Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Aitor Gabilondo, el enlace para que Mediaset pueda producir para Movistar y Netflix

La productora Alea Media pretende trabajar más allá de Mediaset España.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
07.04.2017 | 09:00

Mediaset España cuenta con varias productoras de confianza, denominadas productoras participadas, con las que cuenta para hacer la mayoría de sus programas. La fábrica de la tele y Mandarina son las más destacadas. Sin embargo, nunca había tenido una productora participada que se dedicase plenamente a la ficción. Hasta el pasado mes de enero, cuando se creó Alea Media. 

Con Aitor Gabilondo a sus espaldas, el que fuera el 50% de Plano a Plano, esta productora comenzó a gestarse a finales del pasado año y cerró un acuerdo con Mediaset España, dueña del 40% del accionario de la empresa. Desde entonces ya se han anunciado dos ficciones bajo el paraguas de esta productora de reciente creación: Vivir sin permiso, a partir de un relato de Manuel Rivas, y Patria, una adaptación de la obre de Fernando Aramburu.

Cuando Mandarina y La fábrica de la tele comenzaron a trabajar de la mano de Telecinco, jamás se puso sobre la mesa la posibilidad de que una de estas productoras trabajase con otra cadena de televisión. Sin embargo, es un caso bastante distinto el que se plantea con Alea Media. Esta productora cuenta con Mediaset España como accionista pero no pretende trabajar sólo para Telecinco y el resto de sus canales. 

Quería trabajar sobre mis propias historias. A partir de ahí inicia el proyecto de crear una productora. Cuando salgo de Plano a Plano me hago con los derechos de Patria, algo que sucede de forma paralela a las conversaciones con Mediaset”, cuenta a BLUPER el propio Aitor Gabilondo. Sus planes siempre fueron hacer ficción, fuese o no de la mano de un gigante como Mediaset. 

“Mi intención es hacer series con sello propio. Las que estén pensadas para Mediaset serán tanto ideas mías como proyectos que puedan aportar desde la cadena, como el caso de Vivir sin Permiso. Por otra parte, se busca también desarrollar propuestas para otras plataformas. Ese sería el objetivo central. No tanto la exclusividad”, relata Gabilondo. La intención de Alea Media es ofrecer contenidos de ficción a Mediaset España pero también convertirse en una productora de referencia para el resto de canales. Su objetivo es alcanzar las cadenas de pago como Movistar+, Netflix o HBO. 

Nuestra intención es trabajar más allá de Mediaset y es en lo que estamos trabajando”, declara el productor. “Mediaset quiere que Alea Media sea un productora de éxito y reconocida. Además de las de pago también queremos trabajar fuera de España si es posible”, asegura Gabilondo. 

De esta forma, el productor describe Alea Media como una “cocina de nuevos proyectos”. “Algunos los colocaremos y otros no”, dice. “Me apetece seguir avanzando en cosas que ya he hecho. Mejorando poco a poco. la ficción está en avance constante en España. No quiero repetirme”. 

Así será ‘Vivir sin permiso’, su primer proyecto 

La despiadada lucha por hacerse con el poder en una saga familiar gallega a la que dará lugar la paulatina decadencia de Nemo Bandeira, su patriarca, aquejado de Alzheimer, será el eje argumental de Vivir sin permiso. Protagonizada por Jose Coronado y Álex González, pareja protagonista de El Príncipe, que en esta ocasión interpretarán roles antagonistas.

La trama se centra en la historia de ‘Nemo’ Bandeira (Coronado), un poderoso narcotraficante que ha conseguido blanquear su trayectoria, erigéndose el empresario más influyente de Galicia a través de una prestigiosa compañía conservera, al que en la cúspide de su poder diagnostican Alzheimer.

Tratará de ocultar su enfermedad para no mostrarse vulnerable mientras pone en marcha el proceso para elegir a su sucesor, lo que provoca un terremoto en la familia. Sus dos hijos legítimos, que nunca han tenido interés alguno por los negocios, de pronto intentan demostrar que cada cual es el candidato más adecuado. Su ahijado, el brillante e implacable abogado Mario Mendoza (González), es objetivamente el más preparado, aunque carece de algo vital: llevar la misma sangre que su padrino. Al saber que Nemo no le contempla como heredero del imperio, pondrá en marcha su propio plan sin abandonar su encantadora sonrisa, lo que le convertirá en el más peligroso y despiadado de sus enemigos.