Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La brutal caída del consumo de televisión del verano pasado al actual

Las nuevas formas de consumo y la floja apuesta de las generalistas, dos de las principales claves

Imagen de 'Las Campos'.
Imagen de 'Las Campos'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
23.08.2018 | 09:20

Como ya analizábamos a primeros de mes, el periodo vacacional y los cambios de ocio durante el tiempo libre hacen que descienda la dedicación diaria al visionado de televisión durante el verano, lo que lleva a agosto a convertirse siempre en el de menor consumo televisivo del año con destacadas diferencias con respecto a otros meses.

Pero, además, las nuevas formas de consumo televisivo han hecho que el descenso del consumo de la televisión lineal sea aún más pronunciado. De hecho, según la consultora Dos30’ sobre datos de Kantar Media, el consumo de televisión lineal -incluyendo invitados- cayó hasta los 173 minutos diarios durante los meses de julio y agosto.

El dato no sólo está lejos del consumo de la temporada entre septiembre y junio (217 minutos), meses en los que se dedica más tiempo a ver la televisión de media diaria; sino que también lo está de lo conseguido el pasado año cuando ascendió hasta los 202 minutos. No obstante, hay que tener en cuenta que los atentados de Barcelona alteraron el consumo durante el mes de agosto.

Así, el consumo de este año está en línea con el tiempo de visionado de televisión en los meses de agosto de los últimos años, con un promedio de 2 horas y 53 minutos por persona y día. Es decir, 173 minutos.

En cuanto a la televisión de pago, mientras el consumo entre los meses de septiembre a junio fue de 18 minutos diarios, durante los meses de julio y agosto ha descendido hasta 15 minutos, el mismo dato que el pasado año.

La pescadilla que se muerde la cola

Pero, ¿se refugian los espectadores en las plataformas de streaming debido a la pobre oferta televisiva de las cadenas en abierto o estas no han apostado fuerte por su programación debido al bajo consumo veraniego?

Podríamos decir que es la pescadilla que se muerde la cola. Las cadenas son conscientes de que el verano es un periodo de bajo consumo y poca inversión publicitaria. De ahí que no hayan arriesgado en exceso con su programación, aunque unas más que otras.

De esta forma, la estrategia de Atresmedia durante los meses de verano pasa por ahorrar en costes ya que durante los dos primeros trimestres del año sus costes totales son mayores a los de su rival. De ahí que haya emitido cine tanto en Antena 3 como laSexta durante casi todas las noches de la semana.

Por su parte, Mediaset prefiere seguir fiel a su modelo de televisión en directo y mantener ‘viva’ su parrilla durante el periodo estival ya que durante los primeros meses ha conseguido una excelente optimización de sus recursos. Sin embargo, los programas que ha estrenado (Hechos reales, Mi madre cocina mejor que la tuya), que podrían catalogarse como productos low cost, han sido rechazados por la audiencia. Sólo la serie The Good Doctor ha conseguido triunfar en audiencias.