Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Alberto Chicote, a lo Mercedes Milá: el nuevo terror de hospitales y residencias

El cocinero estrena esta noche en laSexta '¿Te lo vas a comer?', una serie de reportajes sobre temas de alimentación y consumo.

Chicote a las puertas de una residencia de ancianos.
Chicote a las puertas de una residencia de ancianos.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
17.10.2018 | 13:43

Alberto Chicote vuelve a la carga en laSexta. Pero ahora, y por primera vez, el popular comunicador dejará de lado su faceta de cocinero para conocer de primera mano qué hay detrás de los procesos de alimentación y consumo que nos afectan directamente a todos con el estreno de ¿Te lo vas a comer?, que llega esta noche a la cadena.

Producido por Atresmedia TV en colaboración con Cuarzo, el programa está formado por una serie de reportajes sobre temas de alimentación y consumo. Así, por ejemplo, el menú que se sirve en los hospitales a las personas que están ingresadas, la alimentación de nuestros mayores en las residencias o la comida que se ofrece en las fiestas populares son algunos de los temas que Chicote abordará en este nuevo programa de reportajes

¿Cómo te has sentido en esta faceta de periodista?

No es una faceta de periodista porque hay un equipo que hace ese trabajo. El tema es decir que si a mi me interesa y tengo la capacidad de sacarlo a la luz, hay que hacerlo. No hace falta hacer cine para saber si una película te gusta. Hay gente que piensa que todo tiene que estar muy restringido. Lo que hago en la tele es contar cosas a la gente, lo que se me da bien.

No soy periodista. Lo que hago en la tele es contar cosas a la gente, lo que se me da bien.

Hay gente que me dice que cómo puedo hacer un programa de alimentación, cuando a mi me sobran kilos. Igual lo cuento mejor que tú. Igual para hablar de baloncesto, no necesito meter triples como un campeón. En este caso es un tema que me preocupa especialmente, que encima tiene que ver con mi mundo, con la alimentación, y es un paso natural que otros compañeros ya dieron en su día.

Tienes la ventaja de no tener un escudo frente a las emociones…

Hay cosas que si no te llegan es que no estás vivo. Uno de los momentos más emocionantes fue encontrarme con un señor que va todas las tardes a una residencia a visitar a su mujer, que tiene alzheimer, y le lleva un trozo de melón porque no se puede asegurar que le den fruta. ¿Cómo te mantienes ahí? No se puede y creo que no se debe. Para mí eso se llama implicación. Lo hago en Pesadilla en la cocina y lo hago aquí. Si no te pones en los zapatos de otra persona, es difícil entenderlo.

¿Has tenido algún ejercicio de contención?

Esto es diferente a Pesadilla. Me gusta el término enfrentarse por el cara a cara, pero no el violento. Cuando te enfrentas a alguien que no conoces, procuro que la relación sea amable hasta el momento que tratas cosas problemáticas.

¿Has tenido alguna agresión física?

No, no.

Pero sí amenazas...

Me han dicho que van a ir a por mí. Pero es algo que me importa poco. Han intentado evitar testimonios.

¿Cómo han reaccionado los ‘denunciados’?

A nadie le gusta que le pongan la cara colorada. El ser una cara más conocida nos ha ayudado a un primer contacto, pero luego lo que hay es lo que hay.

¿Se han solucionado las denuncias?

Eso va lento. Pero creo que hasta que no emitamos el programa no veremos el resultado de nuestro trabajo.

¿Te cabreas más con un estamento público o con uno privado?

Hemos atendido residencias privadas y publicas. Pero lo público al final es de todos.

Mercedes Milá decidía que después de Diario de... la gente se acojonaba si le veían por la calle.

Si hay alguno que se tiene que preocupar, él solo se responde. Cuento con que sean más los que lo agradezcan.