Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Los dos motivos por los que Maite no debe ser repescada en 'Gran Hermano 16'

Maite en la casa de 'Gran Hermano 16'
Jose Álvarez
@josealvarezc
14.10.2015 | 05:00

Maite no puede ser repescada. No después de lo que hemos visto en las últimas galas y debates de Gran Hermano 16. Muchos éramos los que abogábamos por esta opción o incluso por que no fuera la primera expulsada, pero tras ver su actitud en los últimos días la conclusión es la contraria.

Se ha crecido. Está resabiada. Maite ya no es la misma que entró en la casa de Guadalix de la Sierra hace apenas un mes. Es consciente de la cantidad de seguidores que ha ganado con su alocada actitud, cantando cada vez que puede y gritando si es necesario; y ahora lo hace sabiendo que es lo que el público quiere.

Maite está crecida y resabaida. Es consciente de la cantidad de seguidores que ha ganado

Maite no puede volver a Gran Hermano 16, donde todos están ajenos a lo que ocurre fuera de la casa. No será natural e incluso intentará ayudar a su hija con toda la información del exterior con la que cuenta tanto de Sofía como de ella misma. Ya ocurrió con personajes tan fuertes que fueron repescados y en su segunda oportunidad salieron "rana", como Amor en GH9 o Ana Toro en GH11.

Si Maite vuelve a Guadalix de la Sierra, sabrá que hay que pinchar a Suso (si es que para entonces sigue en el concurso), sabrá que ha de mostrarse como un auténtico espectáculo y cuáles son las mejores estrategias para seguir consiguiendo bolos fuera.

No, Maite no puede volver por esta razón, pero también hay otra. Esa falta de naturalidad se puede explotar en otro programa donde los demás llegarán igual de resabiados con la televisión: Gran Hermano VIP.

¿Por qué quemar un personaje tan fuerte en los pocos días que aspiraría a convivir en su regreso si se puede empezar de cero con gente a su altura?

¿Por qué quemar un personaje tan fuerte en los pocos días que aspiraría a convivir en su regreso si se puede empezar de cero con gente a su altura? Si Maite entrara en la casa con famosos, estaría en igualdad de condiciones con personas tan "personajes" como ella y podría rivalizar con el resto del casting en lugar de hacerle sombra como haría en Gran Hermano 16.

Mediaset España y Zeppelin tienen un diamante en bruto entre sus manos. La nueva Aída Nízar, Kiko Hernández o Sonia Arenas. Pero han de saber utilizarla en el momento exacto para que no termine quemándose antes de tiempo.