Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

El difícil arte de pedir más trabajo en la televisión

Cada vez más famosos piden volver a la pequeña pantalla (o reclaman más tiempo en ella)

Torito, Lolita y Alba Carrillo
Torito, Lolita y Alba Carrillo
Mike Medianoche
@mikemedianoche
13.08.2020 | 08:00

En las últimas semanas hemos visto cómo varios rostros televisivos pedían más trabajo en la televisión, pues consideran que salen pocos minutos en pantalla (y en consecuencia, su salario será más que moderado). 

Por un lado estuvo Quique Torito, que sorprendió con una confesión en Viva la vida. “Me ha decepcionado un poco la televisión. Me ha decepcionado un poco Mediaset”, confesaba. “He reflexionado mucho en este confinamiento. He estado 18 años en Telecinco, todo lo que tengo lo tengo gracias a esta cadena y doy mil gracias, pero creo que... nunca se me ha llamado para hacer un casting, o para poder ser algo más en la cadena”, contaba, sin poder reprimir las lágrimas.

Veo pasar oportunidades que nunca son para mi. Y durante el confinamiento he tirado la toalla. Me merezco más que salir cinco minutos a hacer el bufón en este programa”, siguió contando, ante una sorprendida Emma García, mientras se preguntaba si ha gestionado bien su carrera o no.

Lolita Flores se quejó de que ni ella ni su hija trabajan como actrices en televisión

Por su parte, Lolita Flores aprovechó su visita a Espejo Público para decir que, pese a que está vinculada a Antena 3 como jurado de Tu cara me suena, no logra que la cadena le dé trabajo como actriz, ni a ella, ni a su hija. “Mi hija me ha dado muchas alegrías y espero que me las siga dando, aunque Antena 3 no la contrata nunca para ninguna serie, pero bueno, ya la contratará” espetó. “Hace pruebas para Antena 3 pero parece ser que Antena 3 no comulga mucho con ella”, añadía, aclarando que a ella misma “tampoco me llaman para series”.

Una de las últimas en quejarse en directo fue Alba Carrillo. La modelo colabora en la sección de crónica social de Ya es mediodía, la cual tiene una duración variable. Un día que llegó a los escasos diez minutos, Alba aprovechó los últimos segundos del programa para lanzar un dardo. “A ver si nos ampliáis el Fresh”, espetaba justo cuando Sonsoles Ónega se despedía de la audiencia y daba paso a Informativos Telecinco. “Lo siento, lo tenía que decir”, se justificaba, ante una sorprendida presentadora que parecía desaprobar su comentario.

Arévalo

¿Hay trabajo para todos en televisión?

En la televisión no puede haber trabajo para todos, por muy buen profesional que uno sea. Eso deberían tenerlo claro todos, a por mucho que se reme a favor de obra. Hay que tener en cuenta que la televisión y la estructura de su parrilla avanza a pasos agigantados, y que a pesar de que cada vez haya más cadenas y plataformas, el número de producciones parece no aumentar en proporción.

Hasta hace algo más de una década había muchos mayor número y tipo de programas en televisión, incluidos los magazines y programas de variedades, así como los late nights. Ahora el prime time lo copa un único programa y serie que empieza tarde y se alarga hasta la una, y por la tarde no es muy diferente el percal. Y a esto le sumamos la desaparición de aquellos programas de variedades en los que una sucesión de actuaciones musicales y números cómicos eran el único hilo conductor del espacio.

De esta forma, grandes profesionales se han quedado sin llegar a millones de hogares de la misma forma en la que lo hacían antaño, desde presentadores y reporteros a los humoristas. Recordemos cuando Bertín Osborne y Arévalo se distanciaron después de que el cómico compartiese en redes una fotografía en casa de Bertín en la que aparecían comiendo una paella junto al rey emérito Juan Carlos I y la infanta Elena. Arévalo habló del tema varias veces en Sálvame, y aprovechaba sus visitas al programa para decir que querría volver a la televisión, de momento, sin suerte.

Concursar en realities se ha convertido en una forma de seguir presente en la televisión

Tampoco hay espacio ahora mismo para María Teresa Campos, que parece que sueña con retirarse con un gran programa en prime time, ni para grandes hermanos que antaño nos entretuvieron de lo lindo como Chiqui, o cómicos como el citado Arévalo, o Mari Carmen y sus muñecos.

Tampoco la hay para otros presentadores que antes nos proporcionaban horas de entretenimiento y que se han tenido que convertirse en concursantes de talents y realities para seguir saliendo por televisión e intentar abrir alguna puerta que parecían tener cerrada. Alonso Caparrós, Ivonne Reyes, Carlos Lozano, Consuelo Berlanga, Miriam Díaz-Aroca, la lista podría no tener fin. Al fin y al cabo, convertirse en concursante también es un trabajo, como recordaba Irma Soriano la vez que afirmó que si entró a Gran Hermano VIP era porque Televisión Española no le devolvió una llamada sobre un proyecto en televisión.

Y es que conociendo cómo está el sector no hay que dejar escapar oportunidades. "Me propusieron participar y me pareció interesante, además no sabía cocinar y me pareció muy divertido. La experiencia fue alucinante porque también me llevé tres amigos: Alba, Fortu y Antonia" contaba a este portal Óscar Martínez, sobre su participación en Ven a cenar conmigo.

Hay muchas personas que, tras una época de fama, han gestionado mal el dinero que ganaron, como Aitor Trigos, que fue desahuciado de su casa, o Josele Román, que ha aparecido varias veces por televisión para decir que necesita trabajo. Aunque en el caso de Román la suerte le sonrió pues durante una intervención en Espejo Público la actriz Ana Navasquillo le ofrecía en directo participar en su próxima película, en el papel de la madre de la protagonista.