Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Ana Rosa Quintana: "He tenido alguna insinuación para pasarme a la política"

‘El programa de Ana Rosa’ cierra mañana el curso con la mayor ventaja sobre su inmediato competidor de los últimos 11 años.

Juan M. Fdez
@juanmafdez
30.06.2019 | 08:45

Un año más -y ya van quince-, Ana Rosa Quintana se marcha de vacaciones después de ser líder de las mañanas. Lo hace, además, con la mayor ventaja sobre Espejo Público de los últimos 11 años al anotar un 19,1% de cuota de pantalla y 617.000 espectadores.

Con motivo de ello, en BLUPER hemos hablado con la reina de las mañanas de ésta y otras cuestiones. ¿Entrevistaría a alguien como Arnaldo Otegi? ¿Por qué sigue manteniendo a Eduardo Inda como uno de sus colaboradores? ¿Cómo es su vida desde que dejó de ser productora?

¿Sigues valorando el liderazgo de la temporada 15 igual que la primera?

Lo importante es que te da libertad para trabajar. Tener un buen dato te da libertad para hacer lo que quieras. Cuando la audiencia no te sigue, empiezas preguntarte qué haces mal, a mover cosas... Tenemos la libertad de apostar por nuestros temas, no miramos a ningún lado, vamos a lo nuestro y eso es muy gratificante. 

Lo que presiona es estar en tu casa esperando a que suene el teléfono.

¿Ser líder es una presión?

Lo que presiona es estar en tu casa esperando a que suene el teléfono.

Pero tú siempre has dicho que para ser líder y que el programa funcione, siempre hay que mover cosas y hay que estar atenta para saber leer cuáles son los intereses del público.

Hay que escuchar y ver lo que interesa a los espectadores. Hay que tener respeto por ellos porque trabajamos para el público. Hay que tener la humildad de escuchar y la intuición de saber qué es lo que preocupa a la gente. 

¿Hay alguna norma evitar acomodarse?

No me dejan. Tengo a todas las fieras que me mantienen en tensión.

¿Los de arriba?

No, yo me puedo pasar meses sin saber nada de los de arriba. Me refiero a la directora del programa, la productora, los chavales que están en ebullición. Cuando empiezas das bocados y todo te parece poco. Siempre están con ideas y es maravilloso. 

El programa ha cambiado mucho, y ahora tiene otro ritmo.

El mérito lo tiene Angels, la directora. El ritmo lo marca el director pero yo tengo un reloj en la barriga y sé cuándo algo está decayendo un tema o, al contrario, cuando le tienes que dar más tiempo.

Soy mucho más feliz desde que dejé de ser productora

¿No tienes la tensión de que si alargas un tema, hay otro que viene después y se queda sin espacio?

No. Si se cae algo, se cayó. A veces es una faena, pero si surge otra cosa más importante... El programa se hace cada día y cada hora. 

¿Has notado el cambio de dejar de ser productora?

Ahora soy mucho más feliz. Mi vida es maravillosa. Yo termino el programa y a veces tengo comidas con compañeros o políticos, como todo el mundo que quiere estar informado, y luego me voy a mi casa y veo a mis hijos, que están en una edad que tienen un nivel de exigencia en los estudios. Mi vida es mucho mejor. 

Pero siempre has sabido delegar.

Sí, pero cuando yo era productora había días que no llegaba a casa hasta las 9 de la noche. Y ahora no llego a casa más tarde de las 6. Yo he ganado calidad de vida. Uno de los motivos para vender mis acciones fue por la edad de mis hijos. Hay que estar muy encima porque son preadolescentes.

¿Qué piensas cuando dicen que eres una líder de opinión y que tienes mucho poder de influencia en la gente?

Ya me gustaría. Nosotros reivindicamos cosas, opino lo que me da la gana, pero no me hacen caso. 

Los periodistas no entrevistamos a monjitas de clausura

Pero, por ejemplo, el 8M dicen que triunfó porque Ana Rosa hizo huelga. 

Eso fue muy importante. Ahí te doy la razón. No porque yo lo dejara, sino porque lo dejamos muchas: Pepa Bueno, Susanna Griso … Lo de las comunicadoras en general fue muy importante porque fuimos las que lo movimos todo. 

Has dicho que comes con políticos. Hay quien dice que no hay que comer con políticos y que hay que mantener distancia.

Es que no es verdad. Hay que tomar distancia, sí. Pero no es verdad que no coman con políticos.

¿Eres favorable a entrevistar a Otegi?

Yo soy favorable a irme al infierno a entrevistar a quien sea. Creo que los periodistas no entrevistamos a monjitas de clausura. Los periodistas tenemos que tener contacto con lo más alto, lo más bajo y lo del medio en busca de la información y de la verdad. No tengo problemas en entrevistar a nadie. La polémica de Otegi en TVE como líder político no me gusta. Me gustaría más una entrevista como exmiembro de ETA, tipo que ha estado en la cárcel, que ha participado en un secuestro... Y los compañeros de TVE lo han hecho estupendo. 

Pero a ti te han dado palos...

Eso va en el sueldo de trabajar en televisión. Si trabajas en un periódico es todo fenomenal. Si lo haces lo mismo en televisión está fatal.

¿Crees que una doble vara de medir?

Completamente. Aunque cada vez menos.

¿Y contigo?

Y conmigo especialmente.

¿Y lo has asumido?

Me da exactamente igual. Yo hago lo que creo que debo hacer como periodista. Lo que opine la audiencia me importa mucho, lo que opine los que quieren dar lecciones, me importa menos. Somos periodistas, cada uno tiene su conciencia. A veces hacemos cosas bien, otras mal. A veces nos equivocamos. Yo sería incapaz de decirle a ningún compañero de ningún medio lo que tiene que hacer o no hacer. No lo he hecho jamás en mi vida profesional y son muchos años. 

