Desplante de Sergio Galán, que dio una vuelta al ruedo

Desplante de Sergio Galán, que dio una vuelta al ruedo Efe

Toreros

Sergio Galán roza una oreja en la tarde del apagón informativo

Cuarta de abono. El palco le negó al madrileño una oreja con una fuerte petición. Cartagena pinchó una actuación efectista y Manzanares sorteó el peor lote.

Juan Diego Madueño

Madrid era un solar. Nada como un domingo de puente para pasear por Francisco Silvela. La temperatura templada, fresca, la calle prácticamente vacía. Algunos taxis camino del Bernabéu y tres señoras que subían la avenida con el paso morube, templadas, hablando de cine. En la plaza igual, claro, reflejo de la ciudad, con menos gente de la habitual en un día de rejones. Por no estar no estaba ni Movistar después de anunciar -creo- la feria al completo. Como si hubiera faltado alguna vez a un Getafe-Granada. Hablan del acuerdo, que era de 31 tardes y no 32. Los famosos flecos.

La flamante tribuna de prensa la ocupaban gentes normales. Es decir: no había prensa. Sí estaban Antonio Lorca, un whatsapp: "como coartada de afición", y Paco Aguado. Alguno más que no identifico. Abajo los infatigables Miren e Íñigo Crespo. Y Arnás. También Amorós. En los últimos tiempos se ha impuesto el "esnobismo idiota" de despreciar los espectáculos de rejones como ha escrito este domingo Rosa Belmonte de las series clásicas. Este tipo de días, con recortes, desencajonadas -no tradicionales en Las Ventas, es verdad- y caballos, son buenos para acercar a un público diferente a la plaza. "Entretenimiento y utilidad pública, qué más quieren". Pues claro.

El aguacilillo cayó de la montura durante el despeje de plaza

El aguacilillo cayó de la montura durante el despeje de plaza Efe

Un "ohhhh" voló por los tendidos al despedir Galán la carrera del segundo desde chiqueros. Las portagayolas son mil veces más agradecidas aquí. Viva Asia. Muy bien con las banderillas, con dos pasadas levantó oles femeninos desde el '6', y apretó con las cortas, que cayeron como en hundir la flota. Esquivó y templó los saltos del toro que metió la cara en el capote. Las piruetas calentaron, algunos se pusieron en pie, pero pinchó.

El tercero, como el cuarto, llevaba el hierro de Pallarés y era más serio. Trapío, vaya. A Manzanares le cayó traserísimo el único rejón de castigo. En mitad del espinazo, a la conquista. Gallardo, como mi amigo, se encerró en la primera raya. Las banderillas caídas. A lomos de Mazzantini -precioso- bastante mejor. Ocurrió una cosa extraña: al capote del subalterno acudió Gallardo bien pero vio al caballo y se echó. Poco más podía hacer el rejoneador. Al toro le cambió la vida en un instante y medio rejón fue excusa suficiente para él.

Cartagena volvió a la carga con Mediterráneo, crines al viento. Berrendo en negro este toro, tuvo pies. La cabalgadura lo templó en círculos concéntricos. Dos veces se fue al suelo el toro por ímpetu. Centrado Cartagena en el galope a dos pistas. Efectista por fin al final. Haciendo la pata coja con un caballo, levantando a Jinocente, que es como se ha declarado siempre Isabel Pantoja. Qué alboroto. Hasta dio una vuelta al ruedo con el toro en los medios. Pinchó dos veces con el pallarés apagadísimo

La desbandada asiática coincidió con la salida del quinto. Brindó Galán al público. El galope del toro fue trote, menos que cochinero. Titititi. Aceleraba el toro y luego frenaba, quedándose en ese runrún de pisadas. Lo esperó con Perla, soltando la cola y la grupa. El par a dos manos desató una gran ovación. El siguiente mucho más. La traserísima rosa no apuntaló la actuación. A los blandos fue el rejonazo, y después, como si nadie lo hubiera visto, lo enterró a la altura del último anzuelo. El toro se descabelló solo persiguiendo a Galán. La fuerte petición se quedó en eso. A Morenito se la dieron.

Apostó Manzanares por el sexto con un sólo puyazo. El toro cantó rápidamente sus intenciones, yéndose a tablas en cuanto pudo. Le cambió la cara al rejoneador. A la siguiente pasada perdió las manos. Destelló otra interior. El caballo Farruco era pura electricidad y con él libró una banderilla de dentro a fuera: el toro echó la cara a las riendas. Los pinchazos aguaron las brasas.

Ficha del festejo

Monumental de las Ventas. Domingo, 14 de mayo de 2017. Cuarta de abono. Tres cuartos de entrada. Toros de Benítez Cubero, 1º soso, alegre 2º, cambiante el 5º, y Pallarés, el 3º parado y 4º a menos.

Andy Cartagena, rejón entero (silencio). En el cuarto, dos pinchazos y rejón (ovación en el tercio).

Sergio Galán, dos pinchazos, rejonazo algo caído y un descabello (silencio). En el quinto, metisaca, rejonazo trasero y un descabello (vuelta al ruedo).

Manuel Manzanares, pinchazo hondo (silencio). En el sexto, dos pinchazos, dos pinchazos traseros y rejonazo (silencio).