotros también nos protegemos para llegar a esa duración.

Nos hace ilusión porque se ve con calidad en Amazon y, poder verla del tirón, sin cortes publicitarios... ¡Que una serie nuestra te la puedas ver cómo en casa! Me parece que sigue teniendo mucho mérito hoy en día la gente que ve las series en abierto tragándose la publicidad. Cuando te dicen tres millones es un milagro.

¿De haber ido directamente al streaming tendría menor duración?

La segunda temporada vamos a hacer dos versiones: una de 50 minutos y otra de 70 minutos. Amazon quiere 50 y Mediaset quiere 70. De todas formas, las primeras versiones de la serie se nos quedaron en 60 minutos de manera natural. No modificaremos mucho la estructura argumental. Haremos algo parecido, sólo que habrá una versión que pelaremos y otra que engordaremos. Pero es lo que hemos hecho esta temporada. Hemos visto dónde cojeaba un poco, que secuencias podían mejorar, y hemos grabado secuencias específicas para llegar a los 70 minutos porque de manera natural no llegábamos.

La gente que ve las series en abierto tragándose la publicidad tiene mucho mérito

La espiral de las duraciones absurdas de la ficción empezó con la guerra entre Los serrano y Aquí no hay quien viva. Si ellos hacían 70 minutos, nosotros hacíamos 70. Las series empezaban a las 21:45 horas y el pique era por empezar antes. Y luego apareció la maldición del access y cada vez se llevaron más tarde.

Lleváis un montón de tiempo haciendo La que se avecina, ¿Os ha costado no caer en las dinámicas de esta serie?

Al hacer la serie al aire libre, no. Te ha marcado otro ritmo, otro timing y eso te lleva a otro sitio. Al principio sí creímos que nos costaría más trabajo, que íbamos a estar pensando cómo huir, pero lo cierto es al final no ha sido así. También ha ayudado el hecho de trabajar con un grupo de guionistas diferentes. En este caso venían personas que venían de otros sitios. Ha sido mucho más fácil de lo que pensamos. Pensamos que íbamos a tener más síndrome de Estocolmo.

¿Os habéis intentado desmarcar con el casting?

Lo que intentamos siempre es que haya un porcentaje de actores que no sean excesivamente conocidos. A mí particularmente me gusta meter nuevos actores. Si el público conoce al actor por el nombre del personaje es mejor. Con el famoso G20 que va de serie en serie es más difícil diferenciar tu producto. Y aquí, igual que tenemos a Carlos Areces o Santi Millán, para los lugareños hemos buscado rostros menos conocidos.

¿Tras El Pueblo se ha abierto la veda para producir más series?

El cambio ahora es que las cadenas en abierto se han abierto a coproducir u ofrecer productos a plataformas. Si quiero hacer una serie de media hora se puede hacer de muchas formas diferentes. Nos gustaría hacer series de media hora porque se hacen mejor. Si haces un capítulo malo, acaba tan rápido que es más fácil que la gente lo tolere. Ahora tenemos tres o cuatro proyectos con diferentes niveles de radicalidad que espero que arranquemos a partir de 2020.

Si haces un capítulo malo, acaba tan rápido que es más fácil que la gente lo tolere

Nadie sabe hacia dónde va esto, pero es un momento muy bonito. Ahora comienza la segunda parte de nuestra carrera. Básicamente hemos seguido haciendo La que se avecina por respeto a un éxito. Pero si tienes una productora tienes que hacer más cosas.

¿Cómo ves el futuro de la ficción?

Las cadenas tarde o temprano se quedarán para eventos en directo, realities... Por eso estamos agradecidos a nuestros fans que vean la serie cuando se estrena.

Con series que tardan tanto en verse, ¿no os limita para hacer chistes de actualidad?

Nosotros lo intentamos evitar para que la serie envejezca bien. En Aquí no hay quien viva, por ejemplo, nos pedían que lo hiciéramos igual que hacían en 7 vidas. Pero en los pases posteriores no entiendes los chistes temporalistas. Nosotros utilizamos más lo de parodiar circunstancias y si hay una movida con el independentismo, emancipamos un rellano. Asimismo, antes los vestías con la climatología. Ahora eso ya no se puede hacer. Ahora se hacen temporadas más neutras.