Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'Alaska y Mario': ¡qué bien te ha sentado la siesta!

Alaska y Mario Vaquerizo
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
06.09.2015 | 05:00

Somos muchos los que pensamos que debíamos olvidarnos para siempre de volver a ver Alaska y Mario en televisión. Tal vez con un formato renovado y en una nueva casa, pero ya nada sería lo mismo. Pero MTV ha sabido que, si por Navidad regresa el turrón, a la cadena debían regresar Alaska y Mario Vaquerizo. Después de una larga siesta, Alaska y Mario regresa este domingo.

¡Y qué bien le ha sentado esta cabezada! MTV presentó el primer capítulo de su cuarta temporada en el Festival de Televisión de Vitoria. El programa regresa fresco en cuanto a contenido y con un mejor tratamiento y cuidado de la imagen que hacen de Alaska y Mario el reality del mamarracheo con pedigrí. Una mezcla continua de la extravagancia sólo diseñada para la casta televisiva que se acepta tal y como es y disfruta de la vida sin ataduras.

Cuando alguien se sienta delante de la televisión para ver Alaska y Mario lo tiene que hacer sin corsés ni palos en el culo. Alaska y Mario es puro montaje. No hay guiones ni escenografías. Todo es real. Todo está cortadito a cachitos y metido en una batidora que nos da el puré que queremos y necesitamos. No queremos (ni necesitamos) un Gran hermano de 24 horas.

Esta temporada de 'Alaska y Mario' demuestra que no son nada sin sus personajes secundarios

Esta temporada del programa demuestra más que nunca que Alaska y Mario no es nada sin sus personajes secundarios, que toman todavía más fuerza en los nuevos capítulos del reality. Las Nancys Rubias, Topacio Fresh o algunos nuevos personajes que aparecerán en el primer episodio hacen de este espectáculo trash un universo envidiable.

Alaska y Mario Vaquerizo se compararon al principio de su hazaña televisiva con The Osbournes. Pero cada vez son menos heavy metal y más Kardashian. Como las hijas del abogado de O.J. Simpson, los secundarios de Alaska y Mario ya se merecen tener su propio spin off en esta historia que cada vez se les queda más pequeña. Las raíces ya se han asentado y las ramificaciones piden un cambio de tiesto para empezar a florecer.

Alaska y Mario ha sabido dormir y se levanta sin legañas. El programa regala una estética cada vez más favorecedora y enseña al mundo lo bien que se vive sin amarres. Regresa con locuras que ya se habían quedado dormido en los últimos capítulo de la anterior etapa del programa. Los laureles habían llamado a su puerta y este lapsus de tiempo ha dado la oportunidad al equipo de delante y de detrás de las cámaras a querer contar cosas nuevas (y novedosas) al espectador que no quiere ver reposiciones de estreno.

*MTV estrena este domingo 6 de septiembre a las 22:00 horas la cuarta temporada de 'Alaska y Mario'.