Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

El día que me pude ir pronto a la cama después de un prime time

'La Voz' terminó como prometió, a las 00:15 horas de la noche, recortando el prime time español de una forma notable.

Antonio Orozo en 'La voz'
Antonio Orozo en 'La voz'
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
08.01.2019 | 01:05

¿Es rentable? ¿Puede una cadena mantener su estabilidad económica con un prime time que termine a las 12 de la noche? ¿Es sensato? Sinceramente, los números los llevan otros. A mí, como espectador, lo único que me importó es que me pude ir pronto a la cama. La Voz terminó este lunes a las 00:15 horas, exactamente como habían prometido.

El programa pudo gustar más o menos. Pudo ser más o menos lento. Pudieron cantar más o menos concursantes. De hecho, pudo ser un bodrio para algunos. Sin embargo, me pude ir pronto a la cama. Puede que parezca una tontería, pero el prime time español estaba alcanzando unos horarios que sí eran una auténtica tontería.

En España hay una cultura muy televisiva. Si comparamos nuestros resultados con los de EEUU, el rey de las series, con más de 400 millones de habitantes, nos damos cuenta de la importante cantidad de televisión que consumimos. Nuestra vida, en parte, gira alrededor de lo que vemos y lo que no vemos en la pequeña pantalla. De hecho, muchas conversaciones sociales giran en torno a lo que ha pasado en televisión. Por eso es tan importante cuidar este bien.

Que un programa terminase casi a las 2 de la mañana no tenía sentido. Al menos, desde el punto de vista del espectador. Son estrategias comerciales que nada tienen que ver con el contenido. Por muy bien que le fuese a una cadena en cuanto a la cuota de pantalla alcanzada por sus programas, el número de espectador caía drásticamente según avanzaban las horas.

En los últimos años se ha estado viviendo de ganar en los titulares

Ganar share a cambio de espectadores. Puede parecer una locura, pero es de lo que se ha estado viviendo en estos últimos años, de ganar en los titulares. Da igual que un programa de televisión se quedase en apenas 2 millones de espectadores de media si a cambio alcanzaba un 25% de audiencia. 

GH VIP cerró este año con un 29,7% de cuota de pantalla media y 3,1 millones de espectadores. En 2015, cuando el modelo de televisión era el mismo que ahora, el programa mantuvo un 29,9% de cuota de pantalla. Con dos décimas de diferencia la media en espectadores debía ser casi la misma. Sin embargo, aquel año GH VIP logró una media de 3,9 millones de espectadores. El público ya no aguanta los horarios de la televisión española y había que ponerle remedio cuanto antes. 

¿Hay que poner una corona a Antena 3 por esta iniciativa? Cierto es que ellos también han contribuido en toda esta historia a que el prime time se vaya retrasando, pero rectificar es de sabios. Y, por lo tanto, hay que valorar que hayan sido los primeros en ofrecer un prime time más corto y en haber decidido recortar sus series hasta los 50 minutos. 

Más allá de lo que esto suponga en términos comerciales para Antena 3 y para Atresmedia, la iniciativa es buena para los espectadores. Un guiño para el público. De momento, yo me puedo ir ya a la cama.