Cabeceras especiales

Cabecera

IN MEMORIAM

La vida de Carmen de Mairena bien se merecería una serie

La artista catalana ha fallecido a los 87 años por causas naturales

Mike Medianoche
@mikemedianoche
23.03.2020 | 13:50

Dentro de unos días, Atresplayer PREMIUM estrenará el primer capítulo de la serie Veneno, basada en la vida de Cristina Ortiz, La Veneno, famosa transexual de la televisión de los años 90 que tuvo un final aciago. Este domingo conocíamos que otra transexual muy conocida gracias a la pequeña pantalla (y que coincidió con La Veneno más de una vez en los platós), Carmen de Mairena, había muerto por causas naturales a los 87 años, tal como se explicó a través de sus redes sociales

Cuando aseguró que ‘El Baile del Gorila’ se lo había robado Melody

La primera aparición que recuerdo de Carmen de Mairena en la televisión fue en Crónicas Marcianas. Javier Cárdenas entrevistaba a aquella corpulenta mujer que, claramente de coña, aseguraba que la canción de ‘El baile del gorila’ era suya, y que Melody era una niñata que se lo había robado. Carmen ni siquiera se sabía la letra, más allá de tararear “rumbera” y “uh-uh-uh”, pero aquello fue magnético.

Poco a poco, volvió a salir cada noche por la televisión, ya sea en reportajes o visitando el plató en directo. Lo mismo se iba a la playa que sacaba su lado más erótico y deportivo, haciendo atletismo. El público enloquecía cuando decía exabruptos como “mira si tengo glamour, que el coño me huele a Ambipur” o “soy puta y mi coño lo disfruta”. Carmen nos evadió de la realidad y nos hizo reír, algo que es de agradecer siempre, y más, en momentos como el actual. 

Cuando terminó Crónicas (y tras grabar FBI: Frikis Buscan Incordiar, un denigrante producto de bromas dirigido por Cárdenas) se convirtió en un personaje recurrente de los programas rosa, como ¿Dónde estás corazón? o Sálvame Deluxe. Allí descubrimos que no todo eran risas y chascarrillos en su vida.

Gracias a 'DEC' o 'Sálvame' descubrimos que no todo era risa en su vida

Y es que la artista comenzó en el mundo de la farándula con el nombre artístico de Miguel de Mairena, y más tarde hizo la transición y el mundo conoció a Carmen. Antes, no obstante, ya sacaba su lado femenino a relucir en sus shows, cuando imitaba a Sara Montiel o Marujita Díaz como transformista; e incluso alguna vez se convirtió en Carmen ya que una pareja se lo pidió.

En el amor no le fue bien; asegura que muchos homosexuales se enamoraron de ella, pero Carmen buscaba un “hombre macho”, como solía decir. En una entrevista en el Deluxe en 2013 aseguró que en su día se enamoró “algo” de Javier Cárdenas, de quien ya no tenía noticias. Por su muerte, el comunicador que le ha dedicado bonitas palabras en redes sociales, y asegura que Carmen le trató como “un hijo”.

Tampoco lo tuvo fácil en el terreno profesional. Aunque cantaba y bailaba estuvo varias veces en la cárcel por ser, por entonces, un hombre gay; esto no ayudaba a la firma de nuevos contratos, y acabó ejerciendo la prostitución para subsistir.

La soledad es el mayor problema de nuestros mayores, y esta se acrecienta si eres una mujer trans, exprostituta y con fama de mal hablada. Sus últimos años los pasó en una residencia para mayores; cuando la ingresaron, todas sus pertenencias y sus recuerdos acabaron en la basura.

Bien se merecería una serie

De la serie Veneno se dice que conoceremos “a través de una heroína implacable (Cristina La Veneno) la historia de la realidad LGTBI en España desde los años 60 hasta la actualidad, una asombrosa historia cuyos valores universales, con los que se identifican personas de todo el mundo, la convierten en una serie de interés global”.

La soledad es el mayor problema de nuestros mayores, y esta se acrecienta si eres una mujer trans, exprostituta y con fama de mal hablada.

Si alguna cadena o plataforma se atreviese a hacer una serie de Carmen de Mairena aprenderíamos, quizá, todavía más. Y es que no olvidemos que nació en 1933, y que vivió de lleno la dictadura. Que también se hizo a sí misma cuando la información sobre la transexualidad no estaba al alcance de cualquiera. Que si hoy vivimos en libertad fue porque a ella, como a tantos otros y otras, les dieron palizas y los encarcelaron por ser lo que eran. Que rompió los lazos con su familia porque no entendían que fuese Carmen, y no Miguel. Que tenemos, como sociedad, mucho que agradecerle más allá de las risas que nos proporcionó.

Lo bueno que tiene Veneno es que parte de las memorias ‘Ni puta ni santa’ que escribió la periodista Valeria Vegas, son las largas charlas que mantuvo ésta con Cristina sobre su vida y milagros, y recogió con cariño y admiración cada cosa que la de Adra le contaba.

Para una serie sobre Carmen de Mairena nos quedan sus entrevistas en televisión y prensa escrita, y poco más. Cierto es que en 2017 salió un libro sobre su vida, ‘Carmen de Mairena. Una biografía’, escrito por la ilustradora Carlota Juncosa. Sin embargo, aquella obra no tiene nada que ver con el trabajo que realizó Vegas. Aunque la autora asegura que estuvo un año charlando con Carmen, allí texto hay poco, y encima, se hacía valoraciones sobre la suciedad de la casa de Carmen o si en una de sus reuniones salió manchada de orín. Como si eso fuese lo más interesante.