Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Antonio David Flores y Rocío Carrasco y sus equidistantes carreras en Telecinco

Él siempre ha sido tertuliano (o concursante), y ella, únicamente presentadora

Mike Medianoche
@mikemedianoche
14.12.2019 | 12:30

Antonio David Flores ha regresado a la televisión por la puerta grande. Su participación en Gran Hermano VIP le ha vuelto a situar como invitado de programas de corazón,como la que dio en Sábado Deluxe, y desde este miércoles, como colaborador de Sálvame

El malagueño ha vuelto a estar en el candelero hablando generalmente de un tema que lleva años explotándose, y es su relación con Rocío Carrasco, su exmujer y madre de sus dos hijos mayores.

Lo llamativo es que tanto Rocío Carrasco como Antonio David Flores tuvieron en el pasado trabajaron y mucho en televisión, principalmente siempre en el universo de Telecinco y Mediaset. Eso sí, con perfiles completamente opuestos.

Rocío Carrasco, presentadora (y protegida de la cadena)

Tras ser personaje de la prensa rosa, Rocío Carrasco debutó en televisión hace 22 años, en otoño de 1997. Lo hacía acompañada del padre Apeles en un programa un tanto ecléctico llamado Cita con Apeles, en el que nunca ha tenido mucho gancho con la cámara de televisión.

Aquello era una especie de talent show al que cualquiera podía ir a hacer el chorra. El público en plató tenía un mando que si lo que veía le aburría o le parecía inoportuno lo apretaba, y cuando llegaba al 51% de los votos negativos el invitado desaparecía del plató. Rocío se limitaba a decir el nombre del concursante y dar alguna réplica al polémico sacerdote. 

"He vuelto a Telecinco para quedarme" dijo en 'Hable con ellas'

Más tarde, Rocío probó suerte en las mañanas, acompañada de la amiga de su madre María Teresa Campos, quien siempre ha intentado protegerla ante las cámaras. En Día a día Rocío no se comía la cámara, sino más bien al revés. Era frecuente que se equivocase al hablar, o que no acabase sus frases. Pese ello, tuvo un papel importante en un gag en un tendedero, en el que hacía de vecina de María Teresa, y allí comentaban la actualidad. De vez en cuando, Rocío aprovechaba para cargar contra su ya expareja, Antonio David, de manera cómica y velada, eso sí.

Como decíamos, el magnetismo de Rocío con la cámara era más que limitado, y por eso, estuvo años apartada de la pequeña pantalla. En 2011, sorprendentemente también junto a la Campos presentó en Canal Sur otro talent show, Nacidas para cantar, en el que se buscaba una heredera escénica de Rocío Jurado; un programa que tuvo una acogida discreta en una cadena en la que la canción española levantaba pasiones con el concurso Se llama copla lleva.

En 2014 acudió como invitada a Hable con ellas, y esa noche anunció que “he vuelto a Telecinco y he vuelto para quedarme”. Y es que, tras ser entrevistada, se convertía en la quinta presentadora del formato. A pesar de que habían pasado años desde su debut, seguía sin ser buena presentadora. De hecho, Beatriz Montañés le pidió que despidiese su primer día en Hable con ellas y ella solo atinó a decir “pues nada, que muy buenas noches, que nos vemos el próximo lunes aquí en Telecinco, en Hable con ellas, un beso” con más esfuerzo del que debería. En 2015, también aliada con la cadena y La fábrica de la Tele, pasó por el fugaz Cámbiame Premium como enviada especial. 

Esta última etapa televisiva sirvió a Rocío, en parte, para proteger su vida privada. Mientras era presentadora, Sálvame o Sálvame Deluxe han hablado sobre sus problemas familiares. Sin embargo, el trato no ha sido el mismo que el dado a otros personajes del corazón u otro miembros de su familia, o el que le ha dado otro programa de la cadena como El programa de Ana Rosa.

Así, por ejemplo, mientras el magacín matinal se hacía eco recientemente de los dardos de Rocío Flores a Rocío Carrasco o de las declaraciones de su exmarido a la revista Semana, Sálvame prefería hacer oídos sordos. Eso sí, cuando Hable con ellas se canceló (por tercera vez), Carrasco perdió esa inmunidad.

Antonio David, un gran perfil como tertuliano

Mientras que a Rocío se le dio la oportunidad de ser presentadora de televisión, Antonio David aprovechó su fama en la prensa rosa para convertirse en tertuliano de programas. A diferencia que su expareja, Antonio sí tenía un duende especial a la hora de hablar en televisión, suele tener clara cuáles son las ideas que desea trasmitir, y en general, daba muy bien en cámara.

Pasó por Crónicas Maricanas y A tu lado, y entonces tenía un perfil bastante guerrero y canalla, y fue el azote de Enrique del Pozo, de Encarni Manfredi o de Nuria Bermúdez, que saltó a la prensa por asegurar haber mantenido relaciones con él.

Esa actitud de Antonio David se fue suavizando con el paso de los años, y dejó ver un lado más amable ante las cámaras, más centrado, pero con su puntito de polémica y salseo. En los últimos años le vimos colaborar en Mujeres y hombres y viceversa, y su última reinvención ha sido como concursante de realitys, con Gran Hermano VIP y Ven a cenar conmigo en su currículo.

Una vez salió por las puertas de la casa de Guadalix, se les abrieron las de Sálvame. Este miércoles se confirmaba que será nuevo colaborador del programa, algo que ya dejó intuir Paz Padilla hace unos días, cuando lo entrevistó por los pasillos de la cadena.

María Teresa Campos o Rocío Carrasco pudieron impedir en el pasado que fichase por 'Sálvame'

“¿Te vamos a ver en el plató de Sálvame? ¿Quieres ser colaborador?”, le preguntaba, poco después. “Si tengo una propuesta, me encantaría ser miembro del equipo” respondía Antonio David. “(estaría) muy orgulloso de formar parte del equipo de Sálvame”. Desde dirección le hicieron una pregunta comprometida: “¿Quieres empezar mañana?”. “Madre mía, dejadme un poco que me relaje”, respondió entonces Antonio, que tardó poco más de una semana en decir que sí.

“Llevo mucho queriendo venir aquí, estoy agradecido. Mi padre decía, Dios aprieta pero no ahoga y ha llegado el momento, estoy aquí. Espero no defraudar a nadie, gracias", decía este miércoles, tras ser confirmado colaborador de Sálvame. Y es que al parecer en el pasado tuvo ofertas para incorporarse al programa, pero alguna mano negra, que podría ser la de María Teresa Campos o la de Rocío Carrasco, según su testimonio, le impidió trabajar. Ya sin la Campos ni Carrasco ni en la cadena (ni en la Fábrica de la Tele), ahora Antonio vuelve a convertirse en estrella de la prensa rosa.