Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

Crítica 'Valeria': una dramedia romántica poco ambiciosa pero entretenida

La nueva serie original de Netflix, basada en los libros de Elísabet Benavent, se estrena este viernes 8 de mayo

'Valeria' (Netflix)
'Valeria' (Netflix)
Jorge Rabazo
@jorge__rb
08.05.2020 | 13:20

En el año 2014, la autora Elísabet Venabent publicaba la primera novela de su saga Valeria. Seis años después, la historia cobra vida en forma de serie de televisión para Netflix, en la que es la nueva apuesta española de la plataforma. 

La serie narra la historia de Valeria (Diana Gómez, 45 Revoluciones) una escritora en crisis que se refugia en sus tres mejores amigas: Lola (Silma López, Cosas de la vida), Carmen (Paula Malia, El Vecino, Benvinguts a la familia) y Nerea (Terea Riott, Barcelona nit d’estiu)

Valeria y sus amigas están inmersas en un torbellino de emociones sobre amor, amistad, celos, infidelidad, dudas, desamores, secretos, trabajo, preocupaciones, alegrías y sueños sobre el futuro. 

Valeria es una serie feminista en su concepción pero apta para todos los públicos

A través de estas cuatro amigas, la serie pone el foco en la crisis existencial habitual en los jóvenes que rondan los 30 años. Valeria muestra esa búsqueda de lo que se quiere ser, de las constantes dudas, caídas e intentos por salir a flote en un momento clave de la vida. 

Un reparto repleto de caras no demasiado conocidas, uno de los grandes aciertos de la serie. Interepretaciones bastante naturales acordes a la historia que se narra. Eso sí, la serie falla en las presentaciones de algunos de esos personajes principales, demasiado superficial. Quizá porque simplemente busca contentar a las seguidores de la novela y no atrapar nuevos espectadores. 

Recuerda, en parte, a la Vida Perfecta de Leticia Dolera, aunque salvando muy mucho las distancias. Una serie que tal y como nos contó la autora de la saga va a “reivindicar el papel de la mujer en su propia vida", y que no trata de lanzar un mensaje feminista, sino que es feminista desde su concepción.

Y eso se nota. No obstante, esto no significa que Valeria sea una serie "solo apta para mujeres", sino que cualquiera se puede sentir identificado con muchos de los problemas de las protagonistas. 

Una dramedia romántica donde el sexo tiene bastante protagonismo, y más concretamente el sexo femenino, pero de una forma completamente natural. La serie está cargada de escenas muy eróticas, ya que tal y como expresa la escritora, el disfrute femenino se pone en primer plano, siendo también uno de los conflictos principales de la historia. 

Madrid es la quinta protagonista de la serie 

Valeria es, sobre todo, una oda a la amistad. La relación entre las cuatro amigas es la base estructural de la historia. Los consejos que se dan la una a la otra en sus reuniones suelen ser el alivio cómico dentro de sus vidas plagadas de problemas. 

Uno de los aspectos más interesantes de la ficción es que la mayoría de sus exteriores están grabados en Madrid. La ciudad se convierte así en la quinta protagonista de la serie. Ver un capítulo significa dar un paseo por todos los rincones de la capital, muy agradable en estos tiempo de confinamiento. 

Valeria no cuenta nada nuevo. Es una serie inofensiva, con errores, que no pasará a la historia pero que es, en cualquier caso, un buen entretenimiento, ligero pero solvente. Y si esa es su pretensión principal, cumple con su cometido.