Cabeceras especiales

Cabecera

LA ISLA DE LAS TENTACIONES

El celebrado speach de Melyssa al abandonar ‘La isla de las tentaciones’

La joven dejó el programa después de tener una hoguera de confrontación con Tom Brusse

Melyssa en 'La isla de las tentaciones'
Melyssa en 'La isla de las tentaciones'
Redacción
@Bluper
15.10.2020 | 08:15

Este miércoles, Melyssa Pinto tuvo la anunciada hoguera de confrontación con Tom Brusse, su novio en La isla de las tentaciones. En principio parecía que estaba dispuesta a perdonar el desliz del empresario con la soltera Sandra, pero pronto cambió de actitud y se creció ante el que era su prometido.

“¿No me miras a la cara? Normal, después de lo que has hecho agachas la cabeza, no tienes valor ni de mirarme a los ojos” le decía a Tom nada más verle. Él volvió a justificar sus actitudes diciendo que Melyssa siempre ha sido una persona celosa que no le dejaba ser él mismo, y que “necesitaba ser feliz”. “¿Has venido a atacarme en vez de justificarte?” preguntaba Melyssa, que le recordaba cómo poco antes de vivir la aventura televisiva le había pedido matrimonio.

Tu compromiso es mentira, me has vendido a un hombre que es respetuoso. Me dijiste que si estabas enamorado de mí entrabas aquí y no dejabas que nadie entrara a tu corazón. Te dije que había un 1% de posibilidades de que sí hubiera un flechazo. Te enfadaste conmigo y dejaste de hablarme porque decías que eso no era verdad, porque cuando quieres a alguien no lo haces y tú me amabas”, le reprochaba en un extenso monólogo.

“Yo era el amor de tu vida y nuestra relación había sido la más profunda que habías tenido. Esto es una mentira, así que te lo quedas, que no lo quiero” decía mientras le devolvía el anillo. “Regálaselo a Sandra, que debe ser el amor de tu vida, ¿verdad Tom? Te vas a arrepentir, porque has perdido una mujer, porque como los dijimos, si alguno de los dos se portaba mal, el que va perder es el otro, pero yo no he perdido nada, porque tú no eres un hombre”.

No quedó ahí la lista de reproches de Melyssa. “Vuestra casa es la mansión Playboy, y tú te has comportado como si fueras el dueño. Yo no necesito hacer juegos guarros y cerdos para ponerme caliente, porque ya sé lo que me gusta” decía sobre las imágenes de Tom que vio en los primeros días.

Tom, enfadado, se levantó, tiró el anillo y dijo unas palabras en árabe. “No pienso ir a buscarle”, matizaba Melyssa. El empresario volvió después y le dijo a su hasta entonces prometida que él estaba muy enamorado. “Eres una persona a la que he querido muchísimo, pero contigo no soy yo, no era feliz”, le indicó, para más tarde añadir que “Necesito pensar en mí y, además, empecé a pensar en otra persona”. “No es el caballero perfecto y educado que dice ser, su vida es una completa farsa. Qué desgraciado eres”, le respondió Melyssa.

La disculpa de Tom

Tom quiso pedirle perdón a la de Mujeres y hombres y viceversa por su actitud. “Primero, me quiero disculpar por hacerte daño. Te quiero, te lo digo en serio. me he dejado llevar. Escúchame, lo siento, mucho, de verdad”. “Eres lo peor que ha criado este mundo, en mi vida había sufrido tanto, nunca me habían hecho esto. ¿Pero cómo se supone que se lo voy a contar a mis padres?” decía ella, afectada.

“Cerdo de mierda, ¿cómo has podido? Dímelo mirándome a la cara. ¿No te da vergüenza que tu padre te vea diciendo esto? Te la has follado, te has acostado con ella. ¿Te has enamorado de ella?”. Tom dijo que no está enamorado de Sandra, pero que tiene “sentimientos”. “Estoy bien, mejor, diferente... soy yo mismo con ella, lo siento”, se justificó.

No lo sientas, porque me das asco, eres la peor decepción que me he llevado en mi vida. Tienes un corazón podrido y ella es otra guarra asquerosa que se ha dejado llevar por tus mentiras”, respondía Melyssa, que abandonó el programa sola justo después, pidiendo no volver a cruzarse con Tom en su vida. “Me voy con la cabeza muy alta y muy orgullosa de mí. Todo lo que no me has valorado tú, me lo valoro yo ahora mismo. Cualquier hombre querría estar con una persona como yo. Ni me escribas ni me hables”, espetó Melyssa.