Cabeceras especiales

Cabecera

MODA EN LA TV

Aprender a vestir viendo series de abogados

Finn y Alicia Florrick en 'The Good Wife'
Rocío Ponce
@rponcedominguez
16.02.2015 | 05:00

¿Quién puede resistirse a un buen juicio y un buen traje de chaqueta? ¿Quién no se ha enganchado alguna vez a una serie de abogados? Es inevitable, como no coger palomitas si tienes a alguien comiéndolas a tu lado. Puede que esa pasión por las series de letrados sirva al final para algo más que para saber decir eso de “Protesto, señoría” cuando algo no te parece bien, a distinguir entre atenuantes y agravantes y a tener todas las ideas posibles para cometer un asesinato sin que te cojan (“¿A quién se le ocurre tirar una colilla en el escenario del crimen? o ¿Cómo ha podido olvidársele apagar el GPS del móvil que es como un chip localizador por el que pueden saber dónde estás en cada momento?”).

Clase 1: Estilosa corrección con de The Good Wife

“Siempre ajustamos el look de Alicia Florrick según evoluciona y cambia el personaje. Eso hace que sea tan real como nosotros, que cambiamos de un día para otro”, explica Daniel Lawson, diseñador de vestuario de The Good Wife (cuya sexta temporada se ha estrenado ya en Fox Life y puedes verla cada martes a las 22 h). Asegura Lawson que en su serie “el armario cuenta una historia” y para eso tiene en el ropero prendas de Dior, Lanvin, Saint Laurent, Narciso Rodriguez, Michael Kors y Gucci (entre muchas otras firmas de alta costura), pero también se cuela Zara y algunas piezas vintage. Casi siempre recurren a la modificación y al ajuste de las mismas al cuerpo de los actores.

Lo que aprendí viendo esta serie es que se puede vestir de forma profesional siendo femenina y fuerte sin tener que caer en un look aburrido. El poder de un buen traje de chaqueta y falda lo demuestran episodio a episodio los personajes de Alicia y Diane. Y no soy yo la única que lo aprende, hasta la Primera Dama de EE.UU. le ha copiado algún look al personaje de Julianna Margulies. El pasado 20 de enero en el discurso del estado de la nación, Michelle Obama acompañó a su marido con un traje de chaqueta gris de Michael Kors. El mismo que había lucido Alicia Florrick en la quinta temporada (episodio 100 de la serie). “Este traje definitivamente evoca al viejo Hollywood, pero aun así es muy moderno por la cremallera central”, dijo Lawson sobre el estilismo.

Las tres reglas de Lawson para llevar un traje de chaqueta femenino:

  1. Tiene que estar hecho a medida. “Puedes comprar uno de 100 dólares y pedir que te lo alteren y parecerá de 800”.
  2. Invierte más parte del presupuesto en prendas clásicas que sirvan temporada tras temporada. Deja que las tendencias sean el toque que anime el look y que cambie cada año.
  3. Las mujeres deben saber reconocer si les quedan mejor los pantalones o las faldas. Encuentra la silueta que mejor te sienta y defiéndela lo mejor posible.

Clase 2: La sexy inocencia de Ally McBeal (1997-2002)

Aquella minifalda que apareció por primera vez en 1997 cambió para siempre la moda en las oficinas y juzgados de medio planeta. Y aunque Ally McBeal llegó hasta a ser reprendida por un juez en pleno juicio (en el cuarto episodio de la segunda temporada), nunca dejó que un tema como el largo de las faldas interfiriese en su profesionalidad. Su estilo tremendamente sexy, y a la vez, no me preguntéis cómo lo conseguía, inocente, era la carta de presentación de un personaje cautivador, estrafalario, inteligente, emocional, incoherente… Entre las marcas favoritas de la serie están Emporio Armani, Christian Frances Roth, DKNY, INC, Claudio, Charles David y Kenneth Cole (los trajes de Ally costaban entre 300 y 800 dólares). Y aunque puede que la mini no sea una buena opción en según qué trabajos, lo que aprendemos del vestuario de Ally es que no hay que olvidar el punto irreverente, nuestra seña de identidad (puede ser un accesorio, un color, unos zapatos…).

