Turismo

Por qué deberías viajar solo (al menos una vez)

No te quedes sin tachar esos lugares que tienes apuntados en tu lista y atrévete a viajar sólo por estas razones que te damos.

Cuando te das cuenta de que te apetece soltar todo lo que tienes dentro. Getty Images

Cuando te das cuenta de que te apetece soltar todo lo que tienes dentro. Getty Images

  1. Turismo
  2. Rutas turísticas
  3. Estilo de vida
  4. Psicología

Louis es un joven belga que viene a España al menos una vez al año. Ama Madrid y ama viajar, pero no siempre encuentra a alguien dispuesto a compartir travesía. Así que sin que le pese, coge la mochila y se recorre el mundo entero sin más compañía que 10 kilos de maleta.

Es un tipo aventurero pero a la vez es una de esas personas serias y serenas, con una tranquilidad maravillosa. “Yo comencé a viajar solo cuando sentí que dejaba de hacer las cosas que me gustaban porque a los demás no le apetecía”. Como este, otros muchos casos, pero no siempre uno se atreve a hacer como Louis.

Viajar solo tiene sus ventajas. Muchos expertos ya han escrito sobre el tema y han difundido sus beneficios. Por ejemplo, Alain de Bottom escribió en El arte de viajar que “puede ser una ventaja viajar solo. Nuestro comportamiento y nuestra manera de ser están influenciados por nuestros compañeros, por los que controlamos nuestra curiosidad para cumplir las expectativas que ellos tienen de nosotros. Puede ser que ellos tengan una visión particular de nuestra personalidad y esto puede provocar que algunas características de la misma queden escondidas…”.

No te quedes sin tachar esos lugares que tienes apuntados en tu lista. Getty Images

No te quedes sin tachar esos lugares que tienes apuntados en tu lista. Getty Images

No te quedes sin tachar esos lugares que tienes apuntados en tu lista y atrévete a viajar sólo por estas razones que te damos:

Aprendes a desvergonzarte

Cuando vas sólo no te queda más remedio que preguntar tú sí o sí por esas indicaciones, por información hotelera o turística. Incluso si vas a un país extranjero que no habla tu idioma, no tendrás a tu amigo de inglés perfecto a tu lado para que ordene la comida en el restaurante.

Conoces gente nueva

Puede que no lo necesites hasta el tercer día, pero luego verás cómo crece en ti unas irremediables ganas de hablar y comunicarte con la gente. Te saldrá sólo, así que no fuerces ninguna situación si no te apetece. Cuando te des cuenta de que te apetece soltar todo lo que tienes dentro.

Podrás cambiar de rumbo siempre que desees. Getty Images

Podrás cambiar de rumbo siempre que desees. Getty Images

Vas a tu ritmo

¿Cuántas veces has planeado un viaje con familia o amigos y te has puesto de los nervios? Es lógico que tantas personas no se pongan de acuerdo sobre el itinerario del viaje, a quienes les gusta visitar museos detestarán ir al parque de atracciones del lugar, o a quien le gusta ir de compras odiará tener que ir después a la exposición de turno. Viajando solo harás lo que te apetezca al ritmo que te pida el cuerpo. Podrás cambiar de rumbo siempre que desees.

Descansarás de la rutina

Si vas con amigos, lo más probable es que en algún momento del viaje salga el tema de conversación que aborreces, como el trabajo o la jugada que os ha montado mengano hace unas semanas. Disfruta de la paz y la tranquilidad y aprovecha esos momentos solitarios para leer en la playa o en una cafetería de la ciudad.

Disfruta de la paz y la tranquilidad. Getty Images

Disfruta de la paz y la tranquilidad. Getty Images

Te darás cuenta de quién eres

Esto parece muy bucólico, pero es cierto. Muchas personas no saben divertirse con uno mismo porque no se conocen. Cuanto más tiempo pasas solo, más sabrás qué quieres en la vida y, lo más importante, cómo la afrontas.