Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

El complicado regreso de ‘La Verdad’: de cómo Telecinco no supo gestionar su emisión

La ficción regresa este miércoles a la cadena con nuevos episodios.

'La verdad' (Mediaset España)
'La verdad' (Mediaset España)
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
07.11.2018 | 09:00

La pasada semana, Telecinco presentaba ante los medios de comunicación su nueva estrategia de distribución de series de televisión y, además, aprovechaba para hablar de todos los proyectos que tienen en estos momento en preproducción y en producción. Una forma de expresar su apuesta por la ficción. Una forma de dejar atrás esa imagen de haber sido una cadena que no trata muy bien a sus series. Y es que la pasada temporada no fue muy buena para la cadena en términos de prestigio y no por la calidad de sus series, sino por su forma de programarlas. 

La verdad ha sido el claro ejemplo de todo lo que una cadena no debe hacer con una serie de televisión. Una trama potente y un plantel de actores más que curioso hacían de La verdad uno de los grandes títulos de la temporada de Telecinco. Sin embargo, su forma de ver la luz ya fue paródica y las enésimas zancadillas que tuvo por el camino hicieron imposible su triunfo.

Telecinco estuvo seis meses sin estrenar una nueva serie de televisión hasta que llegase La verdad. La anterior fue El accidente, en noviembre de 2017. La verdad se estrenaba después de numerosos retrasos y de una promoción en antena que anunciaba su lanzamiento “próximamente” durante meses. Las redes sociales ya bromeaban sobre la existencia o no de esta serie de televisión que nunca veía la luz. 

Los retrasos en la emisión de 'La verdad' provocó que el verano se les echara encima

La intención de Telecinco en un principio era emitir todos los episodios de La verdad sin parones, como hicieron con Sé quién eres con sus 16 episodios. Sin embargo, los retrasos en la emisión de La verdad provocó que el verano se les echara encima y tuviesen que cortar la temporada para no emitir episodios en días de tan bajo consumo televisivo.

Y así es como se ha llegado hasta este día: el miércoles 7 de noviembre se estrenan los nuevos episodios de la ficción. Una serie de televisión que necesita tanta continuidad y tanto recuerdo de lo acontecido en episodios anteriores pondrá a prueba a los espectadores. De funcionar en su emisión lineal, Telecinco habrá sorteado un inmenso bache. De tropezar, se terminará demostrando lo mal que lo ha hecho la cadena con este título.

En los tiempos actuales, las series de televisión lo tiene muy complicado para mantener en emisión una segunda temporada. A menos que sea una comedia, que no necesitan tanta fidelidad por parte de la audiencia, los dramas exigen tanto al espectador que ya resulta muy difícil mantener buenos datos. De hecho, la última que lo intentó fue La casa de papel en Antena 3 y bajó de forma notable cuando quiso regresar en octubre después de haber parado en junio.

Los eternos tropiezos de ‘La verdad’

Ya ni los pequeños parones le sientan bien a las series de televisión, pues cada vez el espectador tiene menos memoria. La ficción se estrenó con un 17,2% de cuota de pantalla y 2,8 millones de espectadores. Por el camino, ya han desaparecido 1,2 millones de espectadores, que no vieron el octavo episodio de la serie, el último emitido.

La serie se estrenó en la noche de los lunes, pero Telecinco empezó a marear a los espectadores en cuanto vio que la serie bajada mucho su audiencia. Saltó a los martes, emitió su penúltimo episodio en la noche de los jueves y se despidió un miércoles. La verdad pasó por todos los días de la semana y eso no es muy bien recibido por parte de la audiencia.

Tanto es así que la serie llegó a caer a un 11,9% de cuota de pantalla y 1,4 millones de espectadores en su penúltimo episodio. Un castigo contra Telecinco, que incluso dejó de emitir la serie durante una semana porque el fútbol había retrasado demasiado su horario (algo que anunció en el último momento).

Ahora que Telecinco no necesita mucho de buenos datos de sus series para equilibrar su audiencia, es un buen momento para quitarse La verdad encima. Con GH VIP y Vivir sin permiso, la cadena parece que tiene noviembre solucionado. Por eso la serie regresa sin mucha promoción más allá de las caretas y los anuncios en televisión. A Telecinco ya no le interesa mucho La verdad, pero en este caso no es culpa de la serie.