Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

De cómo 'Cuéntame' habla de la oferta que tuvo de Antena 3 a través de Toni

La productora negoció en el pasado con Antena 3 la venta de la serie

Pablo Rivero es Toni Alcántara.
Pablo Rivero es Toni Alcántara.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
03.04.2019 | 13:30

Hace ahora tres semanas, cuando los periodistas podíamos ver en primicia el primer capítulo de la 20ª temporada de Cuéntame en el Festival de Málaga, desde BLUPER nos preguntábamos si TVE se atrevería a tratar abiertamente la llegada de las cadenas privadas a principio de los años 90. “Los guionistas tienen aquí una oportunidad de hacer metatelevisión de forma muy interesante”, decíamos.

Y así será. En el capítulo de este jueves titulado La vida es una caja de sorpresas los espectadores asistirán al dilema profesional de Toni Alcántara después de recibir una tentadora oferta de Antena 3, que iniciará sus emisiones en breve.

Una trama que, una vez visto el capítulo y con los antecedentes en guiños con los que nos suele sorprender la ficción, sirve perfectamente para retrotaernos a unos años atrás cuando Atresmedia llegó a un acuerdo con Ganga Producciones para hacerse con los derechos de Cuéntame.

Entonces, después de que saliera a la luz que la productora podría no estar al corriente de sus cuentas con Hacienda y la indecisión por parte de TVE de renovar la ficción, la productora negoció con Antena 3 la venta de la serie.

No obstante, TVE tenía derecho de tanteo. Si la pública no igualaba la oferta que Atresmedia les había puesto sobre la mesa (38 capítulos por un presupuesto de 24,5 millones de euros), la ficción cambiaría de manos y entraría a formar parte del catálogo de series de la de San Sebastián de los Reyes, aunque con un nombre distinto.

Finalmente, el Consejo de Administración de RTVE decidió igualar la oferta de Atresmedia para poder seguir emitiendo la que entonces y ahora era y es su serie más vista.

Como en casa, en ningún sitio

Y así, como ya decimos, la serie hablará de lo que supone recibir la oferta de una cadena privada a través de Toni: sus dudas ante el dilema de ganar más dinero, de emprender una nueva aventura en una cadena privada que a priori no está manipulada por el Gobierno…

“Como en casa, en ningún sitio”, se le escuchará decir a su jefe en un momento del episodio entre otros argumentos para que el joven se quede en la televisión pública, como hizo la propia serie. “Yo echo el anzuelo. Y si pica, pica”, le dicen desde la privada.

Pero, además, volviendo a la pregunta de si TVE se atrevería a hablar del propio sector audiovisual, también hay que decir que desde la serie también se abordará los intereses políticos en la televisión pública ejemplificado en la defenestración de Pilar Miró.

Falsamente creada por Aznar 

Lo paradójico de la historia de Cuéntame y Antena 3 es que antes de que TVE aceptara producir la serie, estuvo por varias cadenas peregrinando, incluida la privada. “Se escribió ocho años antes de que la aceptara la televisión pública. Nos la rechazaron sistemáticamente Antena 3, Telecinco y TVE. Pero Miguel Ángel Bernardeau nunca tiró la toalla. Cambiaba el título, ponía otra portada y la volvía a presentar a las mismas cadenas”, explicaba uno de sus guionistas, Eduardo Ladrón de Guevera.

Y eso que estaba ‘apadrinada’ por el mismísimo expresidente del Gobierno, José María Aznar. O al menos eso relató en sus memorias. “Invitaba a cenar con cierta asiduidad a un grupo en el que se encontraban Imanol Arias, Ana Duato y su marido, Tina Sainz, Asumpta Serna y Raúl del Pozo. No sé si se ha contado en otro sitio pero la idea de la famosa serie Cuéntame nació en una de esas cenas. Lo que pasa es que a las ideas hay que ponerle ruedas”.

Sin embargo, tiempo después, el propio Ladrón de Guevara, lo negaba. "Yo escribí el primer capítulo y desarrollé la biblia y jamás vi a Aznar por allí. No le conozco. No intervino en absoluto en la génesis. Otra cosa es que coincidiera en alguna comida con Bernardeau, Ana Duato, Imanol Arias y Pastora Vega y hablaran de la serie".