Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

16 horas al día trabajando para hacer ganador a un concursante de ‘GH VIP’

Hablamos con los dueños de las líneas de recargas que se usan para votar a los concursantes.

Finalistas de 'GH VIP' (Telecinco)
Finalistas de 'GH VIP' (Telecinco)
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
13.12.2018 | 14:41

Los seguidores en redes sociales de GH VIP habrán visto que en estos últimos días se han multiplicado los mensajes en los que se pide recargar líneas de teléfono para votar por los finalistas del programa de Telecinco. Numerosos usuarios ponen su número de teléfono con la promesa de que todo los que les recarguen será utilizado para votar a favor de los concursantes. 

Son números de teléfono de recarga. Es decir, los espectadores que quieran votar por un concursante en concreto meten el dinero en estos teléfonos y luego serán los dueños los que se dediquen a votar durante la jornada con todo el dinero recibido. 

¿Por qué recargar líneas y no votar directamente al concursante a través de los teléfonos oficiales? Es una duda que siempre hemos tenido y que los propios usuarios nos explican. “Hacemos retos”, nos cuenta @Angyelalba, una de las dueñas de una de las líneas para votar por Miriam Saavedra.

A estos retos se refieren varios usuarios con los que hemos hablado para que ayuden a arrojar algo de luz sobre este pequeño negocio que hay montado en redes sociales. “Hay personas anónimas que nos dan dinero, algunos 50 euros y otros hasta 100 euros. Este dinero lo reunimos como un extra y anunciamos que si llegan a cierta cantidad de dinero con las recargas, como 2.000 euros, nosotros recargaremos ese dinero extra, que llega hasta los 700 euros”, nos explica otro usuario.

Para poder formar parte de este selecto club de recargas, la familia selecciona ciertas líneas oficiales

Para poder formar parte de este selecto club de recargas, la familia y el círculo que rodea a los concursantes selecciona a ciertas líneas oficiales. Son aquellos que han apoyado a los concursantes desde el principio y ya cuentan con experiencia de otros años. “A nosotros nos enseñaron cuando participó en GH 16 y ahora ya sabíamos cómo se hacía”, nos cuenta la madre de Suso, finalista de la edición.

Para reforzar su mensaje, el entorno de los concursantes ofrece regalos a los que más dinero recarguen en estas líneas. Para Suso, por ejemplo, están sorteando camisas y camisetas que ya han sido usadas por el concursante. Para Miriam, una de las favoritas, ofrecen vídeos personalizados que serán grabados cuando ella abandone la casa.

¿Cómo se comprueba el destino del dinero?

Los seguidores de GH VIP lo tienen todo organizado. Uno debe saber si el dinero que ha invertido en un concursante termina traducido en votos y por eso los dueños de las líneas han inventado un mecanismo para emitir los comprobantes a través de Twitter.

Ayer hicimos una votación masiva y grabé 200 votos para Miriam desde mi teléfono

Los dueños de estas líneas graban su propia pantalla del móvil mientras están emitiendo los votos. “Ayer hicimos una votación masiva y grabé 200 votos para Miriam desde mi teléfono. Es lo máximo que se puede votar desde una terminal móvil al día”, nos cuenta uno de los seguidores del programa con línea.

En numerosas ocasiones sobre algo de dinero, muy poco, debido a que lo ingresado es una cifra redonda y los votos por SMS cuestan 1,45 euros. Ese dinero que sobra es donado a la ONG elegida por el dueño de la línea, aseguran. 

“Un trabajo no remunerado”

“Le dedico 16 horas al día a esto”, nos asegura la usuaria @Angyelalba. “Es como un trabajo, pero no está remunerado”, cuenta. Y es que estos seguidores del programa tienen todo organizado desde primera hora de la mañana para que la emisión de votos se convierta en una jornada laboral.

“Llevo viendo Gran Hermano desde que empezó. Esto es como formar parte del concurso”, nos cuenta, para entender cómo puede estar tan unida a este universo del reality. “Empecé bastante tarde con esto de las recargas. Yo no manejaba muy bien Twitter. Fui entendiéndolo, conociendo a gente y me dijeron que me tenía que meter en esto”, relata. Eso fue hace tres ediciones, cuando por primera vez abrió una línea de móvil para votar.

Después, la relación que tienen con el concursante al que han ayudado a ganar es una incógnita. “Hay algunos más afables que otros”, asegura. “Es que realmente ellos no saben el trabajo tan duro que hay detrás de todo esto, declara. Nos cuenta que Argi, concursante de GH 14, organizó una fiesta para agradecer el apoyo a ciertos usuarios de Twitter.

Respecto al dinero que recibe, prefiere no hablar. ¿100 euros al día? “No”, dice. ¿1.000 euros? “Tampoco”, responde. “Prefiero no decirlo, pero es mucho dinero”, asegura. Un trabajo para conseguir convertir a un concursante en ganador de Gran Hermano. Los participantes se juegan los 100.000 euros de premio y estos usuarios se juegan su orgullo en las redes sociales.