Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

Crítica: Lo nuevo de ‘Embrujadas’ no le gustará nada a los amantes de la vieja ‘Embrujadas’

Este lunes se estrena en HBO España el remake del clásico americano 'Embrujadas'.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
15.10.2018 | 17:24

Ver lo nuevo de Embrujadas es como ponerle los cuernos a Prue, Piper y Phoebe (y Paige). Casi te sientes mal cuando ves que otras cogen el libro de las sombras. Pero había que pasar por este mal trago para saber si esta nueva Embrujadas merece la pena o es un intento de renovar una marca mítica sin mucho sentido. Y lo cierto es que esta nueva serie poco o nada le gustará a los seguidores de la clásica.

La ficción, que ha llegado a España este mismo lunes gracias a HBO, parece que no se acuerda mucho de la original. Y es que la nostalgia es muy peligrosa y jugar con ello en ocasiones se convierte en un arma de doble filo. Por un lado tienes prensa y seguimiento asegurado, pero al mismo tiempo te enfrentas a demasiados recuerdos del pasado.

Aunque conserva algunas similitudes con la serie original respecto a la trama, esta nueva serie tiene muy pocos guiños nostálgicos con Embrujadas. No es Jurassic World, en la que se recordaba constantemente a la serie original para llegar al corazón de los espectadores. En esta nueva Embrujadas han intentado huir lo más posible de la antigua para no tener que hacer frente a las comparaciones. 

En esta nueva Embrujadas han intentado huir lo más posible de la antigua para no tener que hacer frente a las comparaciones

Esta nueva Embrujadas es mucho más adolescente que la serie anterior. Si bien las brujas originales ya rondaban los 30 años y tenían una estabilidad, en este caso nos encontramos con estudiantes de universidad que le concederán a la trama secuencias más quinceañeras. Una forma de atraer a un nuevo público, el que no vio la original, y desprenderse de los nostálgicos que querían ver cómo el poder de tres les hacía libres.

Más allá de los lazos familiares, presentados de distinta manera, Embrujadas guarda un semejante modelo de episodio. En cada episodio se mostrará a un demonio que habrá que vencer mientras un enemigo más importante tiene una línea argumental que durará toda una temporada. 

El espectador que se enamoró de las dueñas del P3 quiere ver en esta nueva serie un poquito de la antigua

Sin embargo, el espectador que se enamoró de las dueñas del P3 quiere ver en esta nueva serie un poquito de la antigua. Hasta la forma de aparecer y desaparecer del “nuevo Leo” produce una desazón en los seguidores del clásico. Embrujadas era una serie que hacía de lo cutre un arte, pero la queríamos así. 

Estas nuevas embrujadas, que juegan con la M de Mel, Maggie y Macy, viven mucho más codo con codo con la actualidad del país y dejan migas del empoderamiento femenino a cada paso que dan. Y ahí es donde tiene una oportunidad esta serie, en convertirse en una ficción completamente nueva. Y es que más vale que el amante de Embrujadas la vea como algo completamente distinto porque, si no lo hace, lo pasará realmente mal. Y es que, tal vez, el recuerdo a Melinda Warren sea lo único que haga suspirar a los que vean el primer episodio con nostalgia.