Cabeceras especiales

Cabecera

ESPECIAL

Cinco años sin Call TV: ¿Por qué desaparecieron de la televisión?

La Ley del Juego puso fin a estos formatos que ocupaban la franja nocturnas de nuestras televisiones.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
02.04.2017 | 14:00

¿Por qué ya no existen los Call TV? Hubo un tiempo en que estos formatos de televisión ocupaban la franja nocturnas de todas las televisiones privadas, desde Telecinco hasta Antena 3 y desde Cuatro a laSexta. Ninguna privada nacional se mantenía al margen de estos formatos poco transparentes que vivieron su propia muerte en 2012. Después de años en los que lograron incluso destacar en términos de audiencia, la Ley del Juego puso fin a una etapa algo oscura de la televisión en España. 

Programas que anunciaban líneas abiertas pero que se emitían en diferido o supuestos participantes que daban respuestas sin ningún tipo de sentido. Estos son algunos de los escollos que se encontraron los espectadores que pensaban que estos programas eran totalemente legales y que tenían alguna posibilidad de llevarse el premio final. Así picaban cientos de usuarios al cabo del día, pero muy pocos lograron alguna vez algún premio.

Fue en mayo de 2011 cuando se publicó en el BOE la modificada Ley del Juego que obligaba a este tipo de programas de televisión a ofrecer una mayor transparencia en sus emisiones. Las empresas que ofreciesen este tipo de servicios tendrían que tener una licencia de la Comisión Nacional del Juego, un depósito de dos millones de euros y una tasa cifrada en 38.000 euros. Ante este nuevo escenario comenzó la muerte de los denominados Call TV

Tardaron más de un año en ir desapareciendo poco a poco de la programación de las distintas cadenas. Y fue en el primer semestre de 2012 cuando su vida llegó a su fin. Fue Telecinco la última en deshacerse de este tipo de formatos. Y es que en 2009 se estimó el 10% de los ingresos de la cadena procedían de este tipo de programas y de los SMS recibidos en concursos como Gran Hermano. Una buena cantidad de dinero a la que la cadena no quería tener que decir adiós.

laSexta, semilla de la gran crisis

Fue un caso de 2009 el que significó el fin de este tipo de programas. Un joven llamado Rubén llamaba en noviembre de 2009 al programa nocturno de laSexta llamado Gana ahora. Para desgracia del programa, el concursante acertó por un error de la presentadora y la productora del programa se negó a pagar los 60.000 euros que había ganado. 

El concursante llevó a juicio el caso y finalmente cobró el premio que había ganado. laSexta se lavó en ese momento las manos asumiento que era un error de la productora y que abriría una investigación en torno a este caso. Mientras tanto, aseguraba el pago del premio a Rubén. A partir de ese momento se empezaron a mirar este tipo de programas con muy malos ojos, lo que supuso el principio de su fin. 

De los Call TV a al tarot

Según el blog Tencuidado.es, especializado en denunciar durante aquellos años este tipo de programas,"la premisa de la que parten la mayoría de los programas de Call TV es la de ganar dinero aprovechando la paradoja normativa que rodea la legislación relacionada con estos ámbitos. Precisamente, el derecho ampara estas prácticas con lo que se llama “dolus bonus”. Este concepto, según la profesora Mª Jesús García, se apoya en 'la exageración de las cualidades o el valor de una cosa” y es, por tanto, 'la astucia del vendedor de la que el comprador debe defenderse'".

Si bien los Call TV tenían que hacer frente a un nuevo sistema legal, los programas de tarot podían seguir haciendo frente a su negocio en televisión sin tener que dar explicaciones a nadie. Al mismo tiempo seguían ofreciendo un servicio de llamadas de pago que mantenía cierta cantidad de ingresos para las cadenas de televisión. 

A pesar de que estos programas de esoterismo tuvieron su momento de auge en la televisión, ahora sólo queda El horóscopo de Esperanza Gracia en las grandes televisiones como referente. Atresmedia es la única que mantiene una emisión sobre el juego en la madrugada con European Poker Tour, pero sin participación de espectadores.