Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'Veneno', la tierna carta de amor de Los Javis al valiente mundo transexual

La ficción sobre la vida de Cristina Ortiz se estrena este domingo en ATRESplayer PREMIUM

Daniela Santiago es Cristina Ortiz 'La Veneno' (Atresmedia)
Daniela Santiago es Cristina Ortiz 'La Veneno' (Atresmedia)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
27.03.2020 | 12:38

Decía Javier Calvo hace dos años al recoger el Premio Feroz a la mejor comedia por La llamada que “si alguien, algún niño, niña o persona me está mirando y tiene miedo, siente que está perdido, si siente que no le van a querer,  que sepa que le van a querer, que va a encontrar su sitio y que va a cumplir su sueño. Yo y él (Javier Ambrossi) vamos a escribirte historias para que tú te sientas inspirado”. 

Y eso es precisamente Veneno, la serie que estrenan este domingo en ATRESPlayer PREMIUM: una bonita oda a las mujeres transexuales y un revulsivo para aquellos jóvenes asustados y confusos debido a la disforia de género que se encuentran viviendo. 

Un revulsivo para aquellos jóvenes asustados y confusos

De hecho, ya desde su comienzo, la ficción marca claro ese objetivo en una primera escena de los más tierna con una pequeña Valeria que mira embelesada y sonriente la primera aparición de Cristina Ortiz ‘La Veneno’ en televisión.

Me siento mujer desde que nací. Lo tenía clarísimo. Lo que pasa es que vivía en un pueblo y no sabía”, se le escucha decir con esa frescura que siempre le caracterizó recordando lo difícil que es la vida para una transexual en un entorno rural. 

Por qué Antena 3 debería arriesgar y emitir 'Veneno' en abierto

A partir de ahí, aciertan Los Javis en contarnos la historia de Cristina a través de la mirada de una adolescente Valeria Vargas, la autora de su biografía, y quien busca la ayuda de la artista -los primeros minutos capítulos se centran precisamente en esa búsqueda por las calles de Valencia- para intentar encontrarse a sí misma. 

De esta manera, el espectador toma conciencia de lo que realmente significó Cristina, una mujer que rompió moldes y ayudó a visibilizar a toda una parte de la sociedad que, hasta ese momento permanecía escondida, gracias a la televisión. Un medio que glorifica y hunde personajes en cuestión de segundos.

Todo ello con unos monólogos y unos discursos bien armados que golpean fuerte el corazón, y que nos muestran a la Cristina más alejada del personaje televisivo, una mujer cariñosa y generosa. ¡Cuánta razón en el paralelismo que se hace entre la vida y el juego de Snake! 

¡Digo! 

Y, cómo no, sin dar de lado ese humor tan característico de La Veneno que queda genialmente reforzado por Paca La Piraña, todo un descubrimiento y uno de los mejores personajes que se dejan ver en este primer episodio, y ofreciendo esos pequeños guiños y cameos televisivos tan propios de Paquita Salas que llevarán al espectador a jugar.

Tampoco podemos obviar el excelente trabajo de Daniela Santiago e Isabel Torres como Veneno -Jedet no sale en este primer episodio-, que tenían ante sí el gran reto de no verse superadas por un personaje tan enérgico e icónico como La Veneno. Y, por supuesto, de Lola Rodríguez, la joven que interpreta a la adolescente Valeria y que ilumina la pantalla en cada escena que aparece.

Después de La llamada y Paquita Salas, siempre había tenido la duda de si el éxito de ambos productos no terminaría por arrollar a Los Javis. Nada más lejos de la realidad. De momento, este capítulo piloto tan redondo les consagra como unos de los mejores fabricantes de emociones. Que así siga siendo.