Opinión

¿Qué será?

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

No será porque no están advertidos, no será por personas nuevas y jóvenes, no será por la dificultad que pasan tantas familias, no será por el cansancio mediático que nos crean, no será porque no lo hemos manifestado, ¿no será que no ven más allá de sus narices? 

No será porque el 2018 dio unos números en empleo brillantes desde hace muchos años pero la contracorriente se convierte en empleos de días o un par de meses.

No será porque no dimos confianza e ilusión a personas recién llegadas para tapar este agujero sin solución. Nos engañaron y mintieron, otros aprovecharon la situación, como siempre haciendo eco de su experiencia en política toda la dichosa vida, todo vale para alguna estrategia, todo cuenta para recontar votos, todo vale para hacerse con el poder.

Es curioso que en este país vivamos tanto la política hasta el punto de salir a la calle para defender a unas personas que prometen hacer de la sociedad un ejemplo de solidaridad y bienestar y sabemos en nuestro interior que debatimos y discutimos por defender el poder de alguno que en ese momento le vino bien la oleada social, movida hacia un sentido u otro, izquierda o derecha, todo se repite y todo vuelve… 

Es curioso que unas personas que pretenden cambiar nuestros horarios, nuestros trabajos, nuestros transportes y nuestros papeleos no se dignen si quiera en mirar a un pueblo, porque no nos están mirando, se están mirando sus maravillosas cabelleras con injertos capilares tan perfectos que el cerebro que les quedó dan resultado de ineptos.

Es curioso que la sociedad que tenemos sea tan cotilla e irrelevante en pensamiento que después, una vez un político lo ha hecho, gritamos con fuerza su corruptela, nosotros también lo hemos hecho, desde abajo se ha ido hirviendo el agua, lo que hacía nuestra clase política hace 30 años también se hacía a menor escala y con menos poder, pero lo mismo.

¿Cómo somos tan hipócritas de querer cambiar una cúspide inalcanzable si la base no está limpia? ¿Cómo podemos mirar al de al lado y reírnos con él si hace un rato nos hemos reído de su historia y su persona? ¿Cómo podemos esperar que la gente sea limpia con nosotros si anteriormente hemos falseado nuestra presencia y palabras? ¿Cómo podemos esperar que no nos critiquen si eso es el deporte nacional favorito de cada día?

¿No será que tenemos que cambiar nosotros? Puede que intentando abrir la mente con respeto y alegría nos baste para comenzar, pero en el momento que una persona no puede ser inocente en sus actos dentro de la sociedad, estamos quitando vida a un alma aún sin manipular.

Las guerras políticas se basan en la obsesión del poder y después el dinero, más guerra dentro de un país dividido y nada unido, las guerras de "los curritos" son las del engaño, la del aprovecharse, la del criticar, la de no llegar a fin de mes, la de las pocas subvenciones y becas, la de la realidad…