Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

El ambicioso Madrid Content City, heredero de una tradición: de Bronston a los Estudios Roma

Un ambicioso espacio, ubicado en Tres Cantos, que aúna universidad e industria con 22.000 metros cuadrados ya construidos.

Raúl Berdonés
Raúl Berdonés
Mike Medianoche
@mikemedianoche
15.12.2019 | 08:17

Hace unos días se presentaba a los medios el Madrid Content City, el mayor complejo audiovisual de España. Un ambicioso espacio, ubicado en Tres Cantos, que aúna universidad e industria con 22.000 metros cuadrados ya construidos.

La iniciativa, apoyada por Netflix, el Grupo Planeta y Secuoya Studios, aloja ya por ejemplo, el rodaje de la aclamada La casa de papel, y cuenta con una inversión de 120 millones de euros de capital privado. Estará plenamente operativo en 2021, cuando se complete la tercera fase que lo convertirá en una macrociudad al estilo de los grandes estudios de Hollywood.

Una apuesta por la formación

En una intervención en Espejo Público, Raúl Berdonés, presidente de Secuoya, afirmaba que según un informe de la Boston Consulting España se sitúa como uno de los principales países de exportación de la producción de series tan solo por delante de EEUU, Argentina y Reino Unido y por ello cree que es importante apostar por la ficción y también por las personas que se dedican al sector.

Si no hay profesionales el mercado se viene abajo. Queremos que en esa urbe de la comunicación haya una universidad mezclada con el talento y la industria, esto es el germen para generar talento e incorporar a profesionales al sector”, desvelaba. Se espera que en unos tres años pasen por el Madrid Content más de 7.000 alumnos.

El heredero de los grandes estudios españoles

La idea de construir esta “ciudad de la tele” partió de la idea de ser el centro de toda la producción nacional, y contará con una decena de estudios con dimensiones entre 1.200 y 2.000 metros cuadrados. De esta forma, será segundo centro de producción más grande de Europa solo después de Pinewood en el Reino Unido, y será así más grande que los famosos estudios Cinecittà en Roma y Babelsberg en Alemania.

En cierto modo, Madrid Content recoge la tradición de los grandes estudios españoles, pues recordemos que España contó con numerosos centros de filmación como los Estudios Ballesteros, Cinearte, Roptence, Augustus Films, Chamartín o Sevilla Films.

Algunos de estos estudios han estado muy vinculados a la televisión, como los estudios Buñuel, originalmente llamado Estudios Chamartin cuando se pusieron en marcha en los años 30. Estas instalaciones tomaron relevancia a partir de 1959, cuando el famoso productor Samuel Bronston los adquirió, rebautizándolos como Estudios Bronston. Allí se filmaron cintas épicas como Rey de Reyes o La caída del Imperio Romano.

En los 80, RTVE los adquirió gracias a la intervención de Pilar Miró y los bautizó como Estudios Buñuel. Tuvieron fama de ser, por entonces, “el mayor plató de televisión de Europa“, y allí se grabaron programas como ¿Qué apostamos?, El Grand Prix, Cine de barrio o Masterchef. En 2015, el ente público vendió los estudios, que fueron derruidos poco después.

Los otros grandes estudios televisivos son los antiguos Estudios Roma, en la carretera de Fuencarral a Alcobendas. Allí se grabaron películas como El bueno, el feo y el malo, y llegaron a ser considerados los más grandes del país. Desde 1978, Televisión Española mantenía un contrato con estos estudios para producir programas en su interior (el Un, dos, tres, por ejemplo). Tras la compra del grupo italiano Fininvest, propiedad de Silvio Berlusconi, Televisión Española fue cesando su producción en estos estudios, que actualmente son la sede de Telecinco.

En el repaso del lado más televisivo de los grandes estudios audiovisuales españoles, también merece una mención los Estudios Moro, donde nació la famosa Familia Telerín, la que cantaba ‘Vamos a la cama, que hay que descansar’. Allí también vinieron al mundo famosas mascotas televisivas como Ruperta, la calabaza del Un, dos, tres.