Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Los diez titulares del renacer televisivo de Mercedes Milá

La presentadora regresa este jueves con 'Scott y Milá', un nuevo programa para Cero.

Scott y Milá.
Scott y Milá.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
27.02.2019 | 08:00

Mercedes Milá vuelve a la televisión. Y lo hace como si fuera la primera vez: siendo ella misma, descubriéndose y descubriendo a los otros, dispuesta a sorprender y a sorprenderse pero, sobre todo, con el objetivo de escuchar, empatizar y ayudar.

El próximo jueves 28 de febrero, a partir de las 22:00h en #0 de Movistar+, los espectadores vivirán este "renacer" televisivo de la periodista en una primera entrega de Scott y Milá que, precisamente, se titula así: Renacer.

Con su mascota Scott como compañero de expedición, Mercedes profundizará sobre temas muy diversos desde una perspectiva muy personal y emocional. El mundo desde su mundo, con libertad, riesgo, emoción y humor.

Así, por ejemplo, en esta primera entrega, después de superar una depresión que le ha marcado los últimos años de su vida, Milá hablará y escuchará a mujeres sabias, a expertos en alimentación y neurocirugía y a sus familiares y amigos para empezar de cero y saber cómo está, física y mentalmente.

Decías que no te veías haciendo ese ejercicio de desnudez que hacían los concursantes de GH. Pero, aquí te desnudas de alguna manera....

Sigo pensando que los concursantes de Gran Hermano eran extraordinariamente valientes y nunca les agradeceré bastante lo que hicieron para que ese formato existiese y yo pudiera seguir trabajando. Pero yo no aguantaría eso: la cámara persiguiéndote 24 horas, los micros... No tengo fortaleza para tanto.

Nunca agradeceré bastante a los concursantes de GH lo que hicieron para que ese formato existiese

Cuéntanos un poco de qué va el primer capítulo…

El primer capítulo se llama renacer porque yo renacía, aunque os parezca imposible. Renacía a la televisión. Hubo un tiempo que pensé que nunca más haría televisión, que no tendría fuerzas, que no sabría colocarme delante de una cámara, no tenía energías, ganas... Hay que esperar a que las cosas lleguen para que lleguen bien, no tener prisas... El perro me ha ayudado también a eso. A tener paciencia. Tengo la certeza de que es el programa que tenía que hacer ahora.

Vais a hacer también un programa sobre la mujer...

Hacer un programa sobre la mujer en los momentos que estamos viviendo es obligatorio. ¿Tú crees que el Papa puede decir que el feminismo acaba siendo un machismo con falda? Me trastornó y mira que yo le adoro y me encantaría entrevistarlo. Pero, ¿cómo dice eso en plena cumbre de la pederastia? Y encima que no se han comprometido en nada. Yo he dicho que soy feminista toda mi vida. Soy feminista porque soy mujer. Punto y se acabó.

Hubo un tiempo que pensé que nunca más haría televisión. No tenía energías.

¿Qué te ha dicho tu familia sobre el hecho de salir en el programa?

Sorprendentemente mi familia no ha preguntado mucho y ha dicho cuenta con nosotros. Mis hermanos han hecho lo que yo esperaba de ellos, lo que yo hubiera hecho con ellos. A partir de la experiencia de Planeta Calleja es bonito ver cómo las experiencias van uniendo a las personas. Era un momento en que yo estaba más bien sola, más bien yéndome a mi casa a Barcelona. Ellos se cruzaron en mi camino y mis hermanos han entendido perfectamente de lo que iba el programa y que, por lo tanto, era importante su presencia. A ver cuándo lo vean.

¿Te imaginas la vida sin televisión? ¿Eres capaz de decir que ya has hecho todo lo que tenías que hacer?

Yo no me planteo las cosas así. Nunca me parece que haya hecho todo lo que tenía que hacer. Siempre pienso que hay cosas por delante. La vida está por delante. Lo que no estaba es bien. No tenía energía ni para soñar.

¿Por qué Mercedes? ¿Qué te pasó exactamente? ¿A partir de cuándo fue?

Uno de los programas que queremos hacer es sobre la depresión. O mejor dicho sobre el cerebro. Si supiéramos cómo podemos ayudar a la gente que lo está pasando mal. Hay tantas cosas y tanta gente. Es la enfermedad que gasta más medicamentos y que hay cada vez más gente. Por un lado me entristece, pero por otro me hace sentirme acompañada. En ese sentido me siento responsable de ayudar. En eso Jordi Évole hizo un programa fantástico. Me sentí representada en todo.

No volvería a una generalista ahora. Estoy donde hay que estar: en una plataforma potente

Fue un proceso de final de ciclo con Gran Hermano, que empezó dos años antes de que terminara el programa y por eso yo no podía seguir al frente de ninguna manera. Lo sabían todos. Y al final eran 16 años suficientes para un programa al que le habías dado tanto que hasta le has dado la salud, pues te vas. Y me fui a Barcelona y viví altos y bajos. Hasta que por fin, después de mucha lucha, dieron con la medicación apropiada. Y a partir de ahí, tranquilidad. Ahora voy a una psiquiatra y no tengo ningún pudor en enseñarlo en el programa.

