Blog del suscriptor

Abierta la caja de pandora de la AEPD

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

Hace dos meses, el gobierno de España y la oposición pactaban la tan ansiada renovación de determinados órganos constitucionales del Estado entre los que se encontraba la Agencia Española de Protección de Datos. Con ese anuncio de renovación, se “abrió la caja de pandora”. Se suele utilizar dicha expresión cuando se quiere dejar claro que algún acto realizado, que se realiza o por realizar va a traer consecuencias negativas o conflictos. En parte, es lo que está trayendo esta renovación. Pero, debemos de dejar claro, que ha traído un conflicto innecesario y entendido torticeramente por determinadas partes.



El proceso de designación de la Presidencia y Adjuntía de la AEPD queda recogido en los artículo 19, 20, 21 y 22 del Real Decreto 389/2021. Evidentemente, los candidatos/as deberán de acreditar que tienen reconocida competencia profesional, sobre la base del mérito, la capacidad, la competencia y la idoneidad. La idoneidad de las personas candidatas exigirá que su independencia, conducta intachable e integridad deben estar fuera de toda duda. Creo que es un criterio que está bien definido y del que se está haciendo un uso bastante torticero en las últimas semanas.



Me explico. El mismo día que se acordaba el anuncio de renovación de la AEPD, tanto gobierno como oposición, anunciaron las personas que habían pensado para dichas responsabilidades. En el caso de la presidencia sería Belén Cardona y en la adjuntía sería Borja Adsura. Ese día, muchos medios de comunicación anunciaban dichos puestos como si se hubiera hecho efectivo el nombramiento en el Boletín Oficial del Estado y al día siguiente empezaran a trabajar en calle Jorge Juan 6, lugar donde tiene su sede la AEPD. Las redes sociales se inundaron de felicitaciones para ambas personas, los medios de comunicación publicaron titulares. Llamadas y mensajes de felicitaciones. Días después, personas que tenían ciertas expectativas profesionales, y que iban anunciando que serían los “mandamás” de la AEPD, saltaron como lobos.

Se pronunciaron asociaciones profesionales de la materia. Se publicaron artículos de opinión. El anuncio, era una simple propuesta que debía de pasar un proceso de nombramiento que se había aprobado recientemente. Simple y llanamente eso. No se había hecho efectivo los nombramientos.



En este punto, quisiera centrarme en dos términos; idoneidad y profesionalidad, para dejar una reflexión en el aire. ¿Qué pasa cuando un partido político piensa en determinados profesionales para ocupar un cargo de responsabilidad?; ¿Pierden la idoneidad? ¿Pierden sus años de experiencia? ¿Pierden sus formaciones y acreditaciones? ¿Pierden su profesionalidad? ¿Pierden sus atributos y conocimientos? ¿Pierden su capacidad?. El hecho de qué partidos políticos piensen en profesionales, no los deslegitima en absoluto. Lo digo con toda franqueza. Soy un profesional de la materia, y que un partido piense en un compañero del gremio para ocupar dicha responsabilidad, no me perjudica en absolutamente nada. Peor sería, como lamentablemente hemos visto en muchas ocasiones a lo largo de estos años, que cargos directivos sean ocupados por personas o militantes que no tienen ni idea de la materia.



Cristina Pedroche participó en un vídeo de Más Madrid. Jorge Javier Vázquez anunció que iba a votar a Ángel Gabilondo. Daniel Guzmán anunció que iba a votar a Podemos. Jordi Cruz dijo que si estuviera en Madrid, votaría a Isabel Díaz Ayuso. Creo, que ninguno de estas personas nombradas anteriormente, han perdido, ni van a perder su idoneidad y profesionalidad para ser presentadora, presentador, actor o cocinero. Por eso, creo que deslegitimar a cualquier persona porque cuente simple y llanamente con el apoyo de algún partido político para que se presente a este proceso, me parece un poco incomprensible en los tiempos que estamos.”



Esta reflexión que he plasmado es importante. Puede, que en un día no muy lejano, algunas de las personas que hoy están opinando y valorando el proceso de designación de los titulares de la AEPD, o incluso el que os escribe, sean propuestos para ocupar una responsabilidad en esta autoridad de control, o en otra. Esa proposición vendrá porque conocen de las capacidades y formación de un profesional. Una persona, se curte a lo largo de su vida; formándose, preparándose, mejorando cada día, proponiendo iniciativas, colaborando en proyectos de investigación, ofreciendo charlas y conferencia… Y que todo ese trabajo que has ido construyendo y forjando a lo largo de tu vida, se esfume porque un partido político se haya fijado en ti, me parece cuanto menos injusto y decepcionante en una sociedad tan avanzada como la nuestra. Dejemos los sesgos e intentemos  mejorar cada día.