Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Adara, Suescun, Las Campos… Los pilares del salseo en época de confinamiento

Es difícil lograr contenido rosa cuando los famosos no pueden salir de su casa

Adara Molinero, Sofía Suescun y Alejandra Rubio
Adara Molinero, Sofía Suescun y Alejandra Rubio
Mike Medianoche
@mikemedianoche
19.04.2020 | 13:00

Con la crisis del coronavirus, hacer magacines en directo se ha vuelto una labor especialmente difícil. Por un lado, porque los recursos humanos se vuelven más limitados: hay menos redactores, cámaras, maquilladores, incluso colaboradores. Por otro, porque los contenidos se han vuelto mucho más escasos.

El mundo que conocíamos se paró de golpe, todo gira ahora alrededor de la crisis sanitaria, y los reportajes que antes ocupaban políticos o famosos ahora lo protagonizan gente anónima, ya sea porque el Covid-19 les ha atacado de frente, o bien porque se dedican a algún sector que siga en funcionamiento como la sanidad o los supermercados.

Hace unas semanas, analizábamos en este portal cómo Sálvame había dado una vuelta a su habitual línea para informar a la población sobre los riesgos de la enfermedad y cómo prevenirla. Poco a poco, ha recuperado su esencia más clásica, gracias a colaboradores como Lydia Lozano, y también a los pocos personajes que están generando noticias de corazón.

Los programas de corazón como Sálvame se alimentan de esperar a los famosos en los aeropuertos, de acudir a presentaciones de libros, discos, series o cualquier otro producto, de ir a casa del uno y a casa del otro para ver si les atiende. Con el estado de alarma, los famosos no salen de sus casas, y en ese sentido, hay que aplaudir a Sofía Suescun, Adara Molinero, Alejandra Rubio y algunos rostros más que nos están dando contenido rosa.

Sofía Suescun (Instagram)

Sofía Suescun

Sofía, la reina de los realities

Sofía, la reina de los realities, no hay noche que no pase por Supervivientes y nos regale algún titular. Ya sea hablando de su novio Kiko Jiménez, o peleando con Gloria Camila Ortega, la ex de su pareja. Ambas discuten y pelean en plató, y luego, cuando los focos se apagan, continúan lanzándose puñales digitales a través de las redes sociales.

Este mismo sábado, Kiko visitó el Deluxe y contestó ante el polígrafo si la vulva de su pareja (la “anchoa”, según la llamaron) era la más bonita del mundo. Él dijo que sí, pero el polígrafo señaló que la mentira se veía de manera "clarísima". Del mismo modo, se habló de sus gustos sexuales, como que le gusta que le metan un dedo por el culo, tal como señaló Sofía Cristo. 

Además, Kiko dijo ante el polígrafo que su suegra Maite Galdeano le "da vergüenza ajena" y la aludida llamó para decir que jamás se casará con su hija. Aquí hay salseo para los próximos días. ¿Se imaginan un culebrón basado en la vida de Sofía, con ella misma haciendo de protagonista? Ahora que ha dicho que quiere ser actriz, la idea no es tan descabellada.

El culebrón de Adara y Gianmarco

No nos podemos olvidar de Adara Molinero, ganadora de la última edición de Gran Hermano VIP, que junto a su ya expareja Gianmarco Orestini han dado mucho contenido a Sálvame y demás programas de Telecinco. Gianmarco ha contado cómo ella se escribía con su compañero Rodrigo Fuentes en tono más que cariñoso, Adara ha cargado contra Bea la ex de Rodri, y a la vez, comenta el juego del padre de su hija, Hugo Sierra, en Supervivientes. Un auténtico culebrón.

El mayor momentazo que nos ha dado Adara durante este confinamiento tuvo lugar en Sábado Deluxe; mientras hablaba de su currículo sentimental, Kiko Matamoros le dijo que “ha mercadeado y ha jugado con Hugo con la custodia de su hijo”. Adara le llamó “hijo de puta”, salió del plató visiblemente agitada y acabó sufriendo un ataque de ansiedad. Tras ser atentida por un médico de la cadena, volvió al plató para poner los puntos sobre las íes al colaborador.

No hay Eurovisión, pero sí Tereluvisión

El otro pilar que permite que el corazón siga especialmente vivo en Telecinco es el clan de las Campos. Por un lado está la benjamina, Alejandra Rubio, ya convertida en personaje televisivo y de la crónica social. Su ruptura con su ex y su posible romance con Suso Álvarez está dando mucho de qué hablar. También que ella ya hable con alegría sobre cómo será la futura relación de Hugo Sierra y Adara, algo que le ha valido una advertencia para que no siga hablando o saldrá demandada.

No obstante, Alejandra no da mucho contenido por sí misma. "Ella, como personaje, no quiere hablar de su vida, pero, como colaboradora, solo se prepara los estilismos. Se preocupa más de cómo está frente a la cámara que de otra cosa" dijo ayer mismo María Patiño, en Socialité.

Luego están Carmen Borrego y Terelu, que también suelen cobrar de vez en cuando. La pasada semana, por ejemplo, Sálvame creó ‘Tereluvisión’, una nueva sección que no tiene nada que ver con el Festival de Eurovisión.

En ella, se pedía a los colaboradores del programa que opinaran sobre la forma de ser y de trabajar de Terelu Campos, a partir de unas palabras de Miguel Frigenti en el pasado en el que la calificaba como elitista, soberbia, clasista o egocéntrica. Para Lydia Lozano, por ejemplo, Terelu no es clasista, pero sí elitista, Laura Fa apuntó que la Campos se siente “superior” a otros compañeros como Paz Padilla, y Chelo o Anabel salieron a defenderla. “Ha sido soberbia en algún momento, pero ahora no” apuntaba García Cortés al respecto.

 

El rapado en directo de Jesús Manuel

En Sálvame muchas veces hemos visto cómo el programa pide al público que vote, en alguna encuesta o concurso. La pasada semana, pidieron que eligiesen a un colaborador masculino, y el más votado tendría que raparse la cabeza en directo.

La audiencia eligió a Jesús Manuel, al cual se le cambió la cara. Creía que era broma, que Kiko Matamoros no le pasaría la maquinilla. Alegó que tiene una obra de teatros entre manos, pero al final, accedió a que le cortasen el pelo.

Jesús terminó con las lágrimas saltadas, y Jorge Javier le alabó el gesto, diciendo que había remado a favor del programa. Que había que dar show, y que él, de forma generosa, se había prestado a que le cortasen el pelo. Y es que en el fondo, ese tipo de contenidos es lo que se echa en falta en estos momentos en televisión. Que en Sálvame se hagan gamberradas (con la correspondiente separación de seguridad). Que se siga hablando de los romances del uno y del otro. Y que nos hagan olvidarnos, en medida de lo posible, de cómo está el percal ahí fuera.