Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

‘El Caso Alcàsser’: ¿cuánto ha cambiado la crónica de sucesos?

Bambú estrena su serie documental basada en el triple crimen de Valencia

Mike Medianoche
@mikemedianoche
14.06.2019 | 07:53

El viernes 13 de noviembre de 1992, en el pueblo de Alcàsser, en Valencia, desaparecen tres adolescentes, Míriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández. Su desaparición se convirtió en un fenómeno catódico gracias a formatos como ¿Quién sabe dónde?, con Paco Lobatón, o De tú a tú, con Nieves Herrero, sin olvidar los servicios informativos de todas las cadenas. En enero de 1993 se resolvía la desaparición con el hallazgo de los cuerpos sin vida de las tres jóvenes, que ya eran conocidas como “las niñas de Alcàsser”.

El interés no terminó con la aparición de los cadáveres, ni la detención de sospechosos, ni los juicios. Más de un cuarto de siglo después, el tema sigue interesando, y así lo demuestra el documental El caso Alcàsser, producido por Bambú, que se estrena este viernes.

Compuesto por cinco episodios de una hora, recoge toda la cronología de sucesos con protagonistas de aquella historia, que vivieron en primera persona lo sucedido. Entre otros, hablan ante las cámaras del director Elías León el padre de Míriam, Fernando García, el periodista Juan Ignacio Blanco, o el profesor Luis Frontela, que hizo la segunda autopsia a los cadáveres.

La serie no trata solo de la versión oficial

En marzo de este año, precisamente Frontela acudía a Cuarto Milenio y narraba cómo “en dos o tres meses” sacaría a la luz algunos datos sobre el triple asesinato, que quedan patentes en este documental. Y es que no gira exclusivamente alrededor de la versión oficial, según la cual el prófugo Antonio Anglés fue el autor de los mismos y logró escapar de una manera digna casi de superhéroe, deslizándose por sábanas y saltando por los tejados, sino también de algunos puntos oscuros del caso.

Cómo tardaron varios días en hablar las últimas personas que vieron a las jóvenes, cómo la autopsia inicial pudo no ser del todo correcta, cómo nunca volvieron a hablar del asunto los apicultores que encontraron los cuerpos o cómo incluso algunos miembros de las difuntas pensaron que habían sido utilizadas en rituales extraños.

La noche que Alcàsser se convirtió en un plató de televisión

En el primer capítulo se hace una crítica feroz sobre cómo la televisión recogió el drama de esas familias, durante la búsqueda, y en especial, el día de la aparición de los cuerpos. De todos es conocido cómo Nieves Herrero se trasladó a Alcàssery montó un programa que fue promocionado como una entrega “muy especial, compartiendo para toda España el dolor de esa gente”. Y es que solo había dolor, las lágrimas parecían vender.

"'De tú a tú' se anunció como un programa para compartir el dolor de las familias"

Herrero, que ha declinado participar en el documental, no paraba de hacer preguntas y reflexiones de lo más duras. “Compartimos tu dolor, pero no sé si alguna vez lo vas a superar, no lo sé”, decía Nieves a una madre. “¿Se ha visto si los cuerpos estaban maltratados y violados?” preguntaba al Teniente Alcalde del pueblo. “¿Vosotros que sois jóvenes cómo valoráis que se hagan estas atrocidades? ¿Cuántos años tienes, 14, pues con tus mismos años?” interrogaba a una chica joven del público. “Esos chicos no tienen sentimientos, y solo quiero que los maten, ojo por ojo, diente por diente” respondía la muchacha, ganándose el aplauso de los presentes, que no dejaban de gritar “pena de muerte” cada vez que tenían ocasión.

Nieves Herrero no fue la única periodista que se trasladó a Alcàsser; también lo hizo Paco Lobatón, que fue el que ganó la batalla de las audiencias, y que llevó a cabo un programa no menos escabroso. Así, emitió el vídeo de la abuela de una de las víctimas, en las que llorando, pedía que a los asesinos “los maten y los quemen con gasolina o con lo que pillen”.

Lobatón sí ha querido hablar, y recordó que aquel programa se hizo “sobre la marcha” y que todo era “precario”, pero entona el mea culpa. “Nada de eso me exime de la parte que pueda tener de responsabilidad, en la emisión, sobre todo el testimonio final, de la abuela, pobre. Uno se puede disculpar, pero no tiene por qué un programa tiene que dar salida a ese tipo de testimonios”.

¿Cuánto ha cambiado la crónica de suceso?

En el episodio se incide de qué terrorífico llegó a ser aquel programa en directo, en los que una cámara acompañó a Fernando García hasta su casa para grabar la reacción de cómo abrazaba entre lágrimas a su esposa y se lamentaba de la pérdida de su hija.

Y las cosas, desde entonces, se hicieron diferentes, pero no mejor. Ahí tenemos ejemplos como el del niño Gabriel, o el del pequeño Julen, que cayó a un pozo, y cuyo rescate rellenó más de 25 horas en Antena 3 y el doble en Telecinco. Un suceso que hizo a TVE sacar pecho por ser la primera cadena en anunciar la muerte del malagueño.

Algunas frases que se dijeron en Alcàsser se siguen oyendo a día de hoy en televisión

El dolor sigue vendiendo, y la rabia, y ver a alguien destrozado ante las cámaras. Como dice Luisa Gómez, la hermana de Toñi, ella creía que estar en los medios era su forma de ayudar, pero que con el tiempo se preguntó que cómo pudo participar en aquello.

Este jueves, en El Programa de Ana Rosa, se recogía en directo el testimonio de Goyo, primo de las dos mujeres asesinadas en el tiroteo de Aranjuez a manos de Juan Mendoza, ‘Juanín’. “Esto se paga ojo por ojo y diente por diente, lo siento Ana Rosa” decía Goyo ante las cámaras.

Palabras casi iguales que las de aquella vecina de Alcàsser, 26 años atrás, cuando Nieves Herrero le puso un micrófono para que opinase de lo sucedido. Y aunque sí en la forma, en el fondo, la crónica de sucesos, por desgracia, no ha cambiado tanto.