Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

La doble vara de la CNMC: ¿por qué no multa a las TDT que alquilan sus licencias?

Este obsceno negocio lleva años permitiéndose con la connivencia de la Administración.

'Sucedió en Urgencias' (DKISS)
'Sucedió en Urgencias' (DKISS)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
16.11.2019 | 08:51

Después de semanas de incertidumbre esperando a saber cuál sería la cuantía final de la multa que preparaba la CNMC contra Atresmedia y Mediaset España por prácticas competitivas en la comercialización de la publicidad en televisión, este miércoles por fin conocíamos que esa sanción sería de 77,1 millones de euros. 

Como no podía ser de otra forma, la noticia caía como un jarro de agua fría en ambas compañías, que se apresuraron a mandar sendos comunicados anunciando que solicitirán medidas cautelares y recurrirán las sanciones ante la Audiencia Nacional para no generar "perjuicios irreparables".

Mediaset y Atresmedia se enfrentarán además a posibles demandas

Pero la cosa no se queda ahí. Y es que Atresmedia y Mediaset se expondrán a una oleada de posibles demandas de las cadenas personadas en el expedientes como afectadas. Se han personado DKISS, a título personal, la asociación de pequeñas televisiones de TDT -Unidad Editorial, Real Madrid y DKISS-, Intereconomía, la FORTA y la asociación española de anunciantes. 

Estas cadenas podrían pedir indemnizaciones al monopolio por el dinero que han dejado de percibir por publicidad durante el tiempo que han durado estas prácticas ahora prohibidas, una cifra que se estima en hasta cinco mil millones de euros.

Desde el banco de inversión Fidentiis se han mostrado contrarios a esta sanción, advirtiendo que la acción del regulador da alas a los gigantes estadounidenses como Google o Facebook y le quita armas a las empresas audiovisuales europeas para competir en sus mercados nacionales.

"La CNMC se une así a un ilustre y creciente club de reguladores de medios europeos que no han notado que los mercados que regulan están siendo interrumpidos agresivamente por los gigantes estadounidenses", han indicado.

Pero vayamos más allá porque no sólo Google o Facebook se han visto favorecidas por esta sentencia. Y es que en este punto es inevitable pensar en la doble vara de medir de la CNMC respecto a los operadores audiovisuales en España. 

¿Por qué multa a los dos grandes grupos de comunicación españoles que más empleo generan en el audiovisual y hace la vista gorda con el obsceno alquiler de licencias TDT que llevan a cabo desde hace años Unidad Editorial, Vocento y el grupo Kiss Media?

¿Y la producción propia?

Si todas estas cadenas que ahora quieren pedir indemnizaciones hubieran percibido ese dinero por publicidad que supuestamente les pertenecía, ¿lo hubiesen invertido en producción propia o hubieran seguido ‘alquilando’ sus canales? 

La hemeroteca lo aclara rápidamente. Por ejemplo, al contrario que TEN que llevó a acuerdos con varios proveedores para lanzar su canal TDT en abril de 2016, KISS Media optó por el camino más sencillo y buscó la manera legal de ‘alquilar’ la licencia TDT que le había concedido el Gobierno meses atrás.

KISS buscó la manera legal de alquilar su licencia antes de intentar lanzar un canal propio

En el pliego de bases del concurso público para la adjudicación de seis nuevas licencias TDT se valoraba "el compromiso del licitador de no transmitir ni arrendar la licencia transcurridos dos años desde la adjudicación inicial de la licencia”.

Sin embargo, Blas Herrero, que ya tenía experiencia en eso de alquilar licencias ya que años atrás cedió la comercialización de 70 emisoras de Radio Blanca a Onda Cero, no esperó ni esos dos años para alcanzar un acuerdo con Discovery para que se convirtiera en su principal proveedor de contenidos cinco semanas antes del lanzamiento de DKISS.

Esta figura de proveedor de contenidos no figura en la ley audiovisual, por lo que el acuerdo podría considerarse alegal. De ahí que TEN presentara una demanda en la CNMC de la que nunca más se volvió a saber.

No obstante, el caso de KISS Media no era y es el único ya que sólo TEN, TRECE y Real Madrid TV gestionan al 100% sus licencias. Tanto Unidad Editorial como Vocento también hacen caja con sus licencias: los primeros se las tienen alquiladas a Discovery y Mediapro (DMAX y Gol) y los segundos a Viacom y Disney (Paramount Network y Disney Channel).

Según se publicó hace unos años, Unidad Editorial llegó a un acuerdo con Mediapro para alquilarle la licencia que dejó libre 13 TV por 3,5 millones de euros al año. Además, llegó a pedir 70 millones de euros por la venta de las dos licencias que posee.