Hokusai

La tecnología es como una ola de fuerza desmedida. Y no hay ola mejor que la de gran ola de Kanagawa, el grabado creado por el artista japonés Katsushika Hokusai y publicado entre 1830 y 1833. En este espacio dibujaré imágenes de este otro mundo flotante que nos nutre, nos muta, nos transporta y a veces, sólo a veces, nos destruye.

Whack-A-Mole Fever by TPapi en Flickr

Whack-A-Mole Fever by TPapi en Flickr

Las operadoras y el Whack-A-Mole independentista

Las tres grandes operadoras han bloqueado ya clones de las webs del referéndum ilegal por orden judicial y seguirán haciéndolo tantas veces como les sea requerido.  Quizá el lector conozca el popular juego de recreativas del Whack-A-Mole, en el que el jugador tiene que ir aplastando con un martillo los topos que aparecen por determinados agujeros.

El cierre de webs por orden judicial es extremadamente sencillo, lo difícil es conseguir que un magistrado se ponga a ello. Y si no, que se lo digan a las asociaciones de gestión de derechos de autor, que durante años han buscado un camino alternativo, preferiblemente no garantista -por eso de ahorrar tiempo-, para borrar de la faz de la tierra los sitios de enlaces a descargas. Y aún más sencillo es pedir a un operador que corte el acceso a sus clientes a sites ilegales. 

Un experto tradicional en el mundo del Whack-A-Mole digital es la web ThePirateBay, experta en crear clones que se reproducen como roedores y que siempre suelen ir un paso por delante de la acción legal. Cuando los periodistas hablamos de un cierre suele haber una apertura en otro lado.

El problema es que, en este caso, juntamos dos situaciones totalmente inéditas. Por un lado, unos creadores de webs que no tienen los recursos globales de la gente que quiere piratear películas. Porque en el mundo mucha más gente quiere bajarse Juego de Tronos que la independencia de Cataluña. Por otro, la acción de unos jueces especialmente motivados, y de unos operadores que están obligados a cumplir sus órdenes..

La vía de cerrar webs incautando el dominio es fácil cuando hablamos de los dominios .es o .cat. Pero es complicada para los que están situados fuera de España. Pero el camino de las operadoras es fugaz. Según salta un nuevo dominio, puedes bloquear el acceso. Y otra vez. Y otra...