Opinión

Ego defraudador

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

Durante estos días, hemos vivido el culebrón del fichaje de Cristiano Ronaldo. Hace 9 años, fichó por el Real Madrid, que ha obtenido enormes beneficios con el rendimiento deportivo y de negocio con éste fenómeno de la naturaleza, capaz de arrasar en el campo de juego.

Cristiano Ronaldo, siempre está motivado, vive con pasión, el fútbol y la vida, como si de pilotar un Ferrari se tratara.

Despierta profundos y radicales rechazos motivados por la envidia. También es rechazado por sus inicios en España, en los que se acogió a la ley Beckham, tributando un 24% en vez de hacerlo al 45%. 

Es un gran deportista y, un millonario más, que considera que el dinero ganado, es suyo y solo suyo, creyendo injusto, que tenga que tributar como medio para el sostenimiento de una sociedad libre y en la que muchos no han tenido las mismas oportunidades y, han tenido mala suerte de nacer con una discapacidad, o en unas circunstancias desfavorables, que no han permitido desarrollar sus habilidades, capacidades, cualidades e inteligencia que en circunstancias de una sociedad justa o en una familia adecuada o entorno favorable, todo hubiese sido diferente, acorde con la realidad de esas personas.

Cuándo Cristiano Ronaldo sea un viejo que haya desarrollado varias discapacidades, tendrá la posibilidad de contratar varios profesionales por 2.000 euros cada uno, que le cuidarán día y noche. La mayoría de la población, incluidos más del 90% como poco, de los autónomos que se quejan de los impuestos y del sistema actual, no podrán permitirse semejante lujo.

Él se lo podrá permitir, gracias a la venta de productos comprados por cientos de miles de trabajadores con un sueldo bajo y esfuerzo fiscal, mayor que el realizado por el astro portugués.Y esto, es así para cualquier empresario o trabajador autónomo.

Una sociedad con bajos impuestos y mal gestionados, es una sociedad injusta, y en la que la ley del oeste, será la ley suprema. Como ocurre en una país tan injusto y decadente como los Estados Unidos de América. Un país con impuestos bien gestionados que permitan un sistema social de primera clase, en el que no se deje tirado a nadie, es un sistema libre y justo.