Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Acusar al ganador de Eurovisión de plagio: un clásico desde hace décadas

Antes que a ‘Toy’ de Netta, a otros temas triunfadores les encontraron parecidos razonables

Mike Medianoche
@mikemedianoche
08.07.2018 | 13:50

¿Es un plagio ‘Toy’, el tema con el que Israel ganó el Festival de Eurovisión este 2018, a la canción ‘Seven Nation Army’ del grupo The White Stripe’s? Universal Music así lo considera, y por ello, esta discográfica ha decidido demandar a Doron Medalie y Stav Beger, los autores de la canción que defendió Netta, y al parecer, la compañía ya se ha puesto en contacto con los compositores para intentar llegar a algún tipo de acuerdo.

Una denuncia que no ha sentado muy bien a la intérprete del hit, quien cree que “tenemos que dejar de comparar canciones o si no la gente dejará de componerlas” aunque afirma que ella no ve ningún parecido. “Yo no puedo oír la similitud” aclaraba al respecto.

Acusar de plagio, el clásico de todos los años

¿Es necesario que te acusen de plagio para ganar Eurovisión? Podría decirse que sí, si analizamos algunos de los casos recientes. Muy sonado fue, por ejemplo, la victoria de Mans Zelmerlow con ‘Heroes’ en el Festival de 2015, y que tuvo doble polémica por plagio.

Por un lado, tuvo que cambiar las animaciones que acompañaban al artista en el escenario porque recordaban al videoclip de Dandypunk 'The Alchemy of light' (de hecho, se denunció la similitud y se modificó el muñeco que aparecía junto al cantante), y por otro, porque el tema recordaba a ‘Lovers on the sun’ de David Guetta. Un parecido que incluso sus rivales destacaron para menospreciar su triunfo, y en la rueda de prensa como ganador, Mans explicó que “es cierto que hay un parecido en la estructura. Pero no tienen más de dos tonos seguidos parecidos. Siento que se piense así”.

Mans tomó el premio de ganador de las manos de Conchita Wurst, quien tampoco se libró de acusaciones de plagio; su 'Rise like a Phoenix', canción vencedora de Eurovisión 2014, fue comparada con ‘Always’ de Bon Jovi. Y el tema que ganó en 2013, ‘Only Teardrops’ de Emmelie de Fortest, se equiparó a ‘I Surrender’, del grupo holandés K-Otic. En este caso, Bart Voncken, vocalista de K-Otic, aseguró que cuando oyó la canción durante el festival de Eurovisión no se percató del parecido.

Retrocediendo otro año más, en 2012, ‘Euphoria’ de Loreen fue tachada de inspirarse mucho en varios temas, entre ellos, ‘Erase you’ de Andre Ola feat Hèlene; curiosamente, luego otro tema eurovisivo, 'Glorious', de Cascada (Alemania 2013) fue acusado de plagiar 'Euphoria'. El autor del tema de Loreen, Thomas G:son, dijo a un periódico alemán que “si las autoridades alemanas creen que sería plagio de una de nuestras canciones, pueden investigarlo. Es su derecho hacerlo”.

‘Heroes’ y ‘Euphoria’ no son los únicos temas con los que Suecia ganó Eurovisión y que han sido acusados de copiar; en 1999, Charlote Nillson ganó en Jerusalén con ‘Take me to your heaven’. Y es que el compositor alemán David Brandes afirmó que recordaba a su tema de 1997 ‘Out of the blue’ y que “los desarrollos melódicos y armónicos en la estrofa eran idénticos”.

El año que se acusó de plagio a la ganadora (y España quedó segunda)

Este clásico de señalar plagios en la ganadora de Eurovisión es algo que sucede desde hace varias décadas. Muy de cerca nos afecta lo que sucedió en 1995, cuando Noruega ganó con un tema llamado ‘Nocturne’, cuya música iba grabada y que casi no tenía letra (solo 24 palabras). Y es que el tema recibió acusaciones de parecerse a una canción popular.

En aquella edición, España quedó segunda con el tema ‘Vuelve conmigo’ de Anabel Conde, quien recordó para este portal que aquella acusación de plagio no prosperó, porque “TVE tampoco movió ficha ni hizo nada y entre ellos se arreglaron, la cosa se quedó ahí. Podría haber sido la ganadora, sí. Pero no pasa nada”.