Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Cuando ‘Alaska y Mario’ tenía a Brays Efe como mayordomo

El protagonista de ‘Paquita Salas’ tuvo uno de sus primeros papeles en ‘El tea party de Alaska y Mario’

Mike Medianoche
@mikemedianoche
10.03.2018 | 13:50

El reality Alaska y Mario volverá a la televisión. Lo hará con una quinta temporada de la que aún no ha trascendido ni en qué cadena o plataforma podrá verse, ni tampoco cuál será el argumento que centre esta nueva etapa, como anteriormente lo fue la boda o la luna de miel de los protagonistas o el cumpleaños de Alaska.

No hay duda que el matimonio Vaquerizo-Gara han sido unos precursores en este tipo de formatos en España mucho antes que Las Campos. La última temporada hasta la fecha del reality se pudo ver en 2015, pero entre la tercera y esa cuarta y última hubo un paréntesis en la que la pareja probó suerte en otro tipo de programa.

Hablamos de El Tea Party de Alaska y Mario, que arrancó en 2014. Se emitía a través de Google + y lejos de parecer una secuela del Alaska y Mario que se veía en MTV era más bien una tertulia de mesa camilla con aires de reality y también de sitcom, con risas enlatadas.

Como si de una serie se tratase, la serie tenía personajes fijos además de Alaska y Mario. Nacho Canut, compañero de Alaska en Fangoria, hacía del vecino, y además contaban con un mayordomo, al que interpretaba Brays Efe, ahora muy popular gracias a Paquita Salas, y al que entonces en prensa se referían como “una joven promesa del cine español”.

“El mayordomo, Brays Efe, conecta con las nuevas generaciones, con las que ahora salimos más y es que yo he pasado de ser la pequeña del grupo a ser la más mayor”, afirmaba entonces Alaska a El País. En su participación Brays traía lo que los señores quisiesen tomar, y hacía las veces de azafato dando paso a las videollamadas.

Tras cuatro programas, Brays fue “despedido” de El tea party de Alaska y Mario debido a que era “una persona muy total” y porque “tenemos un nivel de confianza que no puede ser” , según explicaron en un vídeo. Aunque en realidad su marcha se debió a que se iba a Canarias a grabar una película, Cómo sobrevivir a una despedida.

Su papel de mayordomo lo ocupó Aless Gibaja, antes de convertirse en la estrella mediática que sería poco después, y a modo de alternativa le explicó cómo debía tratar a los señores. "No le gusta que le demos al pico, hay que ser discretos. Y las cervecitas tienen que estar siempre frías", recomendaba Brays, y le señalaba que "todo limpio, como una patena. Comer en la moqueta se tiene que poder". 

En total se emitieron seis entregas del Tea Party, cada uno dedicado a un tema, como el cine español de culto, las drogas o el travestismo, y por el que pasaron invitados como Paco Clavel o Josie. Sin duda, un formato fresco, naïf y de fácil consumo, que nos legó frases célebres como aquella de Nacho Canut de que “la vejez es la nueva homosexualidad, tienes que disimularla y hacerte el joven, igual que antes tenías que hacerte el hetero“.