Opinión

El problema del secuestro parental

Carlos Salgado y Pablo Gutiérrez de Cabiedes.

Carlos Salgado y Pablo Gutiérrez de Cabiedes.

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

¿Alguna vez has sentido que te arrebataban lo más importante de tu vida? Quizá nunca puedas ponerte en situación.

¿Alguna vez has visto chocar tu ideología con tu corazón? Puede que ésta sea una de las historias que te haga "chocar".

Carlos Salgado es el padre de Carolina, una niña de doce años que ha sido, presuntamente, secuestrada por su madre y expareja de Carlos. Carlos tiene su custodia, pero ella consiguió llevársela a Kirguistán (antigua república rusa), dejando a Carlos toda esperanza de ejercer como padre como un sueño desvanecido.

Carlos ha intentado en vano en los últimos años que se cumpla la resolución judicial que establece que su hija debe estar con él. Y dado el laberinto y la falta de ejecución judicial, que raramente parece llegar si quien incumple no es hombre, al menos de momento no hay una reacción contundente a la alineación parental, ha emprendido una lucha por llevar el caso ante los políticos, dando a conocer la injusticia que sufre, para conseguir encontrar a su hija y recuperar el contacto con ella. Pero esto resulta un problema cada vez más grande en este país que parece no tener solución. Sus primeros pasos en la política fueron, como el corazón dicta, en la izquierda. Tras muchos personajes políticos a los que Carlos contó su historia, llegó la decepción. Ninguno hizo nada por él.

Pero la historia ha dado un giro inesperado. Hace unos meses contactó con un diputado de la Asamblea de Madrid que había denunciado la desatención y hasta silenciamiento de los casos de maltrato y secuestros a hijos menores. Y encontró respuesta. Por fin alguien hacia caso, con corazón y cerebro, a su historia, que es la de tantos otros padres. Es algo complicado, no nos engañemos. En la época que vivimos, que quien no es mujer pida protección judicial o apoyo político no es algo que encuentre respaldo. No existe objetividad: en España eso se ha acabado; no hay justicia, solo moda social.

Ese Diputado no es ni más ni menos que de Vox. Pablo Gutiérrez de Cabiedes, que ha ejercido antes como Juez, Abogado y Catedrático de Derecho procesal, le recibió y se ocupó de su caso. Y no sólo lo escuchó, sino que desde su posición le está apoyando decididamente en su resolución, como en el de otros secuestros que se vienen conociendo de madres a hijos. Tiene corazón, aunque su ideología no es de izquierdas; tiene pasión, aunque por lo que pelee no sea moda social, quiere luchar, por todo lo que sea injusto.

Y este caso, lo es. De momento no hay expectativas judiciales que hagan pensar que se hará efectiva la sentencia que dice que tiene la guarda y custodia el padre.

Quizá tendemos a mezclar todo, a intentar formar una pasta solida con aquello que viraliza la rabia y el odio. Tenemos un grave problema en este país con las mujeres maltratadas, asesinadas, todo ello dependiente de una educación que lleva años obsoleta; tenemos un grave problema con la alineación parental, muy utilizada en la guerra de los padres durante la separación: es un proceso mediante el cual un niño se aleja del progenitor como resultado de la manipulación psicológica de otro progenitor y tenemos otro grave problema con tomarnos la ley por nuestra mano. Mujer u hombre, izquierda, derecha o centro, da igual. No podemos centrar nuestra visión en un solo partido o género, debemos luchar por la justicia, por aplicarla y saber que del marketing político ya se encargan ellos mismos, nuestro deber es centrarnos en los actos. Cuando alguien pelea por cambiar las cosas se debe reconocer y apoyar, aunque ideológicamente no coincidamos con dicha formación, sea la que sea.

Carlos Salgado lleva desde 2016 sin recuperar a su hija. ¿Cuántos casos más hay como él?