Turismo

De viaje mochilero en invierno

Evita facturar los 20 kilos permitidos e incluye en el presupuesto una lavandería semanal. Sé generoso con la ropa interior.

Getty Images

Getty Images

  1. Turismo
  2. Invierno
  3. Hoteles
  4. Rutas turísticas

Quien con una mochila se haya dispuesto a trotar el mundo lo sabrá: no es lo mismo ser un mochilero en verano que en invierno. Las pautas son muy parecidas, pero debemos tener en cuenta algunos asuntos para que el viaje sea más cómodo y práctico. Hay que tomar en cuenta dos variables: el peso y la ropa. Estos son nuestros consejos:

El peso

En verano la ropa pesa menos y podemos permitirnos llenar la mochila con muchas más prendas. Pero si vamos a viajar a algún lugar frío, inevitablemente llevaremos encima jerséis, pantalones largos y más gruesos, guantes, sombreros de lana…

En verano hacemos cambios de ropa más frecuentes por la temperatura (quien no haya sudado cargando la mochila hasta el hotel no ha hecho un viaje mochilero de verdad). En invierno la ropa se ensucia menos y, dado que pesa más, deberemos limitar nuestro repertorio a dos jerséis, dos pantalones y dos camisetas.

Todo de quita y pon, eso sí, sé generoso con la ropa interior. Si vas a hacer un viaje largo cargando mochila, sugerimos que evites facturar los 20 kilos promedios permitidos y decidas incluir en el presupuesto una lavandería semanal. Será mucho más fácil moverte por el país con una mochila ligera.

La ropa

Getty Images

Getty Images

Sabemos que el invierno no es igual en todos los sitios. Si vas a Perú, olvídate del anorak, por supuesto, pero si decides organizar un viaje donde en esta época del año la temperatura no sobrepasa los 10º, entonces mejor no arriesgar: anorak o plumíferos.

Da igual lo guapo/a que quieras estar, el frío es tu peor enemigo y vas a patearte la ciudad durante horas, así que asegúrate de que este abrigo no deje al descubierto el cuello ni los riñones. Lo sabemos, no somos tu madre, pero nos preocupamos igual.

Los calzones largos son una prenda que se utiliza más de lo que parece. Son como unos pantalones térmicos que se ponen por debajo de los bluyíns o de los vaqueros y son muy poco indulgentes con el frío. Las mujeres pueden usar unos leotardos también, pero prueba mejor con los pantalones térmicos.

Calzoncillos Long Johns. Getty Images

Calzoncillos Long Johns. Getty Images

Guantes y gorros. Si no tienes en casa, entonces mejor esperar a llegar al sitio de destino. Seguro que en algún hipermercado encuentras estos accesorios a buen precio y pensados para el frío del lugar.

Los zapatos, por otro lado, suelen ser la prenda que desborda nuestro equipaje, por rigidez y tamaño. No debemos llevar más de dos pares, los más gruesos que tengamos. Piensa que deben ser resistente al agua y a la nieve (por si acaso). Y, si nos ponemos, que no te queden demasiado apretados por si algún día tienes que ponerte dos o tres pares de calcetines juntos.

Getty Images

Getty Images

El hostal

Sabemos que de mochilero lo que se busca es un viaje que no se suba de presupuesto, pero en invierno sugerimos que no escatimes en el presupuesto del hostal y asegúrate de que tenga calefacción. Sabemos que no vas a pasar ni tres cuartos del tiempo que pasarás en el lugar de destino, pero la noche es larga y fría.