Teniendo en cuenta el tipo de formato, ¿has tenido que desaprender?

He tenido que desaprender porque mi tendencia era que me dijeran qué iba a hacer. Yo lo quiero saber todo de la persona que tengo delante. Y aquí no había información. He tenido que volver a aprender. Escuchar sin conocer. He hecho entrevistas sin tener ni idea de la vida del entrevistado.

En ese camino desde Gran Hermano hasta fichar por Movistar, ¿te ha cambiado el concepto de la televisión?

Sí, claro. He tenido que acoplarme a eso y todavía no lo he conseguido del todo. Convénzeme fue otra experiencia que me dio mucha rabia que terminara porque aún por la calle me paran preguntándome por los libros. Me hablan más de Convénzeme que de Gran Hermano. ¡Fíjate lo que es la vida! Llegó Movistar, que es otra manera y espero estar a la altura. Y me gusta. Si las generalistas están ahora viendo que llega el peligro, yo estoy donde hay que estar: en una plataforma potente. Creo que he apostado bien.

Me hablan más de Convénzeme que de Gran Hermano.

¿No volverías a una generalista?

En este momento, no.

Pero, ¿han llegado ofertas?

Sí, todas. Fue alucinante. Me da hasta vergüenza. Me llamó todo el mundo. Yo las rechazaba todas. Yo las estudiaba todas, escuchaba... Agradecía que me ofrecieran un trabajo porque sé lo que no es tener trabajo. Pero al último le dije que ya me había casado con Zanskar y Movistar.

¿Te ha dado rabia decir que no a alguno?

Mirar atrás no sirve para nada. La vida está por delante. Si tiene que ser, podría ser.

Fue alucinante la de ofertas que me llegaron. Me da hasta vergüenza

¿Tendrás más hijos con Movistar?

Ya que no los he tenido biológicamente... No lo sé. Estoy en medio de un parto. Hoy nace este programa. Dentro de nada nacerá otra temporada.

En ese parto tienes enfrente a Gran Hermano...

Me di cuenta el otro día. Es emocionante, muy simbólico. Estoy renaciendo.

¿Lo echas de menos? ¿Lo ves?

Durante todos estos años he estado viendo el Gran Hermano de anónimos. Pero ahora no lo veo. No lo echo de menos. Puedo echar de menos a compañeros... No soy persona de echar de menos. Estoy al tanto, me comunico cuando sucede algo, de nacimientos, de bodas... Pero hacer el programa se acabó.

Es emocionante, simbólico, que mi renacer sea frente a Gran Hermano

¿Qué tal está tu relación con Telecinco, con Paolo Vasile?

Si yo ya no tengo nada que ver con ellos.

Pero con Paolo sí que tenías una relación más personal...

Desde que me fui de Gran Hermano, no he vuelto a tener relación con Mediaset, ni con Paolo Vasile...

Ahora no veo Gran Hermano. No lo echo de menos

¿Lo has echado en falta? ¿Te hubiera gustado una llamada?

También soy muy mayor. Son cosas que has aprendido. Vales lo que vale tu última producción.

De lo que se hace ahora en televisión, ¿qué te gusta?

Me gusta mucho Jordi Évole. Pero se lo ha currado mucho. laSexta ha esperado muchos años hasta que él ha encontrado el producto. Han tenido mucha paciencia para que su programa cuajara. Eso hoy en día es muy difícil.

No he vuelto a tener relación ni con Mediaset ni con Paolo Vasile.

Sonó con fuerza que presentarías Operación Triunfo e incluso se dijo que te pusiste en contacto con Tinet Rubira...

Con él, no. Perdona. A mi me llamó Toni Sevilla y me dijo que me parecería. Me pareció una barbaridad. Dije que no y luego Tinet también dijo que no. Coincidimos los dos. Y lo hace Roberto que lo hace genial.

Te atreverías a hacer un debate electoral a cinco...

No, porque ahora estoy en esto. Presenté el libro de Sánchez porque era una cosa puntual y concreta y porque sentí que moralmente tenía que hacerlo porque quería agradecerle su actitud con Cataluña.

TVE me llamó para presentar OT y me pareció una barbaridad.

¿Qué impresión te causó cuando conociste a Pedro Sánchez?

Muy buena, la misma que al leer el libro. Es altísimo. Tiene unas piernas...

Moralmente sentí que tenía que presentar el libro de Sánchez porque quería agradecerle su actitud con Cataluña.

¿Has podido informarte de lo que ha pasado con Natacha?

Sé lo que he leído. Lo que sé es que tenía 42 años, tenía un hijo que le habían quitado la custodia y que fue una concursante encantadora y muy importante.