Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La canción 'Hotel California', la inspiración para 'American Horror Story: Hotel'

Wes Bentley en 'American Horror Story: Hotel'
Jose Álvarez
@josealvarezc
16.10.2015 | 05:00

American Horror Story: Hotel ya ha echado a andar en Estados Unidos y también en España, donde se emite a través de Fox en VOS en la madrugada del viernes al sábado. Su regreso se ha saldado con excelentes datos de audiencia, un puñado de reseñas positivas y un nuevo entretenimiento en Internet para los amantes de las coincidencias imposibles.

Y es que, la quinta temporada de esta saga de terror de Ryan Murphy parece llevar a la pequeña pantalla la historia del clásico Hotel California mucho más allá de su homenaje en la banda sonora y su localización -un decadente hotel en Los Ángeles, California, llamado Hotel Cortez (HC)-.

A partir de aquí, hay spoilers sobre lo sucedido en el primer episodio de la quinta temporada de American Horror Story

La críptica canción de The Eagles encierra en su interior una sucesión de mensajes cifrados que siguen generando debate. Los propios autores aseguraron que la intención de Hotel California era hablar de la decadencia de una sociedad que desaparecía, la de los 70, y comenzaba otra repleta de hedonismo; así como poner de manifiesto el poder de adicción y las consecuencias de las drogas.

'Hotel California' cuenta con una leyenda urbana que asegura que estaba dedicada al fundador de la Iglesia de Satán

Con el paso de los años, comenzó a extenderse la leyenda que aseguraba que la canción estaba dedicada a Anton Lavey, el fundador de la Iglesia de Satán, cuya sede en San Francisco (la avenida California) era un hotel reconvertido en templo de adoración al diablo.

Hombres solitarios atrapados en hoteles misteriosos, voces en los pasillos, drogas, sexo adicciones, satanismos y demonios. ¿Podrían ser Hotel California y sus diferentes interpretaciones las claves de AHS: Hotel?

1. Los adictos son los nuevos pecadores

"We are all just prisoners here of our own device"

"Aquí todos somos prisioneros de nuestra propia voluntad"

Un clásico en la saga American Horror Story. Los pecados se tienen que expíar. Y esta temporada los yonkis se llevan la palma. Gabriel, Sally y Donovan (Max Greenfield, Sarah Paulson y Matt Bomer) son drogadictos, al igual que Agnetha y Vendela (Helena Mattsson y Kamilla Alnes), las dos turistas que pagarán sus excesos nada más arrancar el episodio.

Algo parecido le sucede a Iris y John (Kathy Bates y Wes Bentley) ¿Y es que acaso existe una adicción mayor que la provocada por un hijo?

2. Aquí casi todos están muertos y descansan en el purgatorio

"You can check-out any time you like, but you can never leave"

“Puede dejar su habitación cuando quiera, pero nunca podrá salir”

La frase final de la canción aporta una plausible explicación para los personajes de Sally y Donovan. Han conseguido dejar su habitacion (han muerto), pero no pueden salir. Ninguno ha envejecido en dos décadas. A la pobre Liz Taylor (Denis O'Hare) le sucede algo similar. Y hasta el pequeño Holden no parece estar muy crecidito para haber desaparecido hace cinco años.

3. Lady GaGa es la dueña… ¿y el demonio?

"And in the master’s chambers, they gathered for the feast, they stab it with their steely knives, but they just can’t kill the beast"

"Y en la habitación principal se prepararon para el festin. Clavaron sus afilados cuchillos, pero no pudieron matar a la bestia"

La velada de sexo y sangre de la Condesa (Lady GaGa) y Donovan, que termina en verbena caníbal, parece encajar perfectamente con la estrofa. Si se le añade el hecho de que el personaje tampoco envejece, tiene información privilegiada, hay que alimentarle con sangre pura y en apariencia es todopoderoso, resulta fácil imaginar que su reino no es de este mundo.

4. Te pongas como te pongas, no hay salida

"Last thing I remember I was running for the door, I had to find the passage back to the place I was before"

"Lo último que recuerdo es correr hacia la puerta. Tenía que encontrar el camino de regreso al lugar donde estaba antes"

Las claustrofóbicas carreras por los pasillos lo dejan claro. No hay salida. Salvo la eficaz agente inmobiliaria (vista en la primera temporada de American Horror Story), ninguno de los que cruzan la puerta del Hotel Cortez en este primer capítulo ha conseguido escapar. El detective John termina el episodio mudándose a la suite 64. Y el millonario William Drake (Cheyenne Jackson) directamente llega para instalarse en el ático.

5. El guiño a Asylum

Además de estas estrofas claramente inspiradoras para Ryan Murphy, hay otra coincidencia que probablemente el productor no calculó. Hotel California fue editada bajo el sello Asylum Records, que curiosamente es el título de la segunda temporada de American Horror Story.