Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Carta a José Antonio Sánchez, una marioneta borracha de propagandismo

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
28.05.2015 | 06:00

Este martes, el presidente de RTVE José Antonio Sánchez comparecía ante la comisión mixta de control parlamentario en el Congreso para responder, entre otros asuntos, a las acusaciones de manipulación en torno al programa especial que se emitió la noche electoral del pasado domingo en La 1 y que supuso un auténtico batacazo en términos de audiencia. El presidente, para defenderse de las críticas, sólo pudo decir que no compartía el tipo de programas que se hacen en laSexta.

Querido José Antonio Sánchez,

Sólo hace cuatro años, cuando usted estaba a punto de entrar en Telemadrid como su nuevo director, en TVE se realizó un especial electoral líder, plural y profesional. Tal vez se lo perdió y no pudo aprender de sus antecesores en el cargo porque, por aquel entonces, ya estaba planeando cómo manipular y destrozar la pública madrileña.

En aquel 2011, Ana Pastor era la encargada de moderar la mesa de análisis mientras se iba descubriendo el resultado electoral. Sí, una Ana Pastor, que junto a una Ana Blanco a la que usted ha quitado del medio y a una Pepa Bueno que no tuvo más remedio que huir de TVE, lideró por encima de cualquier privada con un 14,4% de cuota de pantalla. En ese momento laSexta no tenía ni un especial electoral. 

Según sus criterios, sólo compitió contra Antena 3, esa cadena contra la que usted dice que se puede comparar TVE al ser una generalista “normal”. Los anormales de laSexta, este pasado domingo, le doblaron en audiencia con un 16% de cuota de pantalla y casi dos millones y medio de espectadores. Su programa, sin embargo, sólo alcanzó un 8% de cuota de pantalla. Le aplastaron con la misma Ana Pastor que una vez les hizo líderes y referencia.

¿Referencia? Se lo explico, señor Sánchez. Referencia es una persona o una cosa que sirve como base, modelo o punto de comparación. Todo en lo que se ha convertido laSexta y todo lo que, en torno a su figura, es un antónimo. Según los papeles de Bárcenas publicados por El Mundo, usted cobró del PP en 1994 y 1995 hasta 2 millones de pesetas, cuando ejercía como cronista del diario ABC. Según mi propio criterio, usted está destruyendo una televisión pública llena de grandes profesionales que tienen las manos atadas.

“No sé si al espectador este tipo de debate y seguimiento no le interesa”, dijo usted el pasado martes cuando le preguntaron por las audiencias del especial. A España sí le interesaba mucho este resultado electoral, por eso este año en vez de dos especiales como en 2011, había más de cinco cadenas con una programación volcada con las elecciones. Pero no le interesaba SU especial. Un especial sin pluralidad, manipulado y con la clara intención de esconder el batacazo del PP. 

Rodríguez Zapatero ajustó la elección del presidente de RTVE a una mayoría de dos tercios en el Congreso de los Diputados. Usted fue elegido a dedo después de que el PP, sin esconderse, eliminó esta norma para poder poner a personas como usted al frente de una empresa pública. A personas sin conciencia que no tengan timidez ni sonrojo a la hora de manipular la televisión de todos. Usted, como periodista, es una condena para esta profesión.

Iñaki Gabilondo, el que fuese director de los informativos de TVE, ya dijo en Salvados que TVE siempre fue una televisión privada. Su jefe, señor Sánchez, debe estar muy contento con usted. Espero que, por lo menos, la cesta y la paga de Navidad haya merecido la pena. Váyase pronto, antes de que el daño a esta televisión sea irreparable.