Clase 3: Vestir fuera del juzgado con ¿Cómo defender a un asesino? y Scandal

                                                                           Foto de WornonTV

Annalise Keating y Olivia Pope saben cómo vestir en los juicios y para resolver los problemas de sus clientes. Pero también clavan los estilismos de streetstyle. De ¿Cómo defender a un asesino? (los jueves en AXN) vamos a fijarnos en otras prendas porque según la diseñadora Linda Bass, Annalise no es de las que llevan traje de chaqueta clásico y blusa. Es más fuerte, más sexy, tiene más “punch”. Parémonos a verla con la chaqueta de cuero roja con péplum de The Row con la que se presenta a sus alumnos en el piloto y con su gabardina-vestido azul de Burberry (ah, y como sabe que funciona y que se lleva, también la tiene en burdeos. Ella que puede permitírselo).

Probablemente haya pocas mujeres que no quieran atracar el vestidor de Olivia Pope (gracias al talento de la diseñadora Lyn Paolo), pero hoy vamos a fijarnos solo en la ropa de andar por casa que luce en Scandal (Divinity). Hasta en algo tan aparentemente sencillo puede darnos clases esta mujer todoterreno y perfectamente vestida-peinada-maquillada hasta en el momento más dramático de su vida. De izquierda a derecha tenemos conjunto con jersey de DKNY y pantalón de La Perla, pijama de seda estilo masculino de Neiman Marcus, camisa de pijama de Equipment Lillian y pantalón negro de seda de La Perla. Sí, ella, como todas, también mezcla prendas de pijamas diferentes.

Clase 4: La importancia de los detalles con Damages (2007-2012)

En un litigio de nivel, demostró Glenn Close, hay que vestir de alta costura. Bottega Veneta, Givenchy, Armani, Louboutin, Yves Saint Laurent, Narciso Rodríguez… La idea del departamento de vestuario era hacer parecer chic de forma natural a todos los personajes (aunque su presupuesto por look fuera de 5000 dólares). Como si Patty Hewes se levantase cada mañana y apenas sin pensar consiguiera el conjunto adecuado, el color perfecto y, ojo, las gafas de sol ideales. El punto de color, de modernidad a un look más austero y “masculino”. Eran de la firma Oliver Peoples, redondas y de aspecto vintage.  

Clase 5. Señores que visten como los protagonistas de Suits (Calle 13)

No me he topado con muchos, la verdad, pero me gustaría. Si tienes presupuesto y estilo, no dejes de ver la serie Suits para encontrar la inspiración perfecta y ser el más elegante de la oficina, del juzgado, del edificio, que digo… ¡del mundo! Jolie Andreatta es la encargada de buscar trajes, camisas, corbatas y zapatos para los abogados más feroces de Nueva York interpretados por Gabriel Macht, Patrick J. Adams y Rick Hoffman. El personaje de Harvey (que suele vestir de Tom Ford) es el romántico según la diseñadora del vestuario, por otro lado, Mike (más de Burberry) sería el fresco, mientras que Louis es muy Savile Row.

“Los trajes de chaqueta nos dicen quién es la persona, de dónde viene, qué tipo de estatus tiene”, opina Andreatta. La pregunta que Mike hizo una vez “¿Qué importa cuánto me gaste en un traje?” se responde sola si agudizas tu mirada más fashionista sobre los personajes masculinos de la serie (las chicas merecerían otro artículo aparte, también ideales). Y sobre la importancia de las proporciones en el look  añade: “Si las solapas de la chaqueta son pequeñas, puedes llevar corbata estrecha, si son más grandes, deberías optar con corbata más ancha”. Y, como en el caso femenino, el ajuste del traje a medida es la clave primordial para que siente como un guante.