Opinión

Cuatro Izquierdas del Apocalipsis

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

En la política española, basta con alejarse un poco del discurso y la taxonomía generalmente aceptados para darse cuenta de que, en realidad, los cuatro partidos mayoritarios a nivel nacional son, aunque liberales en lo económico, ideológicamente de izquierdas. El etiquetado clásico que se nos induce a asumir (y que asimilamos de manera casi inconsciente, sin apenas crítica por nuestra parte) viene supuestamente apoyado en una continuidad histórica que, la verdad, hace ya mucho tiempo quedó desvirtuada; y si los distintos partidos siguen encuadrándose al modo convencional, es o bien por comodidad discursiva (izquierda, centro, derecha), o bien, demasiado a menudo, para usarlo como arma bélica de ofensa y descrédito (rojo, facha), según el punto de vista de cada cual; aunque yo tengo la fundada sospecha de que la verdadera finalidad de mantener esa clasificación tradicional, el principal objetivo de que persista, es bastante más siniestro y viene impuesto desde voluntades relativamente en la sombra: según mi parecer, se trata de preservar entre la ciudadanía la ilusión, la apariencia, de que en nuestra sociedad existe -- ¡no!, ¡qué digo existe!, existir es poco: impera, un salutífero pluralismo ideológico y político con su correspondiente lozana alternancia en el poder, pese a que la realidad es, más bien, que dicho pluralismo apenas agoniza, moribundo, entre las pocas mentes libres que aún quedan. En otras palabras: están conduciéndonos de forma sutil y paulatina al gregarismo.

Así, y por mucho que la izquierda "tradicional", de cara a reavivar hogueras e incluso odios que parecían extinguirse, a aspirar al poder o conservarlo explotando y cosechando los réditos políticos del inacabable filón que supone una rivalidad ya sin sentido; aunque esa izquierda, digo, persista en la anacrónica asimilación entre el Partido Popular -e incluso Ciudadanos- y el régimen de Franco (dando, además, erróneamente por sentado que la comparación necesariamente implica un gran descrédito), lo cierto es que en España no hay más que un partido de derechas, que es Vox, siendo todos los demás de izquierdas. Y me explico:

Dejando a un lado, como apunté, el aspecto económico (en el que, pese a las diferencias en materia presupuestaria, todos se avienen, digan lo que digan, al capitalismo y al libre mercado, porque además es que no hay otra), hallo que tenemos en España las siguientes cuatro Izquierdas del Apocalipsis:

Al extremo está el liberticida Podemos, con su trasnochado y utópico discurso marxista sobre la lucha de clases y bla, bla, bla, que -sinceramente- no amerita mayor comentario.

Luego viene el hispanófobo PSOE, referente socialista nacional, defensor de la inconstitucional paridad y el hembrismo, la cosa homosexual, el matrimonio gay, la inmigración ilegal, la disgregación federal de España, la inmersión lingüística y concomitante obliteración del castellano, el promotor de la venganza histórica, destructor de la presunción de inocencia, hostil al catolicismo, la monarquía y la institución familiar, etc. Es decir, socialismo en estado puro.

A continuación, rivalizando en progresía, está el socialismo moderado de Ciudadanos, un partido que suscribe prácticamente todas las ideas y (des)valores -para nada repetirlos- de su partido vecino, incluyendo la desaparición de España (si bien, en lugar del invento federal, ellos están por disolvernos y fundirnos en una Europa impersonal). Pero, en el fondo, ¿qué principio de centro-derecha defiende este partido? Apenas me consta ninguno.

Y, por último, llegamos al socialismo descafeinado -pero socialismo igualmente- del Partido Popular. El acomplejado PP que, incapaz de oponerse al ataque al Valle de los Caídos y muchas otras iniciativas izquierdosas, reniega de su herencia nacional, el PP cómplice del separatismo y la inmersión lingüística, cooperador necesario en la venganza histórica, pionero en promocionar la cosa homosexual, tibio frente al aborto y la eutanasia, arrodillado ante el lenguaje inclusivo, defensor del feminismo mal entendido y la androfobia... por no extenderme más. Igual que a C's, yo apenas lo veo suscribir un sólo valor de derechas, ni sé en qué se distingue ideológicamente de los otros socialismos.

Así que nada de "la derecha" para referirse al PP, ni mucho menos "las derechas azul y naranja", como dice la preclara ministro Calvo, para referirse también a C's. No. Cuatro izquierdas tiene España, Izquierdas del Apocalipssis, y no hay más derecha que una, que es de color verde y se llama Vox. Queda el lector enterado. Cuando llegue la hora de votar, que no alegue desconocimiento. Allá cada cual con su conciencia.