Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Así es 'Demokracia', la serie de Conecta FICTION que desarrollará RTVE

Una de las anteriores ganadoras, 'Malaka', consiguió finalmente la producción

Cartel de 'Demokracia'
Cartel de 'Demokracia'
Juan M. Fdez
@juanmafdez
03.09.2020 | 12:02

El thriller policiaco Demokracia, de Pedro García Ríos y Rodrigo Martín Antoranz, se alzó anoche con el premio de un contrato de desarrollo de proyecto ofrecido por parte de TVE durante la entrega de premios Conecta FICTION 2020.

Presentado en el Pitch Fundación SGAE, la serie está ambientada a finales de los 70 en Madrid y cuenta durante ocho capítulos de 50 minutos cómo sólo una joven agente se atreve a plantar cara a una comisaría donde se fomenta el tráfico de herorína.

"La Transición Española, ejemplo global del paso pacífico de una dictadura a la democracia, tuvo una zona oscura aún por contar, esa en que la heroína inunda las calles y la policía no siempre hace por erradicarla", cuenta sus responsables.

"Demokracia disecciona el momento, y lo hace bajo la óptica de una mujer, de cómo lucha por abrirse camino en un mundo hecho por y para el hombre. Si hoy esa guerra se libra en casi todo el planeta, si puede hablarse de romper techos de cristal, es porque antes algunas mujeres se atrevieron a tirar las puertas que las recluían", continúa.

La serie continúa así los pasos de Malaka, que se alzó con este mismo premio hacer ahora dos ediciones y que consiguió finalmente la producción, y ¿Por qué desaparecieron los hombres?, que se encuentra actualmente desarrollándose con la productora 100 balas.

Así es Demokracia

Clara, una de las 42 licenciadas en la 1ª Promoción de Mujeres Policía, es destinada a una conflictiva comisaría en Madrid donde la presencia de una mujer es tan molesta como antinatural. Decidida a demostrar su valía, investiga la desaparición de una joven adicta y descubre el nulo interés de sus compañeros por impedir el tráfico de heroína. Cuando además presencia el asesinato de un camello en un interrogatorio, decide denunciarlo.

No lo hace: pondría en peligro la operación que un compañero lleva a cabo infiltrado por el CSID para desmantelar una trama financiada con el tráfico de heroína, que conecta la comisaría con elementos afines al golpe de estado del 23-F. Para no poner en peligro el operativo, Clara asume el deber de ayudarle, emprendiendo una doble vida como agente infiltrada que contamina sus relaciones, tambalea sus ideales y la empujará al abismo.