Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Los Chicos Hermida, cantera de concursantes de realities

Es una forma de volver a trabajar en una televisión en la que antes no faltaban proyectos

Mike Medianoche
@mikemedianoche
05.08.2018 | 14:08

En la segunda temporada de Paquita Salas, desde PS Management se embarcan en uno de los episodios en la realización de un calendario benéfico de famosos con personas con discapacidad. Pero una chica se enfada y mucho cuando le toca hacerse la foto con Belinda Washington. “Contigo no, porque no eres famosa”, dice la chica, disfrazada de Charlot, mientras Belinda se justifica diciendo que en alguna serie ha tenido “Frases en algunas muy cortas… Empecé con Jesús Hermida hace tiempo, he sido azafata de vuelo, he hecho muchas cosas en mi vida...

Belinda Washigton tiene un papel muy sutil en las dos temporadas de Paquita Salas, pero de ella siempre se destaca su profesionalidad, su versatilidad a la hora de trabajar como actriz, cantante o presentadora. Y con esta anécdota del calendario, también se pone de manifiesto lo injusta que es la industria televisiva y cómo aquellos Chicos Hermida que durante años trabajaron a piñón en la pequeña pantalla desaparecieron hasta el punto de que las nuevas generaciones no lo consideran famosos.

Agustín Bravo, anfitrión de 'Ven a cenar conmigo'

Hace un par de semanas, en Cuatro, vimos de nuevo en una televisión nacional a otro chico Hermida Agustín Bravo trabajando, solo que en esta ocasión no lo hacía desarrollando su faceta periodística. Y es que Agustín era uno de los participantes de Ven a cenar conmigo Summer Edition, la versión con famosos que ha emitido la cadena en sus días de diario.

La buena labor comunicativa de Bravo fue ensalzada por Ángel Garó, con unos halagos que acabaron desencadenando un enfrentamiento con otra concursante, Raquel Bollo. “Me da vergüenza que este país olvide a los suyos. Para mí Agustín Bravo es un gran presentador, una persona con mucha categoría. A mí me da vergüenza que haya muchas personas con talento que no estén en televisión y que estén cuatro mierdas ¿tú me comprendes?”.

Y es que realmente, lejos está aquella época en la que los hijos televisivos de Jesús Hermida tenían su propio programa en televisión, y de hecho, muchos han tenido que acceder a convertirse en concursantes de algún tipo de reality para permanecer en el medio.

La razón por la que Irma Soriano entró a 'GH VIP'

Uno de los primeros nombres que vienen a la cabeza cuando pensamos en chicos y chicas Hermida es el de Irma Soriano, quien tras obtener el prestigio de ser Chica Hermida tras su paso en Por la mañana estuvo muchos años ligada a Antena 3 primero y a diversas autonómicas después.

Durante un parón profesional, en 2017accedió a concursar en Gran Hermano VIP y se convirtió en una de las finalistas de. Su participación estuvo marcada por polémicas como sus peleas con Aída Nízar, y cuando acabó el concurso, admitió que muchos compañeros le dijeron que no entrase en la casa de Guadalix, pero que lo hizo porque no tenía ninguna oferta profesional sobre la mesa.

Así, en una entrevista, explicó que Toñi Moreno fue una de ellas, “y yo le dije ¿me han llamado de aquí del Sur? ¿Y cuando hablé con Televisión Española, que tenía una llamada al director de contenido, me han devuelto la llamada? ¡Vamos a dejarnos de tonterías! Eso es un trabajo, que es muy difícil, ¡hombre, que me lo digan a mí!”.

Su paso por Gran Hermano VIP permitió a Irma Soriano volver temporalmente a la televisión, no solo como invitada para hablar de su experiencia en la telerrealidad, sino también como colaboradora durante varias semanas en Sábado Deluxe, programa en el que coincidió con Nieves Herrero, otra de las más recordadas chicas Hermida.

Consuelo Berlanga, una frágil 'Superviviente'

En 2010, la también chica Hermida Consuelo Berlanga se convirtió en una de las concursantes de Supervivientes, y como le sucedió a Irma, demostró que no tenía una propuesta laboral mejor, y que ni siquiera sabía bien cuál era la mecánica del concurso.

Así, en la primera gala, Berlanga estalló contra el programa y contra la organización después de pedir a sus compañeros que la nominasen, algo que tenían prohibido. “¡Sois unos mentirosos! No sabía bien de qué iba el programa, debe de ser eso. Ya se sabe que la ignorancia es atrevida, llevo 20 años viviendo de mi credibilidad, la gente me cree, aquí por lo visto vale mentir, así que lo mismo me he equivocado de programa. Quería un chubasquero y pregunté si podía traérmelo o esperaba a uno mejor que me iba a dar la organización, y no tengo ninguno”, reprochaba Berlanga entre lágrimas ante Jesús Vazquez, que intentaba que las aguas volviesen a su cauce.

Como Irma, Consuelo tuvo temporalmente suerte, y durante varias semanas colaboró con María Teresa Campos en ¡Qué tiempo tan feliz! a su salida del concurso.

Leticia Sabater, la chica Hermida de los mil realities

Otros chicos Hermida que han concursado en algún reality o talent son Belinda Washington y Míriam Díaz Aroca en ¡Mira quien baila!, o Míriam también en Splash. Tampoco podemos olvidar que con Jesús Hermida despegó la carrera televisiva de María Teresa Campos, que ha llegado a tener su propio reality con sus hijas Terelu y Carmen Borrego.

Pero si hay una chica Hermida que ha pasado por todos los realities habidos y por haber es Leticia Sabater, que en 1989 también parte del programa matinal Por la mañana. A Leticia la hemos visto concursar en La selva de los famosos, Esta cocina es un infierno, ¡Mira quién baila!, Acorralados, Expedición Imposible y Supervivientes. Vaya, que literalmente nos ha faltado verla tirarse por un trampolín ante las cámaras.

No hay duda de que Leticia Sabater es la chica Hermida que más tiempo ha permanecido en televisión, de la que cada cierto tiempo sabemos más o menos por dónde anda. Eso sí, desde hace más de diez años, lo de Leticia se ha convertido en hacer un espectáculo televisivo constante y con el único fin de dar de qué hablar. Ha protagonizado peleas sonadas dentro y fuera de los realities, ha acudido a un plató para enseñar cómo le ha quedado la operación de un ojo, o para que la hipnoticen si hace falta. Ella no puede presumir, como Consuelo Berlanga, de haber vivido televisivamente gracias a su credibilidad.