Si trabajas en un periódico todo es fenómenal; en tele, está fatal

¿Qué significa El Programa de Ana Rosa en tu carrera?

Parte de mi vida. Como periodista creo que hacemos mejor periodismo. Más libres, más independientes, con menos ataduras. Creo que hemos conseguido en política tener la mesa más plural, más independiente y que están representadas todas las sensibilidades.

Se criticó mucho las coberturas que hicieron las teles del caso Julen, ¿cómo lo viviste tú?

Creo que las teles hicimos una cobertura súper respetuosa y en una tema en el que toda España estaba pendiente. Creo que eso es lo que tenemos que hacer los periodistas. No era un interés, era un sentimiento.

¿Qué dos titulares ha dado esta temporada informativamente hablando?

Ha sido una temporada evidentemente política. Mociones de censura, nuevo gobierno, elecciones... 

Y Màxim Cultura ministro de Cultura... 

Y ahora con nuevo programa. Me alegro un montón. Me parece que se ha sido muy injusto con él. Han ocurrido otras situaciones en el Gobierno similares que no han tenido ese final. Y Màxim tuvo un pleito porque no estaba de acuerdo con Hacienda, como hizo mucha gente, y lo perdió. No lo escondió, ni no pagó. No estaba de acuerdo con un criterio. Fue injusto. Si en vez de ser periodista hubiera sido astronauta no le hubiera pasado.

Y haber venido de la tele...

Si hubiera sido editorialista de un periódico esto no habría ocurrido. Esto nos ocurre a los de la tele.

Si en vez de ser periodista, Màxim hubiera sido astronauta nada le hubiera pasado.

Ahora critican que le ha colocado el PSOE en TVE... 

¿A qué se había dedicado en los últimos diez años? Es que... 

¿Crees que la gente todavía cuestiona El programa de Ana Rosa porque también comenta Supervivientes o Gran Hermano?

No, y la prueba son los resultados que hemos tenido este año. Y sobre todo que hemos liderado en política, actualidad…en todas las secciones. La gente es listísima y entiende que cuatro horas y media de programa pasa como en la vida. Estás un rato hablando de la boda de Belén Estaban, de lo que te ha dicho tu madre…la televisión es como la publicidad: las cosas pasan de un momento a otro y no hay que darle tanto dramatismo. Yo puedo hacer política y cambiar, porque la gente lo entiende muy bien. Además cambio de contertulios, de escenario. Mi programa es muy visual. No hay que explicar nada. Agradezco cuando llega el momento del reality porque es como: vamos a reírnos un rato. Y el espectador también lo agradece.

En tu carrera, ¿algún jefe te ha marcado la línea editorial?

Ha habido sitios más complicados que otros, pero cuando es complicado y tú no crees en eso te tienes que marchar. 

¿Te has ido de un sitio porque has dejado de creer en su línea editorial?

Más que irme no he seguido.

Has mandado un mensaje a Susanna Griso en directo por la muerte de su hermana. Esto demuestra que más allá de rivales televisivas, hay un cariño... 

No tiene nada que ver. Susanna y yo hemos trabajado muchos años en la misma cadena. Nos maquillábamos juntas. Nos embarazamos prácticamente a la vez. 

Mi programa es el más plural de todos: se sienta Inda, Monedero, Carmona...

Hay una figura controvertida en tu programa: Eduardo Inda. ¿Cómo defiendes que siga en tu programa?

Creo que mi programa es el más plural de todos. Se sienta Inda, Monedero, Carmona, María Claver... Es un programa en el que prácticamente todos los medios de comunicación tienen un representante y yo soy una mujer de paz y de consenso. Jamás he opinado de ningún compañero y lo podéis mirar en la hemeroteca. Y no lo voy a hacer. Igual que tengo respeto por los demás, creo que lo tienen conmigo. Lo que me parece inaceptable es que un político opine a quien tengo que sentar en mi mesa. Y por ahí no voy a pasar.

¿Tienes algo previsto para la temporada que viene?

Siempre hay novedades. Ya estamos hablando con alguna incorporación de contertulia, pero todavía no nos hemos puesto. Ahora están muy entretenidos preparando el programa de Joaquín. Me tienen muy abandonada. 

¿Tenéis pensado cambiar los grafismos?

Lo acabamos de cambiar y nos gusta mucho. Pero como ahora yo no soy productora…ahora vengo de reinona.

¿Nunca te ha tentado un partido para entrar en política?

Alguna insinuación he tenido. Si hubiera querido ser política o actriz lo hubiera sido, pero yo soy lo que quiero ser: periodista. Ojo, que no hubiera sido mala política. 

He tenido alguna insinuación para pasarme a la política

¿Y lo de actriz?

Me espanta. Podría ser cualquier cosa menos actriz, azafata y estar en la ventanilla de un banco. 

¿Te gusta la rutina?

No, no, no. La rutina no me gusta. Esta profesión es maravillosa porque ningún día es igual a otro. Nunca sabes lo que va a ocurrir, y eso es lo que mantiene la adrenalina. Por eso nunca haría un programa grabado.

¿Qué vas a hacer este verano?

Ver series que tengo pendiente, como Years and years y Big Little Lies. También retomaré series de Mediaset que no he visto y las veré en la web. Y luego ponerme con los libros que tengo apartados, ver a amigos, trasnochar, acostarme tardísimo…

¿Cuál ha sido la última serie que has visto entera?

Me encantó La Casa de las Flores.