Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Cuatro, de ser el azote de VOX a principal altavoz de sus defensores

Javier Ruiz se convirtió en un rostro incomodo para la cadena por mojarse en su informativo contra la formación ultra.

Imagen de 'Cuatro al día'.
Imagen de 'Cuatro al día'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
15.03.2019 | 07:33

Mucho se ha hablado del cierre de Noticias Cuatro hace ahora un mes. El consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile, justificaba este cierre “porque debemos evolucionar al ritmo que marcan los intereses de nuestro público" y que el grupo ya tenía una oferta multicanal para mantener al ciudadano informado.

Sin embargo, la realidad es que Noticias Cuatro se había convertido en el informativo que más audiencia perdió en 2018 con 2,8 puntos debido a la cancelación de Las mañanas de Cuatro, mientras que Noticias Cuatro 2 fue el informativo menos visto de la televisión.

Pero, además, a nadie se le escapaba que Javier Ruiz no era un rostro cómodo para el grupo teniendo en cuenta los antecedentes. De hecho ya en 2010, tras la fusión de Telecinco y Cuatro, el periodista fue apartado por no encajar en una línea editorial determinada.

Y lo mismo sucedía en la actualidad. Como ya analizamos en su día, Ruiz era un rara avis en Mediaset España presentando el informativo más opuesto a lo que se ve en el grupo, un informativo de autor donde el periodista no tenía reparo en mojarse y desmontar con datos las mentiras de los políticos. Algo que no gusta especialmente a Vasile.

El periodista se había convertido en el azote de VOX desde la segunda edición de Noticias Cuatro. Son numerosos los vídeos que se han compartido en redes sociales del periodista desmontando con rigurosidad las mentiras del partido de extrema derecha. “La única forma de definir los mensajes que hoy ha soltado VOX es esa: ¡mentira!”, decía en uno de sus informativos.

Noticias Cuatro se despidió con un 3,2% de media de cuota de pantalla, mientras que su sustituto, Cuatro al día, apenas alcanza un 2% en la hora que se emitía el informativo. Teniendo en cuenta que son datos bastante residuales para una cadena de segunda generación, la audiencia no ha variado en exceso.

¿Víctimas o verdugos?

Sin embargo, lo que sí ha variado es el tono editorial de la cadena. Y es que, de ser el azote de VOX, Cuatro se ha convertido en el canal que más cancha le está dando a este partido y en plataforma de sus principales defensores.

Sin ir más lejos, el principal tema que trataron el pasado lunes fue si el partido de extrema derecha era víctima o verdugo. Y lo hicieron dedicándole algo más de media hora al asunto y con una conexión con un miembro del partido supuestamente agredido.

Pero, además, sentaba en la mesa a Cristina Seguí y Carlos Cuesta. Eso sí, rotulados como periodistas cuando Seguí fue fundadora del partido y Cuesta uno de los ponentes del manifiesto lleno de mentiras de la concentración convocada por PP, Ciudadanos y VOX en la madrileña Plaza de Colón, estaba repleto de mentiras.

Sólo un día después, el programa abría con la relación entre la Fundación Francisco y VOX. Y para ello contó con una conexión de casi quince minutos con Pilar Gutiérrez, la mujer más franquista de España. Acto seguido el magacín daba publicidad a un rap dedicado a la formación de Santiago Abascal que apenas superaba entonces las 25.000 reproducciones en YouTube y entrevistaban a un chino y un camerunés que apoyan al partido de extrema derecha.

Pero Cuatro al día no es el único programa que se ha convertido en altavoz para Seguí. Durante las últimas semanas, Todo es mentira ha querido contar asiduamente con la fundadora del partido de extrema derecha. No obstante, este jueves Risto Mejide se vio en la obligación de despedir la conexión con la periodista después de que calificara a Beatriz Talegón como la “Monica Lewinsky de Puigdemont” y no quisiera pedir disculpas.

En apenas unos meses y, tras la cancelación de Las mañanas de Cuatro, la segunda cadena de Mediaset España ha pasado de un 6% de cuota de pantalla a un 4,8% en febrero, su peor dato histórico de audiencia.