Blog del suscriptor

Los días de mayo que conmovieron al mundo

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

Cincuenta años de mayo de 1968. Media centuria del año que sacudió al mundo a través de varios movimientos, la mayoría de carácter estudiantil y/obrero, que se extendieron a modo de réplica sísmica por el mundo desarrollado. Tendríamos que tomar como epicentro las protestantes contra la Guerra de Vietnam en Estados Unidos, protagonizadas por el movimiento estudiantil, posteriormente denominado “hippie”. Aquel movimiento antibélico pronto se trasladó a Alemania y rápido a París, donde los estudiantes tomaron el Barrio Latino de la ciudad en el mes de febrero. Comienza el mayo francés.

Una revuelta que sorprendió no tanto por la consecución de un objetivo secundario que acabó por no lograrse, remover al general De Gaulle del poder, sino por la inmediata anexión de los trabajadores franceses que llevaron a cabo la mayor huelga de la historia de Francia (diez millones de huelguistas) que paralizó el país y mejoró notablemente las condiciones laborales de estos.

Por eso hemos encabezado este texto, al modo en que el periodista americano John Reed tituló “Diez días que conmovieron al mundo” su crónica sobre el tiempo vivido en la Rusia bolchevique (quien hubiera podido vivir de primera mano uno y otro proceso), los días del mayo francés que conmovieron el mundo.

El chispazo del movimiento parisino se produjo cuando el sector más radical de los estudiantes, dirigido por un joven pelirrojo de origen alemán llamado Daniel Cohn-Bendit, se atrincheró en la pequeña universidad de Nanterre situada en las afueras. El 2 de mayo el Gobierno cometió la torpeza de cerrar Nanterre.

La ira de los estudiantes se trasladó entonces a la Universidad Central de la Sorbona. La policía quebrantó la autonomía del Campus e invadió el mismo, mientras miles de estudiantes se enfrentaban con violencia a la misma. Más de cincuenta heridos.

Los días 6 y 9, los cabecillas del movimiento acudían a la Sorbona al tiempo que París llevaba varios días ocupado militarmente. Tras la comparecencia de Cohn-Bendit, masas de estudiantes empezaron a confluir hacia el Barrio Latino y sitiaron a los antidisturbios. Se alzaron las primera barricadas, utilizando los adoquines de la calles como arma de resistencia frente a la policía.

Finalmente los obreros se solidarizaban con la causa estudiantil, y el día 13 de mayo, el Partido Comunista Francés y su sindicato llamaron a la huelga general. Mientras los estudiantes ocupaban la Sorbona el 14, los obreros hacían lo propio en las fábricas.

Fueron tomándose los principales núcleos industriales, siendo especialmente relevantes los del sector automovilístico. Los intelectuales de la izquierda francesa respaldan al movimiento con la presencia del filósofo Jean Paul Sartre en el centro neurálgico de la Sorbona. Cae la Bolsa.

La habilidad de De Gaulle fue apelar al sentimiento patriótico y al peligro en ciernes de una guerra civil. La alternativa de una Frente Popular no cuaja entra la izquierda. El 30 de mayo disolvía la Asamblea Nacional y convoca elecciones donde el veterano general sale reforzado. ¿Cuáles fueron los logros de este mayo francés de revolución?

Indudablemente la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, que siguieron con la huelga, aún después de los intentos de acuerdo de sus sindicatos con el Gobierno.

Pero sobre todo la aparición de nuevos protagonistas en los movimientos sociales, que junto al estudiantil, van a marcar la segunda mitad de siglo y el devenir futuro (ecologismo, feminismo…), y es que el movimiento demostró según señala el gran historiador Eric Hobsbawm: “…algo que en que prácticamente ningún revolucionario de más de veinticinco años creía, que era posible levar a cabo una revolución en un país industrial avanzado en condiciones de paz, prosperidad y aparente estabilidad política”.