Toros

Doble puerta grande para Pablo Hermoso y Andy Cartagena

Ambos rejoneadores salieron a hombros en el primer festejo de las Corridas Generales tras desorejar desde diferentes registros a los dos toros que completaron sus lotes. Cartagena sumó una oreja más del segundo. Lea Vicens pinchó su mejor actuación del año.

Pablo Hermoso y Andy Cartagena salen por la puerta grande.

Pablo Hermoso y Andy Cartagena salen por la puerta grande. EFE

  1. Corridas toros
  2. Rejoneo
  3. Rejoneadores

Un chasquido inauguró las Corridas Generales. El primero de Herederos de Sánchez y Sánchez se partió el pitón por la cepa al probar la madera. Del topetazo se desprendió un colgajo de cuerno y Matías sacó el primer pañuelo verde de la feria con cierto gusto. Las cámaras enfocaron rápido a nuestro Pierluigi Collina, encantado de inaugurarse así.

A Pablo Hermoso no le toca otra que abrir carteles. Las tardes cambian a partir del segundo toro. Antes siempre el público está tímido, con remilgos. Hasta las ovaciones suenan ausentes. No ayudó casi nada el suplente a levantar eso. Galopaba paralelo a tablas y a los estribos. Metía la cara y salía despedido. Andaban montura y toro como si no se conocieran: en la guerra fría se completaron grandes paseos de esa forma pero en Bilbao hace falta un poco más. 'Berlín' exprimió el arranque chispeante muy torero. Templó desde la barriga, repiqueteaba en el galope a dos pistas con el toro trotando hacia dentro. 'Viriato' alcanzó con las manos los terrenos del oponente arrastrando desde los pechos su condición apagada. El rejón se precipitó desde 'Pirata', que había dejado a Hermoso apoyarse en el teléfono. Todo quedó a medias.

Andy Cartagena apareció desde las antípodas del caballero estellés. Otra marcha. Con el golpe fresco de Gijón hubo la habitual alegría en su monta. Se movió más desde el principio este toro. Cartagena le arropó la testuz con la cola, cabalgando en torno a él, atrayéndolo y despegándose. Conmovió al público, al que despertó poco a poco, con los apaloosa. 'Picasso' y 'Pintas', tan estéticos como eficaces. La sucesión de banderillas se congeló con el par a dos manos incompleto. Resolvió ligero Andy y volvió el ritmo. Entró y salió de la cara de una manera diferente cada vez. La lidia se alargó, el toro recibió el rejonazo apagadísimo y tardó en caer. A Cartagena no le importó, fue la oportunidad de sacar otro número más y esperó la muerte del toro con el caballo sentado en los cuartos traseros. Obtuvo una oreja.

Lea Vicens encauzó el galope del tercero. Se templó con él, doblándose caballo y amazona. Su actuación osciló. Con 'Betico' se le vio su versión más reposada. Otra Lea. Ese caballo es Boomer, capaz de estirarse una cuarta más, elástico. Se lo dejó crudo y el galope a dos pistas recogió el ímpetu del toro. Llegó a pararlo y ejecutó bien los embroques. Luego esa solidez se fue disipando apareciendo el rejoneo risueño de la francesa. Desenfada, se meció con 'Jazmín', una pintura. Algún par dio en la arena. Lea Vicens pinchó su actuación más seria de la temporada. Disfrutó la vuelta al ruedo.

Pablo Hermoso salió disparado esta vez. Tuvo buen son el cuarto hasta que se paró. Lo puso todo el rejoneador. Las hermosinas con 'Disparate' fueron un campo de coordinación imposible de atravesar: el toro se paró a la tercera desconcertado. Templadísimo todo lo demás. 'Donatelli' fue distinción. Qué poder. Con el cuello todo. Al toro le vino la pereza. Se fue arrugando, parado, mientras Pablo Hermoso seguía a lo suyo. Un reguero de piruetas, diseminado en varios terrenos, ascendió por los tendidos. Arreó con el par a dos manos, metido ya el toro en sí mismo. Topó en la grupa y después clavó el rejoneador. El rejón de muerte aterrizó en la yema. Lo sintió Hermoso en su puño. A pie vio caer redondo al toro, que se aguantó hasta el último suspiro. Dos orejas.

Otras dos consiguió Andy en el quinto. Sale de Bilbao con tres en el esportón, que no está mal. Persiguió el toro las monturas. Andy Cartagena desplegó el catálogo de adornos. Recortes, cabriolas y batidas de todo tipo, cercanías y paso español, pares a dos manos, rosas y terminó envolviendo al toro en una sucesión de banderillas cortas culminadas con el sombrero de ala ancha descansado en la testuz del toro. Un entusiasmo se apoderó de la plaza, el rejonazo se hundió entero y los máximos trofeos llegaron a sus manos.

El último toro salió con muchos pies. A todo trapo se dirigió hasta el burladero de matadores. El salto se quedó a medias. Asomado en la tronera abandonó su sueño de ver mundo. Ese berrinche lo paró. No quería seguir a los caballos. Le costó a Lea convencer a 'Botinero' en los primeros compases. Tiraba derrotes. Uno fue directo al rejón mientras lo suspendía en el aire la amazona. No quería uno y recibió dos. El toro se paró. A su alrededor sobrevolaban las cabalgaduras. 'Botinero' era King Kong. Abrumado por los caballos, siempre se volvía cuando ya habían pasado. Se gustó Lea a lomos de 'Gacela' esperando, dando un tiempo en el embroque. También con 'Espontáneo', exponiendo. Las rosas cerraron la actuación hasta el rejonazo, entero y sin muerte. Se agarró el moribundo 'Botinero' a la vida. Qué intensidad. Lea recogió una oreja por el conjunto de su tarde.

Hros. de Sánchez y Sánchez/ Pablo Hermoso, Andy Cartagena y Lea Vicens

Plaza de toros de Vista Alegre. Sábado, 20 de agosto de 2016. Primera de feria. Menos de media entrada. Toros de rejones de Hros. de Sánchez y Sánchez, 1º bis sin transmisión, con fondo el 2º, tuvo son y humilló el 3º, 4º más parado, un 5º que se dejó, 6º desentendido.

Hermoso de Mendoza, rejón entero (silencio). En el cuarto, rejonazo (dos orejas).

Andy Cartagena, rejón entero (oreja). En el quinto, rejón arriba (dos orejas).

Lea Vicens, dos pinchazos y rejón casi entero. Un descabello (vuelta al ruedo). En el sexto, rejón entero (oreja).