Opinión

Pesadilla tripartidista

Pedro Sánchez, en el avión presidencial.

Pedro Sánchez, en el avión presidencial.

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

Cierto es que Sánchez es “guapete”. Que si le subes a un avión semi privado se te convierte en James Dean. No es menos cierto que se gusta, se encanta, de hecho creo que a día de hoy es lo que le libra de que los españoles le impongamos una orden de alejamiento del Congreso.

Siendo consciente de que ese es un motivo de peso para gobernar este país, no puedo dejar de lado que algo de política hay que hacer. Bien, pues nuestro Presidente y los suyos han tenido creatividad para unas pocas ocurrencias políticas. 

El acercamiento de presos terroristas, las subidas de impuestos, el control de la radio televisión pública, la dimisión twittérica de uno de sus Ministros, las cesiones al secesionismo catalán y algún que otro despropósito más. Pregunta: ¿no tienen la impresión de que cada día que Sánchez gobierna pesa menos nuestra cartera y más se aleja la idea de una España unida?

La tele para Iglesias, los nacionalistas ya tienen lo que querían y a los demás nos suben los impuestos. Menos mal que es guapo... Mientras Sánchez destruye a manos llenas, en la bancada contraria se matan por las migajas que Rajoy dejó antes de pirarse a Santa Pola.

España necesita la pastilla naranja para despertar de una santa vez de esta pesadilla tripartidista.