Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'Inés del alma mía': Elena Rivera "conquista" en una notable aventura histórica

'Inés del alma mía' se estrena este 31 de julio en exclusiva en Amazon Prime Video antes de dar el salto a TVE

Elena Rivera en 'Inés de alma mía' (RTVE y Amazon)
Elena Rivera en 'Inés de alma mía' (RTVE y Amazon)
Jorge Rabazo
@jorge__rb
31.07.2020 | 13:08

Ya anunció RTVE en la presentación de Inés del Alma Mía, que esta serie sería un “proyecto ambicioso y diferencial”. Y no es para menos: cada capítulo de la ficción ha costado alrededor de un millón de euros, y como no podía ser de otra forma, se nota.  

Basada en la novela Inés del alma mía, el best seller millonario de la chilena Isabel Allende traducido a más de 30 idiomas, esta serie adaptación es una coproducción que estará dividida en un 63% para RTVE, un 23% para Boomerang TV y un 14% para Chilevisión.

A lo largo de ocho capítulos, Inés del alma mía narrará la historia de Inés Suárez, una joven y audaz extremeña que se embarca hacia el Nuevo Mundo en busca de su marido, extraviado al otro lado del Atlántico, y sus sueños de tener una vida de aventuras, algo impensable para una mujer de su época.

Inés del alma mía es, por tanto, una serie de corte histórico, pero además basada en hechos reales. Inés SuárezPedro de Valdivia, entre otros, son personas que existieron en la realidad y Conquistadores cuya lucha fue, con licencias como es natural, tal cual narra este proyecto. Esta serie devuelve a TVE las ficciones históricas tales como Isabel o Carlos Rey Emperador que tan bien les funcionaron hace unos años, pero esta vez con una epopeya más épica y cargada de aventuras. 

Elena Rivera se echa a las espaldas prácticamente todo el peso de la serie

Y como decíamos, la ambición con la que nace la serie se deja notar en el resultado. Inés del alma mía se adentra de lleno en la Conquista del Nuevo Mundo, pero esta vez a través de la mirada de una mujer. Y aunque en un primer momento la protagonsita se embarca en esta aventura para buscar a su marido, pero pronto el viaje le servirá para conseguir otras hazañas, y además, para enamorarse de nuevo. 

Pero dejando un lado la factura técnica, que naturalmente con semejante presupuesto tenía que ser al menos decente, la serie destaca sobre todo por su protagonista, Inés, a la que da vida una estupenda Elena Rivera.

La actriz se echa a las espaldas prácticamente todo el peso de la serie, siendo la protagonista absoluta. Rivera hace aquí el que quizás sea su mejor papel, o al menos, el mayor de los retos a los que se ha enfrentado en su carrera, al ponerse en la piel de esta mujer luchadora que tuvo que sufrir lo indecible hasta llegar a dónde llegó y que pasó de ser una candidata a monja a una de las conquistadoras más importantes de la historia. Un cambio que la actriz realiza a la perfección.

Ambientada en el siglo XVI, lógicamente la sociedad del momento está regida por las normas religiosas y la Iglesia es la Institución que dicta las leyes. Pero Inés no se achanta y busca salirse de la norma a pesar de estar a cargo de su abuelo, un sacerdote, al que tiene que enfrentare para liberarse. 

Para ello, Inés decide aprender a leer, no tiene miedo a tener pareja o a tener sexo aunque le puedan descubrir, y se embarca posteriormente en un viaje en el que no paran de recordarle constantemente que "es demasiado complicado para una mujer". Y precisamente aquí reside uno de los aspectos más interesantes de esta serie: el mostrarnos a una de las precursoras del feminismo.

Gracias a un sobresaliente montaje, la ficción consigue mostrar esa dicotomía entre Inés viviendo libremente su vida, descubriendo el sexo, con otras imágenes de su abuelo rezando y azotándose con un látigo. "Has estado fornicando como una ramera", le dice en un momento dado, antes de marcharse para siempre harta de no poder vivir su vida con libertad.

Esta serie puede atraer a muchos espectadores que quieran descubrir la historia de esta mujer adelantada a su tiempo

Muy significante es el comentario que la hermana de Inés le hace antes de su partida: “Al menos una de las dos vivirá libremente su vida”. Una frase que puede resumir a la perfección el punto de partida de esta historia y de esta mujer, considerada una adelantada a su tiempo.

Si de algo peca este primer capítulo es de tener un segunda parte demasiado atropellada, en la que vemos la llegada de Inés a Chile a través de una expedición en busca de su marido. Quizás mucho que contar para un capítulo de presentación que, a pesar de todo, consigue poner las piezas sobre la mesa y presentar a unos personajes interesantes con, al menos a simple vista, una historia apasionante. 

Y una vez allí, en el nuevo mundo, Inés descubrirá el verdadero amor de su vida, el famoso conquistador español Pedro de Valdivia, al que da vida un también estupendo Eduardo Noriega. Juntos protagonizarán un romance, a la vez que se embarcan en una aventura que les convertirá en los principales artífices del nacimiento de una nación. La serie, por tanto, estará repleta de escenas de guerras y batallas muy bien resueltas. 

A falta de adentrarnos más en la historia, Inés del alma mía parece un producto más que notable que encantará a aquellos a los que les guste el revisionismo histórico, pero que también puede acercar a otros espectadores para descubrir la historia de esta mujer luchadora y adelantada a su tiempo que se convirtió en una pieza clave de la historia de España.